Derecho a la ciudad y movimientos sociales Regional Social Movements 463 Y esta fuerza de la poesa a...

download Derecho a la ciudad y movimientos sociales Regional Social Movements 463 Y esta fuerza de la poesa a veces es ms fuerte que miles de declaraciones polti-cas... Ustedes lo saben muy

of 26

  • date post

    06-Mar-2018
  • Category

    Documents

  • view

    218
  • download

    6

Embed Size (px)

Transcript of Derecho a la ciudad y movimientos sociales Regional Social Movements 463 Y esta fuerza de la poesa a...

  • 462

    21

    Lo que nos hace luchar es lo que germina ya dentro de nosotros Jorge Luis Borges

    1. INTRODUCCION

    Vengo de un pas donde, como se dice, ha nacido la poesa, pero lo cierto es que yo he descubierto la fuerza de la poesa en Mxico1. Ustedes saben que para escribir poesa se necesita tiempo... tiempo para observar, para sentir, para profundizar en las cosas que no se pueden medir, que no se pueden contar ni analizar. Se necesita tiempo para escuchar lo que sentimos y para ver las cosas que sobrepasan la ciencia concreta...

    Derecho a la ciudad y movimientos sociales contemporneos Por un movimiento social urbano-regional potico? Desde Nezahualcyotl al mundo.

    Christy (Chryssanthi) Petropoulou Profesora Asistente, Departamento de Geografa, Universidad del Egeo, Mytilene, Greciae-mail: christy.p@geo.aegean.gr

  • Urban & Regional Social Movements 463

    Y esta fuerza de la poesa a veces es ms fuerte que miles de declaraciones polti-cas... Ustedes lo saben muy bien, lo experimentaron en el movimiento soy 132 cuando leyeron textos de la literatura mexicana en sus grandes manifestaciones. Pero la poesa es mucho mas fuerte cuando viene de la gente del barrio

    Cmo es posible que un muchacho cuya mam es quien se preocupa por lo que l comer, que tiene Internet cada da en su casa y puede tener acceso a tantos conoci-mientos y a la universidad, no pueda entender qu es una pinta2 del barrio?

    Esto me pregunt, hace algn tiempo, un joven que tiene el legado de las barri-cadas de Oaxaca en 2006. Cmo!? Es que con tanta informacin uno se confunde o es que viven en otros mundos con otras significaciones de las cosas? Imagino que stas son slo unas de las muchas respuestas que estamos buscando.

    Esta pregunta abre un amplio razonamiento sobre la relacin entre diferentes tipos de movimientos como el de los estudiantes y maestros, y el de los barrios y el del campo... Una cosa que puede ayudar al entendimiento es la poesa y con ella la m-sica, la pintura, el baile... todo lo que nos habla ms en el corazn... Pero cmo?... Necesitamos una poesa de referencia para seguirla? No, hay muchas poesas en el mundo para declamarlas... Lo que s es importante es dejarnos todos ser poetas. Todos tenemos que aprender a mirar y escuchar al otro que puede ser diferente, y para eso se necesita tiempo... Buscar la poesa en las cosas chicas, invisibles pero muy importantes es difcil pero es til para fortalecer la comunicacin interrumpida entre diferentes tipos de movimientos, por ejemplo, el de las mujeres, el de los campesinos, el de los jvenes, el de los barrios, el de los estudiantes, el de los que intentan proteger la naturaleza sin fines de lucro ni para tener ms poder, el de los que se interesan en producir comida sana, el de los que ocupan las fbricas, el de los indgenas, el de los emigrantes, el de los que dicen ya basta y quieren cambiar el sistema y muchos ms, ahora s, es difcil contarlos todos...

    En su libro La produccin del espacio Lefebvre nos dice que el espacio es a la vez: percibido, concebido y vivido.

    percibido (peru): La percepcin es un acto instantneo de naturaleza fisio-sicolgica para representar los objetos directamente. Incluye la produccin de cdigos, prcticas sociales que ocultan sus espacios. La prctica espacial contiene la produccin y la reproduccin del espacio. La prctica espacial de

  • 464

    una sociedad oculta su espacio, lo postula y lo presupone en una interaccin dialctica (Lefebvre, 2000 [1974]). Es necesario descifrar las prcticas espa-ciales. Descifrar el habitus (Bourdieu) que es todo lo que hacemos habitual-mente (sin descifrar)

    concebido (conu): representaciones del espacio despus de verlo; ligadas a las relaciones de produccin, a la orden que estas imponen y a los conoci-mientos, las seales, los cdigos y las relaciones frontales (Lefebvre, 2000 [1974]). Se refieren al espacio de los cientficos, planificadores, tecncratas y unos artistas, todos identificando lo que es vivido y percibido con lo que es concebido. Ejemplo: mapa con orientacin del Norte arriba.

    vivido (vcu): el espacio de representaciones que es ya el espacio de los habi-tantes y los usuarios pero tambin de algunos artistas, escritores, filsofos que lo describen y no aspiran ms que a describirlos (Lefebvre, 2000 [1974] : 49). Presentan (con y sin codificacin) los simbolismos complejos ligados a la vida social clandestina y subterrnea pero tambin al arte que se puede definir como cdigo de los espacios de la representacin y no como cdigo del espacio.

    Cada sociedad (cada modo de produccin con sus diversidades) produce su espa-cio. Las representaciones de las relaciones de produccin, que se subsumen en las relaciones del poder, tambin ocurren en el espacio; el espacio las contiene en la forma de edificios, monumentos y obras de arte. Entonces los paisajes tambin se pueden definir como percibidos, concebidos y vividos.

    La idea principal que deseo compartir con ustedes es que la poesa o la manera potica de ver el mundo es un enorme recurso de comunicacin porque puede influir en manera que vemos y vivimos el mundo y, por consiguiente, en los paisajes vividos. Y eso es muy importante en esta poca de crisis mundial donde los movimientos anti-sistmicos que nacen en todas partes del mundo empiezan a salir de los discursos cl-sicos antisistmicos pero todava no pueden comunicarse bien entre si. Adems, los nuevos movimientos urbanos por el derecho a la ciudad se distinguen entre los de los barrios y los de las periferias y los de los sitios donde se encuentran diferentes tipos de movimientos... La manera de comunicarse entre si no puede ser slo un discurso poltico sino infinidad de cosas creativas... poticas...

    Por un movimiento social urbano-regional

  • Urban & Regional Social Movements 465

    Lo que pasa es que la poesa puede unir diferentes resistencias porque habla al corazn de la gente que participa en los movimientos y no slo a la razn. Como dice Julia Kristeva (1974) el funcionamiento del lenguaje potico se puede ver como una prctica significante, es decir, como un sistema semitico generado por el sujeto hablante ubicado dentro de un campo social histrico. As, la revolucin en lenguaje potico pone en cuestin el sujeto epistemolgico tradicional y el lenguaje patriar-cal porque habla de cosas que van ms all de las categoras (y de la fragmentacin de los conocimientos) que estamos acostumbrados a usar provenientes de una larga poca de dominacin patriarcal

    Pero hablemos primero de las ideas principales de este texto: Las relaciones de poder y el papel de los movimientos sociales, El derecho a la ciudad y los movimientos sociales urbano-regionales, La idea del movimiento social urbano potico, Los movimientos sociales contemporneos y movimientos antisistmicos, Queremos concluir esta reflexin planteando el concepto de una red (o unas redes)

    de movimientos sociales poticos que pueden ser urbanos o regionales o ambas cosas a la vez. Esto significa que vamos a mezclar escalas de tiempo y espacio y vamos a intentar hacer uso de aproximaciones transdisciplinarias. As, no nos enfocaremos en un fenmeno de manera separada del contexto donde se da forma a su existencia.

    2. PODERES Y CONTRAPODERES FRENTE AL MIEDO

    Veremos cmo en una poca de crisis del sistema dominante y de persecucin a los que resisten, se produce, en nuestras mentes, el miedo... El miedo es una herramienta del poder dominante que puede fcilmente dividir, aplastar sensibilidades y favore-cer el individualismo sofocando los valores de convivencia. Algunos autores (Nao-mi Klein, David Harvey) dicen que lo que vivimos es un producto de la doctrina del shock, una doctrina basada en el efecto psicolgico de shock. Otros autores hablan de la colonizacin de nuestras mentes y de la necesidad de descolonizar nuestra manera de pensar y vivir (Castoriadis, 1999, Illich, 2003, Esteban, 2013). Para este efecto ha sido indiepensable una serie de cambios en la vida cotidiana que nos ha llevado a un estado de dominacin social completa por grupos de poder bien identificados y a una

  • 466

    nueva poca de neo-colonialismo (Leontidou, 2012b). Pero al final, esta situacin de shock puede tambin actuar de forma contraria si la gente se organiza y produce contra-poderes. La manera potica de ver el mundo puede funcionar como antdoto contra la dominacin del miedo.

    Hablemos un poco de las relaciones de poder y contrapoder y de la fuerza de la co-municacin en la produccin de valores que justifican la dominacin del poder. Hable-mos tambin de lo contrario: de los movimientos sociales que intentan cambiar estos valores de subordinacin.

    Aceptando de manera crtica el enfoque terico que se centra en la manera en que se transforma la poltica con la modificacin de la comunicacin (Castells, 2009) y las formas sociales de invencin del miedo al poder (Foucault, 1997, Virilio, 2004), hablaremos un poco de la nocin del poder. Dice Castells (2009) que el poder (o ms bien las relaciones de poder) es lo que constituye las instituciones de la estructura de la sociedad. No es ni el mercado, la tecnologa o la cultura lo que constituye el poder sino al contrario. El poder decide qu tipo de cultura, de mercado, de tecnologa es rele-vante y qu tipo no lo es... El poder es la matriz de la regla del juego que constituye la sociedad. La sociedad se constituye en oleajes de poder y de contrapoder. Este contra-poder es producido por la gente que se encuentra sistemticamente fuera del poder. Aquellos sistemas que se apoyan slo en la violencia son dbiles porque eso significa que estn en crisis. Es ms fcil matar a la gente que borrar sus ideas. Y eso lo saben los que dominan el sistema de poder (Castells, 2009).

    Vivimos en una poca que, algunos autores (Foucault, 1997; Fumagalli 2011 y otros), dicen es caracter