La procesión del Espíritu Santo y el origen de Eva.pdf

download La procesión del Espíritu Santo y el origen de Eva.pdf

of 16

  • date post

    01-Oct-2015
  • Category

    Documents

  • view

    37
  • download

    3

Embed Size (px)

Transcript of La procesión del Espíritu Santo y el origen de Eva.pdf

  • E

    La procesin del Espiritu Santo y el origen de Eva

    La teologia trinitaria tiene muchos puntos oscuros. Uno de ellos, el modo de caracterizar frente a la generacin del Verbo, la procesin del

    Espiritu Santo. i Por qu no es hijo el E. S., igual que el Verbo, si pro cede tambin de Dios y es dios corno El?

    En los dias de Origenes, el tema era aun objeto de libre discusin1. Pero resultaba muy tajante el trmino Monogens para dar cabida a la ge neracin del E. S.; sobre todo, luego del Conc. I de Constantinopla. Las discusiones se concentraron en addante fuera del campo dogmtico. Supuesta la no-generacin del E. S., icmo definirla?

    Los Padres apuntaron varias soluciones. Es naturai que recurrieran a

    toda clase de analogias, .sobre todo escriturarias. Una de ellas figuraba en

    los primeros capitulos del Gnesis. Eva procedia de Adn, sin ser hija suya. iLa emplearon ya ellos, fu solo un ej empio ideado por vez primera entre

    los telogos medievales? Y si entr a formar parte en la teologia de los

    Padres, ifu corno simple analogia con un significado mas hondo?

    Ricardo de s. Victor tiene en el libro De Trinitate un capitulo de for

    mulacin clsica : ' Quare Pater dicatur ingenitus, Filius genitus, Spiritus

    sanctus nec genitus nec ingenitus Los dos primeros puntos apenas ofre

    cen dificultad. No asi el tercero. Si el Hijo se dice Unignito, no hay

    lugar a otro hijo.

    Recte ergo Spiritus sanctus genitus non dicitur, ne qui filius

    non est, filius esse putetur; nec tamen ingenitus dicitur, ne eo ipso is

    qui a .semetipso non est, aliunde originem habere negetur. Nomen

    enim geniti quandoque strictius, quandoque largius accipimus. Non

    enim omnibus quae gignere vel gigni dicimus, eadem secundum usum

    loquendi germanitatis vocabula attribuimus... Ramus florem gignit, nec tamen ille pater, hic filius dici consuevit. Vermis ex fructu gi

    gnitur, nec tamen hic genitor, ille hujus genitus nominatur...2.

    1 Cf. De princ. , praef. 4 (Koetschau [G. C. S.] 11, 3 ss.) : 'In hoc

    non iam manifeste discernitur, utrum natus aut innatus, vel filius etiam ipse Dei liabendus sit (Spiritus Sanctus) necne'. La clusula figura en todos los

    ms., y aunque no la recoja s. Jernimo (Ep. ad Avitum 2), va en la linea

    origeniana del In Ioh. II, 10 (6) (Preuschen 65, 21 ss.) : PG. 14, 129 A. 2 De Trin. lib. VI c. 16, Un. 17-29 ed. J. Ribaillier (Paris 1958)

    p. 249 s. ; cf. G. Salet, Sources Chrt. nr. 63 (Paris 1959) p. 420-422.

    189.250.233.164 on Mon, 28 Apr 2014 23:22:33 PM

  • 104 ANTONIO ORBE, S. I.

    E1 Victorino da la impresin de haber entrado en una serie de ejem plos, consagrada de muy atrs. De pronto, elevandose a un mundo superior, atestigua sobriamente la relacin entre el origen singular de Eva y el del

    Espiritu Santo.

    Generatio autem, quando large accipitur, nihil aliud videtur esse

    quam producilo exsistentis de exsistente secundum operationem na turae. Productio vero, quae secundum operationem naturae non est,

    generatio juxta usum dici non potest. Eva de Adam secundum ope rationem naturae non est producta; et idcirco non dicitur generata3.

    Dejo a los medievalistas perseguir las huellas y resonancias de seme

    jante frmula4. S.to Tomas la conoce a medias, al menos en la Suma5 ; y no consta haya explicitamente comparado la procesin del Espiritu con el ori

    gen de Eva. Seria de sumo inters encumbrarse en el riempo hacia los Padres jalo

    nando con nombres la distancia que separa a Ricardo de s. Victor de la antigiiedad cristiana. Yo apunto el camino, despertando la curiosidad de algun estudioso. El despojo de los comentaristas del Gnesis, llevado con mtodo, aportaria mucha luz.

    La serie de autores se abre con nombres no muy clebres ni originales. El primero entre los que pude comprobar es el patriarca Anastasio T. de Antioqua, amigo intimo de s. Gregorio Magno. De sus cinco tratados sobre nuestros rectos dogmas de la verdad, aun inditos, hay solo versiones latinas. Damos la del jesuita valenciano Francisco de Torres (Turrianus)

    Escribe asi en el tratado (I.) de SS. Trinitate:

    Cum enim communis... sit substantia in sancta Trinitate, pro prium quod inest personis, hypostases distinguit: estque solius Patris proprium ingenitum, Filii genitum, Spiritus sancti procedens : nec opor tet in propria ista intuentes, differentiam quoque substantiae quaerere: impium enim est simul et stultum haec suspicari. Qui enim hoc pu tat verum esse, et simul cum proprietatibus singularibus ( ) substantiam mutat; putet etiam, ut consequens est, Adam et Evam et Abel non esse eiusdem substantiae: quia Adam est for matus (), Eva abscissa (), Abel genitus () ; Adam quidem pater, Eva vero mater, Abel vero filius : omnes tamen homines secundum substantiam nihil inter se differentes, tametsi Adam non est naturaliter ex parentibus, sed formatus est Dei manibus; Eva pars est formati, ex viro abscissa; Abel autem ex formato et

    3 ibid lin. 31-36 ed. J. Ribaillier, p. 250: G. Salet, p. 422. - Ni Ribail lier ni Salet aducen paratelo alguno medieval. Cf. D. Petau, De Triti, lib. VII, c. 14, 1.

    4 M.-J. Gelot, Les Doctrines psychologiques de Richard de Saint-Vic tor sur la Procession du Saint-Esprit (Diss. Angelicum), Tunis 1938, silen cia por completo el tema.

    5 Cf. S. th., I, q. 92, a 2 ad 3 : 4 Sed mulier non est producta a viro

    per naturalem generationem, sed sola virtute divina: unde Eva non dicitur filia Adae',

    189.250.233.164 on Mon, 28 Apr 2014 23:22:33 PM

  • LA PROCESIN DEL ESPIRITU S. Y EL ORIGEN DE EVA 105

    abscissa naturaliter ortum cepit, ex parentibus genitus : non enim

    multiplex productio et variatio qua exstiterunt, naturam variavit6.

    Aunque no lo diga expresamente, la analogia va entre Adn y el Pa

    dre, Abel y el Hijo, Eva y el Espiritu Santo. Est ltima relacin hace

    plausible la consubstancialidad del E. S. con el Padre, sin ser Hijo7. Los cortisimos vocablos griegos recogidos por el P. Torres denuncian,

    corno enseguida veremos, su dependencia literaria de s. Gregorio Nacian ceno. i Sera tambin el Nacianceno quien haya inspirado al Victorino? Asi lo creo. El tema Espiritu SantoEva, grficamente apoyado en un juego de tres palabras (, , ), hubo de herir a los telogos desde la mas remota antigiiedad, a la simple lectura de la clsica Oratio Theol. de Spiritu sancto. Cuesta bien poco retener frmulas tan felices.

    * * *

    Mas antiguo que Anastasio antioqueno es Procopio de Gaza. Las pa labras suyas que mas hacen al caso van en exegesis a Gen. 1, 26:

    El Espiritu es propio de Dios, segun lo dice el bienaventurado Pablo (1 Cor, 2, 11); Pues i quin de los hombres conoce las cosas del

    hombre, sino el espiritu del hombre que est en l? Asi tambin las

    cosas de Dios ninguno las conoce, sino el Espiritu que viene de

    Dios'. [El Apstol] nos induce, a partir de las cosas que en noso

    tros ocurren, a tornar conocimiento de la existencia del Espiritu di

    vino venida de Dios Porque ya en la primera creacin nos dio una

    imagen de elio. Dte un lado, no nos podia extranar del todo, arguyen do de nuestras [= humanas] cosas, oir que el Hijo de Dios viene de la misma substancia [que El]. De otro [en cambio] a todos parecia increible lo que se dice del Espiritu: a saber, que no siendo hijo ( )8, proviene de la substancia de Dios [Padre], De ahi

    que pudiendo [Dios] plasmar a la hembra igual que al macho, no solamente no lo hace, corno entre los dems animales, sacndolos a ambos al mismo riempo, pero ni siquiera tornando barro, corno [cuando] hizo a Adn; mas quitando una costilla del varn configur a la

    mujer, sin dejar a aqul falto de nada, y result sta perfecta. De

    suerte, adems que ambos vienen a ser una sola carne, corno quienes son de una substancia, y de ambos nace [o nacer] en unidad el que

    venga, y se hallan por eso unidos fisicamente [corno por] filtro. En

    consecuencia, no por ser algo consubstancial [a otro] es hijo9. Mien

    Ora/io /. c. 13 PG. 89, 1318 CD. 7 Cf. ibid. 1318 :

    ' Similiter Spiritus sanctus, qui neque genuit, ne

    que genitus est, secundum naturarti hoc ipsum est, quod qui genuit et qui genitus est: unusquisque enim cum eiusdem et unius as solius increatae na turae sit... '.

    8 Poco feliz la versin de P.G. 87, 126 D que descuida la concordancia del neutro con el implicito .

    * Eva, consubstancial a Adan, no es hija de Adan.

    189.250.233.164 on Mon, 28 Apr 2014 23:22:33 PM

  • 106 ANTONIO ORBE, S. I.

    tras [viceversa], si algo es Hijo, es [por fuerza] consubstancial ( , ) 10.

    recurso a lo humano para entender lo divino est autorizado por s. Pablo, cuando del espiritu del hombre arguye al Espiriti! de Dios. Un

    paso similar, de lo humano a lo divino, vale igualmente para entender cmo puede el E. S. consubstancial a Dios Padre, no ser Su hijo. Eva

    procedia de Adn, y le era consubstancial; mas no por esc se dice hija suya. Todo hijo es consubstancial a su padre; mas no todo lo consubstancial a

    otro, es hijo suyo. El vocabulario de Procopio denuncia una teologia bastante nueva11;

    al menos, no muy anterior a la contemporanea. La fuente inmediata de

    inspiracin no distarla mucho de l en el espacio ni en el tiempo.

    Otra cosa ocurre con el tratado 'sobre aquello: i qu es lo a imagen y semejanza de Dios' (= Quid sii). El pensamiento aqui, sobre ser mu cho mas complejo, denuncia su inspiracin literaria. Se pregunta el autor

    por qu no sac Dios a nuestros primeros padres, corno a los ngeles tam bin corno a los animales. Adn no tuvo padre ni autor alguno, fuera de El. El segundo hombre vino en cambio por generacin. Y Eva, co