Theodicy Sp Full

download Theodicy Sp Full

of 180

  • date post

    23-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Theodicy Sp Full

Transcript of Theodicy Sp Full

  • Teocidio

    Una novela de EVE Online

    escrita por

    Tony Gonzales

  • 2

    A I II III IV V VI VII

    "A vosotros os entrego el destino de la Fe, y llevareis su mensaje a todos los

    planetas de todas las estrellas de los cielos: Avanzad, conquistad en mi

    Nombre, y reclamad lo que yo os de dado."

    - Libro de la Reclamacin, 22:13, Las Escrituras

    "Y as aquellos que sobrevivimos vimos, mientras nuestro planeta arda a lo

    lejos en llamas y las legiones del mal marchaban a sus ordenes, a nuestra

    gente ser llevada como si fuese ganado a bordo de los transportes. Una vida

    de esclavitud les esperaba a aquellas almas malditas; hubiese sido mejor para

    ellos que nunca hubiesen nacido. Como, Dios mo, ha sucedido esto? No son

    estos invasores de carne y hueso como nosotros? Qu maldad es esta que

    obliga a los hombres a cometer tales atrocidades los unos contra los otros?"

    - Crnicas de la Tribu Sebiestor, Archivos Minmatar, "El camino de

    Krogan"

  • 3

    Regin de Derelik - Constelacin Aguh

    Sistema Hahyil: Planetesimal de Diemnon

    Complejo Minero de Diemnon

    23216 AD

    Un hombre normal hubiese gritado con la abrasadora agona desatada por el

    ltigo elctrico. En vez de ello, el esclavo simplemente recogi su lser minero

    del suelo y lo encendi otra vez, continuando con su trabajo como si no hubiese

    pasado nada. El guardia Amarrian, se quedo mirando las heridas en la espalda

    del hombre, reflexionando sobre si debera volver a azotarle por segunda vez.

    Un esclavo insensible al dolor era difcil de controlar, y adems, los reemplazos

    deberan estar a punto de llegar en caso de que este muriese. La Reclamacin

    haba conquistado el planeta Eanna ayer, y cientos de miles de arrepentidos

    paganos haba sido tomados prisioneros. Aquellos herejes que haban

    rechazado abrazar la Fe haban hecho frente a la rpida justicia de los Sagrados

    Paladines del Emperador.

    El guardia alz de nuevo su brazo y golpeo otra vez. Los chispazos explotaron

    contra la espalda del esclavo, y esta vez se desmoron contra el suelo con un

    gemido. Las heridas cauterizadas se cruzaban con cicatrices previas, creando la

    forma aproximada de El Signo. La belleza de la Fe, pens el guardia, ese es el

    camino que se les ofrece a los nonatos. El paraso era un derecho de

    nacimiento exclusivo para los purasangre Amarrian, para el resto - incluyendo al

    Matari tirado a sus pies - la salvacin deba ganarse. Solo a travs del

    sufrimiento puede un nonato alzarse desde la sombra de la muerte y ganarse la

    bendicin de la inmortalidad. Quizs camine junto a este esclavo en los cielos,

    pens el guardia. Su servidumbre deca mucho sobre su bsqueda del perdn.

  • 4

    Justo cuando su brazo se alzaba para golpear por tercera vez, el auricular de su

    oreja son. Un transporte de esclavos estaba a punto de aterrizar, tena que

    ayudar en el procesamiento de los nuevos. Haba collares Glaive que colocar;

    lugares de trabajo que asignar, y equipo de minera que entregar. Mir haca el

    esclavo que estaba a sus pies, y que ahora se arrastraba a travs de la

    inmundicia y la grava. S, este ver el paraso pronto. El guardia enfund el

    ltigo elctrico, se dio la vuelta y se dirigi haca la seccin de los ascensores.

    Buscando la pared de la caverna para poder apoyarse, el esclavo luch por

    ponerse de nuevo en pie. Oleadas de dolor atroces palpitaron a travs de su

    enjuta silueta. Cada una de ellas le provocaba escalofros - no por el tormento

    fsico - sino por el cruel recordatorio que supona que la muerte siguiese

    eludindole. Si hubo un tiempo en la vida de aquel hombre que no estuviera

    plagado de angustia, hacia mucho tiempo que su memoria lo haba olvidado.

    Adems del dolor, solo saba que estaba maldito por el crimen de no ser

    Amarrian de nacimiento, y el equipo que tena ahora en sus manos era la llave

    para su salvacin. La salida del infierno esta tras estas paredes, le dijo el

    Paladn. Usa el lser para cavar a travs de ellas, consigue la hemorfita que

    contiene la caverna y ofrcesela a Dios. Puso en funcionamiento el aparato y

    clav el lser en las rocas que tena ante si, trabaj con el rayo de izquierda a

    derecha, buscando el precioso mineral y rezando por su perdn...

    Un calor abrasador surgi de un misterioso objeto que hasta ese momento

    permaneca dormido dentro del estmago del esclavo. Un dolor le lleno de

    repente y estall en todas direcciones al mismo tiempo. El taladro se le cay al

    suelo mientras el esclavo se agarraba el abdomen y caa de rodillas. Entonces

    una segunda fuente de enorme calor surgi en las profundidades de su cabeza,

    como si le hubieran inyectado metal fundido detrs de los ojos. Se retorci con

    convulsiones de dolor en la grava, y pudo sentir un ardiente lquido recorriendo

    su circulacin sangunea, incinerndolo todo a su paso.

  • 5

    En el punto lgido de su agona, un destello cegador lleno la visin del esclavo.

    Dio un grit ensordecedor y su febril tono retumb a travs de los pozos y las

    catacumbas de las minas. Pero el eco que asalt los tmpanos de incontables

    esclavos no fue el chillido de dolor de un hombre; fue un furioso grito de guerra

    en un campo de batalla. El fuego que flua travs de sus venas se haba

    convertido en una estimulante fuente de pura fuerza. Ponindose en pie, el

    esclavo se toco la cabeza y el estmago buscando heridas, pero no encontr

    ninguna. Saba que simplemente se haba convertido en algo inhumano, en

    algo ms fuerte y poderoso de lo que nunca hubiera sido capaz de imaginar.

    Agarr firmemente con sus manos el collar Glaive que aprisionaba su cuello.

    Inmediatamente, pudo sentir como el aparato pinchaba su piel y le inyectaba

    sus letales toxinas en las arterias. Pero los venenos que deberan haberle

    paralizado y ms tarde matado no le hicieron efecto.

    Con un agudo y metlico crujido, el collar se hizo pedazos bajo la enorme

    fuerza de las manos del hombre. Los esclavos se reunieron y observaron con

    asombro como se quitaba las agujas de las jeringuillas del cuello y las

    desechaba inofensivas a un lado. En ese momento entusiasmadamente

    consciente de sus poderes, oy la voz de alguien que nunca haba conocido,

    pero que exiga su absoluta y devota obediencia.

    Despierta, Minmatar! Tienen a nuestros Ancianos!

    El esclavo sacudi la cabeza con desesperacin, agarrndose la cabeza como si

    estuviese a punto de explotar. Entonces le lleg con inmediata claridad el

    propsito de su vida. La voz proceda de dentro, y supo que haba nacido con

    el propsito de realizar una sola misin.

    Los han trado aqu, Minmatar! Estn escondidos entre aquellos que acaban

    de llegar!

  • 6

    Inmediatamente, sinti la presencia de los Ancianos cerca y supo que la voz

    deca la verdad. Su memoria volvi haca atrs hasta el momento exacto en el

    que el guardia Amarrian estuvo ansioso por golpearle por tercera vez, y hasta el

    momento en que la radio son en su auricular. La mente del esclavo amplific

    el sonido, proces las palabras, y supo en ese momento que los Ancianos

    estaban siendo retenidos en la baha de atraque justo detrs de las minas.

    Debes ir con ellos ahora!

    La urgencia de la voz traicion la presencia de la cola de un ltigo elctrico

    cargado sonando a su espalda. El tiempo se desliz ms lentamente. Dio un

    paso lateral esquivando el ltigo, pivot sobre un pie hacia su atacante y le

    golpeo con un nico y borroso movimiento de su brazo extendido. El esclavo

    sinti como su mano endurecida atravesaba la garganta de su agresor. El

    guardia Amarrian cay, con su vida escapndose a travs de la horrible herida

    de su cuello. No perdi el tiempo saboreando el delicioso momento de la

    venganza; en vez de ello, el esclavo se dio la vuelta y ech a correr. La

    inspirada multitud, reconociendo su oportunidad, estall en un frenes y corri

    tras l.

    Date prisa, Mimantar! El tiempo se nos acaba!

    Tres guardias ms murieron de forma instantnea y violenta mientras

    intentaban detener al esclavo rebelde. Tras l, la multitud creci hasta

    convertirse en una revuelta incontrolable. Arrojando sus taladros y echando a

    correr hacia delante a ciegas, la turba busco sangre Amarrian que derramar

    pero solo encontraron los restos destrozados que haba dejado el poderoso

    hombre que iba a la cabeza. Al llegar a las grandes puertas de la baha de

    atraque, el esclavo aplast el esternn de su siguiente victima de un solo golpe.

    La radio del cadaver retransmita una brusca advertencia:

  • 7

    "No tiene collar Glaive; distribuid rifles entre los escuadrones y disparad a

    discrecin!"

    Abre las puertas, Minmatar!

    En un torbellino de movimientos, presion la palma de la mano muerta del

    guardia contra el cristal de la consola y tecle una secuencia de cinco dgitos.

    El esclavo no se detuvo en ningn momento a considerar como era posible que

    conociese el cdigo. Las poderosas puertas se abrieron, y ante l aparecieron

    de pie cientos de Minmatars, hombres, mujeres y nios. Y los Ancianos

    estaban entre ellos!

    Ven con nosotros, Minmatar!

    Una bola de fuego estall contra su pecho con una fuerza terrorfica. El sonido

    del disparo hizo que la multitud gritase de pnico. Como no sinti ningn dolor,