SOBRE LA VERDAD - .que lo que dicen logre el objetivo de manipular a su audiencia. En consecuencia,

download SOBRE LA VERDAD - .que lo que dicen logre el objetivo de manipular a su audiencia. En consecuencia,

of 48

  • date post

    07-Feb-2019
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of SOBRE LA VERDAD - .que lo que dicen logre el objetivo de manipular a su audiencia. En consecuencia,

Ensayos para pensarEnsayos para pensarEnsayos para pensarEnsayos para pensarEnsayos para pensar

SOBRE LSOBRE LSOBRE LSOBRE LSOBRE LA A A A A VERDVERDVERDVERDVERDADADADADAD

Harry G. Frankfurt

Editorial

Ensayos para pensarEnsayos para pensarEnsayos para pensarEnsayos para pensarEnsayos para pensar

Ttulos publicados:Ttulos publicados:Ttulos publicados:Ttulos publicados:Ttulos publicados:

Peter Singer, La solucin de la pobreza en el mundo.John Jospers, El arte y la moral.Bertrand Russell, El valor de la filosofaVictoria Camps y Salvador Giner, Una vida de calidadLudwig Wittgenstein, Conferencia sobre tica.Giovanni Pico Della Mirandola, Discurso sobre la dignidad delhombre.

Diagramacin: Mery Murillo A.Revisin de textos: Jos Ral Jaramillo RestrepoIlustracin : Mara Eugenia Botero A.La impresin fue dirigida por Carlos Villa A.Formato: 12 x 21 cm.Nmero de pginas: 48.Todogrficas Ltda. Tel 412 86 01.Impreso en Medelln, ColombiaPrinted in Colombia. Julio de 2007En su composicin se utiliz tipo Minion de 12 puntosSe us papel Propalmate de 90 gramos y cartulina de 200 gramos.Esta obra fue publicada en espaol por Editorial Paids en 2007.Traduccin: Carme CastellsEditorial Editor: lvaro LoboAlvarolu@editorialpi.comEnsayos para pensar es una publicacin sin fines lucrativos.Ninguno de los ejemplares ser puesto a la venta.Pgina web: www.editorialpi.com

INTRODUCCIN

No hace mucho, publiqu un ensayo sobre lamanipulacin de la verdad, titulado On Bullshit(Princeton University Press, 2005). En dicho ensayo,propuse un anlisis provisional del concepto debullshit; es decir, especifiqu las condiciones que meparecieron necesarias y suficientes para aplicar elconcepto de manera adecuada. Mi postura era que losbullshitters, manipuladores o charlatanes, aunque sepresentan como personas que simplemente se limitana transmitir informacin, en realidad se dedican a unacosa muy distinta. Ms bien, y fundamentalmente, sonimpostores y farsantes que, cuando hablan, slopretenden manipular las opiniones y las actitudes delas personas que les escuchan. As pues,principalmente, su mxima preocupacin consiste enque lo que dicen logre el objetivo de manipular a suaudiencia. En consecuencia, el hecho de que lo quedigan sea verdadero o falso les resulta ms bienindiferente.

En aquel libro analic tambin otras cuestiones. Porejemplo, explor la distincin fundamental, aunquemuchas veces pasa desapercibida entre el bullshit y

4 Ensayos para pensar

las mentiras. Expuse tambin diversas consideracionespara explicar la extraordinaria prevalencia ypersistencia de la charlatanera en nuestra cultura, yllegu a la conclusin de que sta es una amenaza anms insidiosa que la mentira para el normal desarrollode una vida civilizada.

En aquel momento, me pareci que con estobastaba. No obstante, pasado un tiempo, me di cuentade que en mi libro haba obviado un tema del queninguna discusin sobre la charlatanera puedeprescindir. Bien es cierto que formul una proposicinimportante (dando por supuesto que la mayor partede mis lectores la compartiran), a saber: ser indiferentea la verdad es una caracterstica indeseable e inclusocriticable y, por tanto, la charlatanera es algo quedebemos evitar y condenar. Pero no plante nadasemejante a una explicacin cuidadosa y convincente(de hecho, no di ninguna) de por qu exactamente laverdad es tan importante para nosotros, o por qu valela pena que nos preocupemos especialmente por ella.

En otras palabras, no logr explicar por qu laindiferencia a la verdad, a la que califiqu como unade las caractersticas principales de la charlatanera,es algo tan nefasto. Naturalmente, la mayor parte dela gente es consciente, y ms o menos est dispuesta aadmitirlo, de que la verdad posee una importanciaconsiderable. Pero, por otro lado, pocas personas estnen disposicin de esclarecer qu es lo que hace que laverdad sea tan importante.

Todos sabemos que nuestra sociedad soporta sincesar grandes dosis algunas premeditadas, otraspuramente accidentales de charlatanera, mentiras yotras formas de tergiversacin y engao. Sin embar-

Sobre la verdad 5

go, est claro que no parece que esta carga haya logradoal menos hasta ahora paralizar nuestra civilizacin.Tal vez algunas personas consideren, con cierto airede suficiencia, que esto demuestra que, al fin y al cabo,la verdad no es tan importante, y que no hay ningunarazn especial para preocuparse por ella. En miopinin, esto es un lamentable error.

En consecuencia, me propongo desarrollar aqu(como una especie de secuela de On bullshit, o comouna indagacin a la que el citado texto podra servirde prolegmeno) la importancia prctica y terica queciertamente cabe atribuir a la verdad, dejando almargen el hecho de si, por lo general, actuamos comosi tuviramos conciencia de ello o no.

Mi editor (el inimitable e indispensable GeorgeAndreou) me seal la curiosa y paradjica cir-cunstancia de que, si bien por una parte nadie se niegaa admitir que la charlatanera nos asedia por todoslados, son muchas las personas que, con grantenacidad por su parte, no estn dispuestas a admitirni siquiera en principio que pueda existir tal cosacomo la verdad.

Sin embargo, mi objetivo no es (al menos nomediante una argumentacin o un anlisisdirectamente polmicos) resolver de una vez por todasel intrincado debate entre quienes aceptan que ladistincin entre ser verdadero y ser falso es real ysignificativa y quienes, con gran energa (y conindependencia de si estn en lo cierto o no, o de si esposible que lo estn), sostienen que esta distincincarece de validez o que no se corresponde con ningunarealidad objetiva. Es poco probable que este debatellegue a resolverse algn da y, en trminos generales,resulta bastante estril.

6 Ensayos para pensar

En cualquier caso, incluso quienes persisten ennegar la validez de la realidad objetiva de la distincinentre verdadero y falso siguen afirmando (sin que, alparecer, ello les cause ningn rubor) que esta negacines una postura que verdaderamente sostienen. Insistenen que la afirmacin de que rechazan la distincin entreverdadero y falso es una afirmacin incondicionalmenteverdadera de sus creencias, que no es falsa.Precisamente, esta incoherencia prima facie en laarticulacin de su doctrina hace que no quede muy clarocmo interpretar qu es lo que intentan negar. Y, porotra parte, ello nos induce a preguntarnos hasta qupunto debemos tomar en serio su afirmacin de que noexiste ninguna distincin que tenga sentido o valga lapena hacer entre lo que es verdadero y lo que es falso.

Otra de las tareas que me propongo aqu es evitarlas enormes complejidades que implica cualquieresfuerzo serio de definir los conceptos de verdad yfalsedad. Probablemente, ste sera otro empeodescorazonador que nos impedira centrarnos en loprincipal. As pues, me limitar a dar por supuestaslas formas ms o menos universalmente aceptadas deentender estos trminos. Todos sabemos qu significadecir la verdad acerca de diversas cosas sobre las cualesno nos cabe ninguna duda, como, por ejemplo,nuestros nombres y direcciones. Asimismo,comprendemos con igual claridad qu significa daruna informacin falsa de ellos. Sabemos muy biencmo mentir al respecto.

En consecuencia, supondr que mis lectores se danpor satisfechos con estas nada pretenciosas y filos-ficamente inocentes descripciones, propias del sentidocomn, de la diferencia entre lo que es verdadero y loque es falso. Tal vez estas descripciones no lleguen a

Sobre la verdad 7

definir los conceptos con una precisin irrefutable yformal. No obstante, considerar que tienen entidadsuficiente para abordar la citada diferencia de manerainteligente y veraz.

Una ltima observacin: mi argumentacin secentrar exclusivamente en el valor y la importanciade la verdad, y no en el valor o la importancia denuestros esfuerzos por buscar la verdad o de nuestraexperiencia al encontrarla. Cuando la evidencia nosconfirma que una determinada proposicin esconcluyente y que no es preciso plantear ninguna otracuestin para comprobar que es verdadera,acostumbramos a sentir una gratificante sensacin deplenitud y de haber logrado nuestro propsito, y a vecesesta confirmacin nos produce una gran emocin. Unademostracin rigurosa resuelve de manera inequvocatoda incertidumbre razonable respecto a la verdad dela proposicin; y con ello desaparece cualquierresistencia a aceptarla, lo cual resulta reconfortante yliberador. Nos libera de las ansiedades e inhibicionesde la duda, y nos permite dejar de preocupamos sobrequ es lo que debemos creer. Nuestras mentesexperimentan una sensacin de calma y, por fin, sesienten relajadas y seguras.

Este tipo de experiencias resultan ms o menosfamiliares a estudiosos y cientficos. Tampoco sondesconocidas para los dems, ya que tambin puedenproducirse durante el normal desempeo de suactividad. Muchas personas entran en contacto conellas en las clases de geometra que les imparten en elinstituto, cuando les ensean a apreciar la impecabledemostracin de algn teorema euclidiano y, de estemodo, a ver de manera clara y distinta que el teoremaha sido demostrado de manera concluyente.

8 Ensayos para pensar

Pese al relativamente extendido disfrute de estasexperiencias, y con independencia de su inequvocointers y valor, es una cuestin que no volver amencionar. Como dije antes, mi atencin se centrarexclusivamente en el valor y la importancia que paranosotros tiene la verdad.

No explorar el valor o la importancia de nuestraexperiencia a la hora de establecer, o de intentar descu-brir, qu es verdad. Lo que me propongo analizar aquno es el proceso de indagacin, ni la consecucin deun resultado satisfactorio, sino el objetivo de dichoproceso.

Una vez explicitadas estas consideraciones yreservas preliminares, ya podemos empezar. La verdad,es algo que en realidad nos preocupa y deberapreocuparnos especial