Una Comparaci³n de La Definici³n y El Uso Del...

download Una Comparaci³n de La Definici³n y El Uso Del ¼œ»µ³‡‚ Entre Los Dilogos Plat³nicos Gorgias y Teeteto, y La Ret³rica, Complementada Por El Peri

of 24

  • date post

    01-Sep-2015
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    5

Embed Size (px)

description

Un estudio filológico sobre el concepto de ἔλεγχος entre la obra de Platón y la de Aristóteles.

Transcript of Una Comparaci³n de La Definici³n y El Uso Del...

Universidad Autnoma de QuertaroFacultad de FilosofaLicenciatura en Filosofa

Discente: Jos Miguel ngeles de LenDocente: Mtro. Gerardo Cant SandersAsignatura: Teora de la argumentacin (Examen extemporneo)Fecha de entrega: viernes 7 de agosto de 2015

Una comparacin de la definicin y el uso del entre los dilogos platnicos Gorgias y Teeteto, y la Retrica, complementada por los Analticos primeros y los Tpicos, de Aristteles

0. Introduccin y advertencia

El presente ensayo parte desde los siguientes lineamientos: cumplir con el desarrollo de una temtica afn a la argumentacin en el territorio de la dialctica y a la retrica. Para ello se emplearn los siguientes textos, establecidos en los lineamientos del trabajo: los dilogos Gorgias y Teeteto de Platn; as como los siguientes textos aristotlicos: Analticos Primeros[footnoteRef:1] y los Tpicos (ambos contenidos en el rganon aristotlico) y la Retrica. Estos textos se citarn utilizando la numeracin Bekker, parmetro convencionado acadmicamente para su citacin, a pesar de la recomendacin sealada de utilizar el formato APA, que en este caso, me parece, impreciso. [1: Me tom la licencia de cambiar al Peri Hemeneias (el texto recomendado) por los Analticos Primeros, porque el primer texto es un propedutico al segundo texto citado; el punto del Peri Hermeneias es el anlisis semntico-gramatical del enunciado; los Analticos primeros versan sobre las relaciones lgicas verdad-falsedad, y para los fines de mi trabajo, resulta ms provechoso el anlisis lgico. ]

El objetivo del presente ensayo es hacer una sucinta exposicin sobre mi interpretacin del en los textos recomendados, mediante citaciones de ejemplos pertinentes con tal concepto de tan complicada traduccin unvoca al espaol[footnoteRef:2], que es una de las piedras angulares de todo razonamiento y argumentacin, tanto dialctica como retrica. Utilizo el verbo heleno [footnoteRef:3] no por pretencioso, sino porque en castellano no tenemos un verbo sencillo que encasille el concepto; algunas traducciones predilectas de tal accin suelen ser verbos compuestos: llevar o conducir-- a la refutacin, llevar a la contradiccin, llevar a la probacin, llevar a la demostracin[footnoteRef:4]: en general, todo resultado sinttico que conduzca los argumentos ajenos hacia los fines de los propios[footnoteRef:5]. No intentamos hacer una comparativa directa entre la obra de Platn y la de Aristteles por los fines de ambas, el fin del dilogo socrtico es la persuasin, por lo que no hay una teora desarrollada sobre el , en cambio, en la obra de Aristteles justamente se abordan desde una perspectiva analtica, es decir, sin contenido. [2: Debido a que los medios expositivos de los textos platnicos y de los textos aristotlicos son muy distintos, ser desemejante la exposicin de cada autor: Platn ser expuesto directo en sus dilogos, sobre Aristteles se trabajar como se suelen los ensayos filosficos. ] [3: es un verbo derivado del verbo griego , que significa segn Jos M. S. de Urbinacosas tan diversas como injuriar, acusar, rechazar, refutar, convencer de un error, investigar, inquirir, interrogar. Cfr. Jos M. S. Pabn de Urbina: Diccionario Manual Griego clsico-espaol. Madrid: Vox, 2008. P. 194. En esta palabra tiene su etimologa el hispano elenco, que deriva del latn elenchus. Cfr. Joan Corominas: Diccionario crtico etimolgico castellano e hispnico. Tomo II. Madrid: Gredos, 1984. P.552. ] [4: Esta peculiaridad de traducciones se da sobre todo en la obra de Platn. En Aristteles, generalmente, la traduccin de es refutacin. ] [5: prueba, medio de prueba, argumento; contradiccin, refutacin ( tener refutacin); examen, investigacin, comprobacin [] venir a la comprobacin, tomar experiencia. Cfr. Jos M. S. Pabn de Urbina: dem. ]

Debido a que los textos platnicos y aristotlicos que debo emplear para la realizacin de este ensayo estn delimitados, distinguir la exposicin del presente ensayo en dos conglomerados de premisas desarrolladas a partir de una divisin por autor y por las obras recomendadas en los lineamientos del trabajo, en las que expondr el uso del :1.1 El en el Gorgias, donde analizaremos un fragmento de la primera disputa entre Gorgias y Calcles --449c- 461b-- intentando mostrar el mecanismo lgico-argumentativo de la misma; 1.2 El en el Teeteto, donde analizaremos un fragmento de dilogo entre Scrates y Teeteto, 165d- 168c, en el que el ateniense expone la doctrina de Protgoras, en este apartado intentaremos mostrar el primordial papel que cumple la disposicin mayutica dentro del dilogo socrtico y cmo en esta hay montado un : ; en 2.1 El en la Retrica, reconstruiremos las posiciones aristotlicas en la Retrica, respecto a los , auxilindonos de los Tpicos (de los que incluimos su noveno libro, que generalmente se presenta por separado, los Peri sophistikon elenkon (Refutaciones sofsticas) y de los Analticos primeros. Por ltimo en 3. Scrates el sofista: una sucinta distincin entre dialctica y retrica, desde un punto de vista aristotlico, presentar, deductivamente, mis conclusiones finales surgidas de la comparacin entre los textos citados, mostrando algunas distinciones sobre las posturas de Platn y de Aristteles respecto a la dialctica y la retrica. Adems dar mi valoracin sobre la retrica y la dialctica.

1. Platn

1.1 El en el Gorgias

1.1.1 IntroduccinHistricamente, se ha considerado al Gorgias,[footnoteRef:6] como uno de los dilogos platnicos de los que es ms difcil distinguir su temtica. Tradicionalmente, el epteto del mismo ha sido de la retrica, sin embargo se ha discutido, porfiadamente, si la temtica central del mismo no es, ms bien, la moral, el bien o la justicia. Sea cual sea el sentido del Gorgias, tal discusin pierde su sentido si consideramos que la distincin y valoracin socrtica, siguiendo al mismo dilogo, entre retrica y dialctica es netamente moral, adems de que se llega a la verdad moral, y en general a todo sumo bien, siguiendo la argumentacin, precisamente, mediante el [footnoteRef:7]. Ms adelante sostendremos que el es la conexin, podramos llamarla lgica, entre mayutica y dialctica, y ser el mtodo para aspirar (en una lectura tradicional de Platn, por ejemplo siguiendo a Cornford[footnoteRef:8] y a Dodds[footnoteRef:9]) a la contemplacin, mas no a la presencia de las ideas, es decir, a la [footnoteRef:10]: aqul conocimiento que es eterno y que de ningn modo cae en contradiccin. [6: Platn: Gorgias en Dilogos II. Traduccin y notas de Julio Calonge Ruz. Madrid: Gredos, 2006. Tambin se usa la edicin bilinge griego-ingls, traduccin y notas, de E.R Dodds. Oxford: Clarendon Press, 1990. ] [7: Dice Scrates, en oposicin a Calcles: [] Pues s, hay estas dos clases de retrica, una de ellas ser la adulacin () y vergonzosa oratoria popular; y hermosa en cambio la otra, la que procura que las almas de los ciudadanos se hagan mejores y se esfuerza en decir lo ms conveniente, sea agradable o desagradable para quienes lo oyen. Cfr. Gorgias: 503b. ] [8: F.M Cornford: ] [9: E.R Dodds: ] [10: Hago esta aclaracin porque preciso evidenciar mi seguimiento de la interpretacin tradicional de las tesis platnicas que se han hecho desde la filologa. Aqu, al menos intento, no hay ningn viso de heideggerianismo. Por comprendo la ms vana definicin de verdad, aquello que est a la vista, aquello que es verdadero, aquello que no cae en contradiccin. Por lo tanto, no me adhiero a las lecturas platnicas que intentan, de algn modo, hacer una lectura inmanente casi materialista--, partiendo de un no olvido ontoteolgico de la teora de las ideas. ]

A Platn, al menos en el Gorgias, lo que interesa sobre la retrica no es la audacia estructural de sus argumentos sofsticos, que bien podramos llamar lgicos; sino el dao que ella, tan deleznable prctica humana (segn Scrates), ocasiona al engaar a los hombres sobre la verdad. La valoracin de la dialctica, para Scrates (al menos el del Gorgias), tambin es netamente moral, pues es el nico camino recomendable para aspirar al Bien, y por ende, a la Verdad. Si en Platn excluimos a la moral de la distincin entre retrica y dialctica, estas son lo mismo: tcnicas argumentativas que, mediante el uso lgico de los discursos y de la oratoria (adulaciones), tienen como fin persuadir a los receptores y conducirlos a la fascinacin: he aqu la importancia del , que es la herramienta que privilegia Scrates para lograr su cometido. La distincin moral primaria entre retrica y dialctica, ser que la primera conduce al vicio (la enfermedad del alma) y la segunda a la virtud (la disposicin del alma). Ya que todo esto parece una conclusin anticipada, es necesario que explique el desarrollo del dilogo y del cometido que el cumple en el mismo. En el Gorgias participan cinco interlocutores: Calcles[footnoteRef:11], Querefonte[footnoteRef:12], Polo[footnoteRef:13], Gorgias[footnoteRef:14] y Scrates. La disputa ms larga del dilogo es entre Calcles y Scrates (481b-522e), aunque tambin discute porfiadamente con Polo (461b-481b); con Gorgias (449c- 461b), irnicamente, apenas hay un lacnico dilogo (cuya primera disputa con Scrates ser la que ejemplificaremos); ms bien el papel de Gorgias es atizar la discusin entre Scrates y Calcles[footnoteRef:15]. [11: Calcles parece ser un personaje inventado por Platn, pues no hay referencia histrica de su existencia y slo aparece en este dilogo, que cumple la personificacin retrica, siguiendo la argumentacin platnica, del sofista -el que afirma algn conocimiento- y que, mediante la mayutica socrtica, cae en contradiccin evidenciando su ignorancia, por lo que es presa de la . En casi todos los dilogos platnicos hay algn interlocutor que cumple esta funcin. Calcles, por lo visto, es un aristcrata. Mucho se ha hablado sobre el papel literario que cumplen estos personajes, siempre caricaturizados. J. Calonge Ruiz considera que Calcles, haciendo ref