9Para una teoría de la justicia, V. La ley.· desligada de la capa phi, φ , o de la physis),...

download 9Para una teoría de la justicia, V. La ley.· desligada de la capa phi, φ , o de la physis), «espíritu»

If you can't read please download the document

  • date post

    21-Jan-2019
  • Category

    Documents

  • view

    214
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of 9Para una teoría de la justicia, V. La ley.· desligada de la capa phi, φ , o de la physis),...

Snchez Corredera, Silverio: Para una teora de la justicia, V. La Ley.

Eikasia. Revista de Filosofa, ao II, 9 (marzo 2007). http://www.revistadefilosofia.org 1

Para una teora de la justicia, V. La Ley. Dr. Silverio Snchez Corredera. Gijn

I. El camino ya recorrido.

Para avanzar en el tema de la Justicia, hemos de proceder ahora con la Ley. Pero es

preciso recordar los peldaos ya recorridos, para que podamos entender desde qu

perspectiva y bajo qu acepcin ya dada, decimos Ley. En los cuatro artculos que

preceden a ste1, hemos apuntado la siguiente idea: que la Justicia es una realidad

compleja que resulta, a su vez, de otras realidades tambin complejas: la Igualdad y

la Ley. Estas realidades las concebimos, como puede constatarse, tanto en trminos de

devenir como de ser, es decir, tanto en sentido funcional como sustantivo, y se

rigen segn el estatuto ontolgico que le es dado a los objetos que constituyen el

mundo de los valores. Pero estos valores no son apriricos en sentido espiritual o

preoperacional, porque no pueden sino resultar de las operaciones y relaciones

humanas, donde se constituyen. De ah, entre otras razones, que la Justicia no sea slo

el resultado de la Ley y la Igualdad -como si stas estuvieran llamadas a entreverarse

per se- y que sea preciso que se activen procesos de lucha y defensa de la Justicia que

encuentra su lugar de constitucin institucional ms en el campo moral que en el

estrictamente tico o en el poltico. De este modo, venimos estableciendo las siguientes

correspondencias (vase cuadro inmediato abajo) con la clasificacin de los cuatro tipos

de totalidades que estamos utilizando como criterio organizador: las totalidades

1 Vid. Para una teora de la Justicia, I, II, III y IV, Eikasia. Revista de Filosofa, n 1, noviembre de 2005 (PTJ-I); n 3, marzo de 2006 (PTJ-II); n 4, mayo de 2006 (PTJ-III) y n 7, noviembre de 2006 (PTJ-IV). En el artculo anterior remitimos por error al n 2 en lugar de al n 3 al referirnos a Para una teora de la Justicia, II (PTJ-II); lo sentimos. Dejamos aqu constancia, tambin, de que en Para una teora de la Justicia, III. El mundo de los valores (n 4 de Eikasia. Revista de Filosofa), en el cuadro de la pgina 14 se han originado involuntariamente en la maquetacin un signo de interrogacin (?) en lugar de una flecha aclaratoria sealando el sentido de la

relacin -de la que se puede, en realidad, prescindir-

Snchez Corredera, Silverio: Para una teora de la justicia, V. La Ley.

Eikasia. Revista de Filosofa, ao II, 9 (marzo 2007). http://www.revistadefilosofia.org 2

distributivas, atributivas, combinatorias y porfirianas; criterio organizador que no slo

se postula formalmente (artificial o metodolgicamente, en exclusiva) sino porque las

mismas realidades materiales a las que se refieren se conciben funcionando con esa

lgica. Si bien, mientras que la demarcacin formal es rgida entendemos las

demarcaciones materiales con una dialctica aadida que desborda (sin negarlo) el mero

marco formal, precisamente por tratarse de realidades vivas.

TEORA DE LA JUSTICIA T O D O S

TO

TA

LID

AD

ES

Propiedades del todo:

DISYUNTIVAS

Propiedades del todo:

CONJUNTIVAS

Partes

H

OM

OG

NEA

S

DISTRIBUTIVAS

[TICA]

Igualdad

PORFIRIANAS

[MORAL PORFIRIANA]

Defensa de una ideologa encaminada a la

Justicia (DJ)

Partes

H

ET

ER

OG

N

EA

S

COMBINATORIAS

[MORAL COMBINATORIA]

Lucha por la Justicia (LJ)

ATRIBUTIVAS

[POLTICA]

Ley

Snchez Corredera, Silverio: Para una teora de la justicia, V. La Ley.

Eikasia. Revista de Filosofa, ao II, 9 (marzo 2007). http://www.revistadefilosofia.org 3

En el artculo o captulo primero de Para una teora de la justicia propusimos la

Igualdad, la Ley, y la lucha (LJ) y defensa (DJ) de la Justicia, en tanto criterios

determinantes (y no meramente criterios constituyentes o integrantes). En el captulo

segundo hemos procedido a mostrar el lugar ontolgico donde estos criterios determinantes

tendran sentido: en la capa pi, pneuma o espritu- (capa que no se entiende nunca

desligada de la capa phi, , o de la physis), espritu que es hoy comnmente traducido o

asimilado a cultura pero que en nuestro caso pretende entender esta realidad como algo

material y no como algo espiritual o preter-corporal o meta-corporal. En el tercer artculo

avanzamos hacia el lugar concreto, dentro de esa capa pi (), en el que han de ubicarse los

conceptos de Igualdad, Ley y Justicia, que hemos esbozado a travs de una teora de los

valores (o axioantropologa, que se apoya en el espacio antropolgico postulado por

Gustavo Bueno), donde distinguamos a) el lugar de produccin de todo valor (el mundo de

los valores o valores del ser) y b) el lugar de condensacin de algunos valores que son

susceptibles de construirse como deber-ser, los cuales pueden progresar a su vez a travs

de dos tramos: los valores simples (el deber-ser del ser) y los valores completos (el

deber-ser del deber-ser), siempre entendidos como construcciones hechas realidad a

travs de operaciones materiales y corpreas y de relaciones reales y sociales. Finalmente,

en el captulo cuarto, entramos a considerar el concepto de Igualdad, que entendamos en

primera instancia en su sentido tico; all concluamos que esta Igualdad no se agota, como

nos parece obvio, en el campo de las relaciones distributivas sino que es preciso reconocer

igualdades de cariz moral e igualdades de caractersticas polticas. Ahora bien, no es la

Igualdad el componente lgico esencial del campo moral ni menos del poltico, mientras

que s lo era en las relaciones ticas, en tanto funcin operativa formal capaz de establecer

el maximum de relaciones entre sujetos totalizados en la misma clase.

En prximos captulos nos tocar abordar qu se entiende por lucha y defensa de la

Justicia en cuanto criterio operativo del campo moral, en el que distinguimos dos

vertientes nunca separadas sino todo lo contrario-: los fenmenos combinatorios morales

[Mc] y los fenmenos porfirianos morales [Mp]. Ahora, tcanos encarar el problema de la

Ley.

Snchez Corredera, Silverio: Para una teora de la justicia, V. La Ley.

Eikasia. Revista de Filosofa, ao II, 9 (marzo 2007). http://www.revistadefilosofia.org 4

II. La ley: norma poltica.

II.1. Norma poltica frente a norma de la ciencia.

Partimos de la correspondencia entre los conceptos de ley y de norma. Todo lo que

es ley lo es en cuanto que es norma, si bien no todas las normas alcanzan el estatuto de ley.

Una ley es una norma a determinada escala. Qu escala?

Hay una escala muy diversa de normas: estticas, ticas, morales, polticas,

econmicas, utilitarias, estratgicas, religiosas, &c. Existen tambin normas de la ciencia o

cientficas en el momento que nos situamos en el espacio gnoseolgico, que se compone

de los ejes sintctico, semntico y pragmtico y este ltimo de estos tres tramos:

autologismos, dialogismos y normas. Las normas de la ciencia son, tal como yo las

entiendo, aquellas que tienen la capacidad de completar a un nivel suprasubjetivo el eje

pragmtico, en cuanto se aaden a las ideas del sujeto gnoseolgico qua tale subjetivo (los

autologismos) y a las ideas intercambiadas en el seno de la comunidad cientfica (los

dialogismos), qua tale intersubjetivas. El espacio gnoseolgico tiene como funcin

primordial delimitar aquello que entra dentro del conocimiento cientfico bien a una escala

fuerte bien dbil, es decir a-operatoria o -operatoria- y aquellos otros saberes o

ignorancias que no entran dentro del conocimiento cientfico. Este ltimo caso es el que

afecta a nuestra teora de la justicia, precisamente porque no se operan identidades

sintticas o porque el sujeto operatorio sigue siendo parte determinante y no meramente

parte constituyente o integrante en el tramo esencial (del eje semntico) o en el eje

sintctico (del tramo de las relaciones) del proceso de conocimiento de verdades2. La

teora de la justicia que aqu venimos desarrollando, no aspira, de este modo, a

establecerse como verdadera, en el sentido de una identidad sinttica, pero s pretende

establecer un nudo de cierre prctico entre los componentes conceptuales suscitados tal

2 Recurdese que, segn la teora del cierre categorial desarrollada por Gustavo Bueno, el eje sintctico est compuesto de trminos, operaciones y relaciones; que el eje semntico est constituido por el tramo de las realidades fisicalistas, fenomenolgicas y esenciales; y que el eje pragmtico se compone, como hemos dicho, de los autologismos, los dialogismos y las normas.

Snchez Corredera, Silverio: Para una teora de la justicia, V. La Ley.

Eikasia. Revista de Filosofa, ao II, 9 (marzo 2007). http://www.revistadefilosofia.org 5

que sea capaz de soportar rutas