La Historia de La Iglesia

download La Historia de La Iglesia

of 21

  • date post

    11-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Historia Eclesiástica:Es sobre todo una colección valiosa de hechos y documentos de los inicios de la Iglesia, recogidos con un notable sentido crítico. Su intención es apologética

Transcript of La Historia de La Iglesia

La Historia de La IglesiaoHistoria Eclesistica(Engriego, ) es unlibroescrito porEusebio de Cesreaque cubre desde los principios de sta hasta el ao324.Es sobre todo una coleccin valiosa de hechos y documentos de los inicios de laIglesia, recogidos con un notable sentido crtico. Su intencin esapologtica, ya que se propone presentar las listas deobisposde las sedes principales, los testigos de la tradicin y losherejes, los castigos deDiosa losjudos, elmartirioy la persecucin de los primeros cristianos, seguidos por la victoria de la iglesia. La historia de la Iglesia tuvo gran xito y fue un libro muy conocido tanto en Oriente como en Occidente. Es una fuente muy buena de las mejores que existen para conocer la antigedad de loscristianos.IGLESIA PRIMITIVA

En los evangelios la expresin "Iglesia" aparece slo dos veces. En Mt 18,17 se refiere a la comunidad local al tratar la correccin fraterna, y en Mt 16,18 recuerda que Jess habl de la Iglesia en sentido amplio: "Sobre esta piedra edificar mi Iglesia". Adems de esta breve referencia terminolgica al ministerio de Jess, en la segunda mitad del siglo i, Ef. 5,25 afirma: "Como Cristo am a la Iglesia y se entreg por ella". De esta forma germinal se expresa la relacin fundadora, originaria y fundante entre l Jess y la Iglesia. Ya en los inicios del siglo ii, Ignacio de Antioqua habla claramente de la "Iglesia catlica" (Smyrn. 8,2), y a finales de este mismo siglo, Celso distingue entre los conventculos gnsticos y "la gran Iglesia" (Orgenes, Contra Celsum, 5,59).Toda esta etapa configura la Iglesia primitiva en su poca apostlica, cuyo testimonio inspirado es el NT (I Inspiracin), redactado en su mayor parte en el siglo I d.C. En la primera mitad del siglo II d.C. an se incorpora al canon del NT alguna obra -posiblemente 2Pe-, en coincidencia con los primeros escritos no cannicos. Algunos de estos ltimos, como los "Padres apostlicos" y los! "Apologetas", sirven de gua teolgica para la Iglesia en los siglos sucesivos. Otros son clasificados como /apcrifos e incluyen una teologa que es calificada como hertica, ya sea gnstica o doceta. Ya en la segunda mitad del siglo II d.C, se cierra definitivamente tal poca, y con l Ireneo (obispo de Lyon en el 177 d.C.), empieza el perodo propiamente patrstico.La importancia de la poca apostlica de la Iglesia primitiva para la teologa fundamental es decisiva por razn del .carcter definitivo de la revelacin plena que es Jesucristo, puesto que despus de 1 "no hay que esperar ya ninguna revocacin pblica antes de la gloriosa manifestacin de nuestro Seor Jesucristo" (DV 4; cf. 2.17): de ah que esta poca sea norma y fundamento para la Iglesia de todos los tiempos (cf. K. Rahner). Precisamente el concilio Vaticano II al hablar de esta poca engloba a "los apstoles" y a los llamados "varones apostlicos" (DV 7 y 18), y as reafirma el origen apostlico de los evangelios, cuyo proceso de formacin triple -Jess/apstoles/evangelistas-posibilita la recta comprensin de su carcter histrico (cf DV 19). Este origen apostlico tambin es propio de los restantes escritos del NT (cf DV 20). De esta forma e1 Vaticano II recoge la tesis del decreto Lamentabili, que sustentabaque con los apstoles se cerr la revelacin (c DS 3421). Ya desde un punto de vista ms sociolgico-histrico, estapoca apostlicapuede dividirse en tres perodos, que coinciden aproximadamente con tres generaciones (cf R.E. Brown): elperodo apostlico (ca. 30-65), elperodo su apostlico (ca. 66-100) y elperodo pos apostlico(ca. 100-150).I. EL PERODO APOSTLICO: CA. 30-65 D.C. 1)La comunidad y su vida.Aunque inicialmente Jess no tuviese un inters explcito en crear una sociedad formalmente distinta, a pesar de que exista en su predicacin y vida una clara "eclesiologa implcita" y procesual (cf CTI de 1986, n. 3,2; t Jess y la Iglesia), muy pronto los cristianos se convirtieron en una comunidad reconocida, en la cual el bautismo tena la funcin de designar los seguidores de Jess. El amplio uso de la expresinkimona,comunidad/ comunin, en el NT -13 veces en la literatura paulina manifiesta la forma de vida de estos bautizados, y quiz sea reflejo del nombre esenio de Quimrn dado a su comunidad,yahad:"la nica", "la comn-unidad" (1QS 1:1.16; 5:1.2. 16...). Otras designaciones son los "discpulos" (27 veces en He), los "santos" (tres en He 9 y 26,10), el "camino" (seis en He, que recuerda tambin Qumrn 1QS 8:12-14), los "cristianos" (He 11,26) y la ".`Iglesia" (28 en He). Ser esta ltima la expresin progresivamente prevalente, y se usar tanto para significar las comunidades locales (He 15,45; 16,5) como para -un mbito ms amplio (He 5,11; 9,31). En su trasfondo puede verse una referencia al momento en que Israel se convirti en pueblo de Dios a travs de la alianza, y que en Dt 23,1-9 es calcado comoqahai,-asamblea-, expresin que los- LXX traducen poreclesial-Iglesia-. Otro signo claro de la continuidad con Israel viene dado por la expresin "los doce", referida a las doce tribus de Israel como expresin-sntesis de todo el pueblo y que est tambin presente en Qumrn (cf el "Consejo de los doce hombres": IQS 8,1).El modelo de vida de esta "comunidad" cristiana est bien descrito en He 2,42, y refleja un claro trasfondo judeo-cristiano en sus cuatro aspectos. Por un lado,la oracin: los evangelios se refieren primariamente a la oracin judaShema(cf Mc 12,29); a su vez, los himnos cristianos primitivos, tales como elMagnficaty elBenedictus (Le1,46-55.68-79), son un mosaico de referencias del AT y manifiestan grandes similitudes con los himnos de Qumrn; los mismos himnos cristolgicos primitivos tienen amplias citas judas (Flp 2,5-11; Col 1,15-20; Jn 1,1-18), y en la oracin del Seor resuena claramente la oracin juda (Lc 11,2-4; Mt 6,9-13). Por otro lado, se celebrala fraccin del pan:en He se habla de la asistencia al templo para orar; as Pedro y Juan (2,46; 3,1; 5,12.21). Esto muestra cmo en los primeros pasos de los judeo-cristianos se mantenan sus prcticas judas. La "fraccin del pan" se impuso adems como actualizacin de la fiesta pascual juda en clave eucarstica. Tambin el modelo judo afect el tiempo de tal celebracin. En efecto, a la cada de la tarde del sbado ya era permitido reunirse a los judeo-cristianos, que as celebraban juntos la eucarista cristiana en espera del "primer da de la semana", conocido ya desde finales del siglo I d.C. como "el da del Seor"(Ev. Pedro9,35; 12,50;Didaj14,1).El tercer aspecto esla enseanza de los apstoles:a partir de la ley, los profetas y los otros escritos, "los apstoles y los varones apostlicos" completaron esta Sagrada Escritura enraizados en la enseanza de Jess y progresivamente redactaron una segunda parte con el ttulo de Nuevo Testamento, que se complet definitivamente durante el siglo II. A su vez se produjo un proceso similar en el judasmo a travs de la "Misn", unasegunda enseanza a travs de las Escrituras, publicada a finales del mismo siglo, base de todo el desarrollo posterior del judasmo.Finalmente, el cuarto aspecto esla comunidad de bienes:era la puesta en comn de los bienes atestiguada en He 2,44s; 4,32-37; 5,1-6. Aunque puedan encontrarse elementos de "idealizacin" en esta descripcin lucana, la perspectiva encaja con la tradicin de Qumrn, que ve en esto un signo escatolgico (1QS 1:11-15). A su vez, Pablo parece confirmar esta situacin al hablar de la colecta a favor de los pobres de Jerusaln (Rom 15,26; Gl 2,10; 1 Cor 16,1-3). Por otro lado, tal forma de proceder es vista como caracterstica de la tica cristiana, que condena la riqueza y ensalza la pobreza (Lc 1,53; 6,24; Mc 10,23; 2Cor 8,9; Sant 5,1), y es requisito para los ministros el que sean buenos administradores (1Pe 5,2; 1Tim 3,4s).2)Diversidades en la comunidad.Progresivamente, la comunidad primitiva se encontr con un nuevo y decisivo desafo: la entrada de gentiles, que suscit un vivo debate entre tres principales portavoces: Pedro, Santiago y Pablo. Hacia la mitad del siglo I d.C. se produjeron unas actitudes diferentes entre la comunidad cristiana, que reflejan diferencias teolgicas atestiguadas en el NT y que dieron varios grupos de cristianismo judeo-gentil: elprimergrupo insista en la plena observancia de la ley mosaica, incluida la circuncisin (He 11,2; 15,2; Gl2,4; Flp 1,15-17...). Elsegundogrupo mantena la importancia de la observancia de algunas prcticas del judasmo, pero sin la circuncisin (He 15; Gl 2; Pedro y Santiago...). Eltercergrupo, en cambio, negaba la necesidad de prcticas judas, especialmente en las comidas (He 15,20-39; Gl 2,11-14; 1Cor 8; Pablo). Finalmente, elcuartogrupono daba importancia al culto y a las fiestas judas, y se opona claramente al templo, como refleja el discurso de Esteban (He 7,47-51) y, con ms radicalidad, la carta a los Hebreos (8,13) y algunos textos jonicos (Jn 8,44; 15,25; Ap 3,9).Este dibujo de la comunidad primitiva en el perodo apostlico hasta el ao 65 d.C. es fuertemente apostlico, ya que los evangelios, Hechos y Pablo indican la importancia de los apstoles como grupo o como individuos en este perodo formativo. De ah las observaciones ya presentes en el documento cristiano ms antiguo, como es la 1Tes, que pide respeto "a los que os presiden en el Seor" (5,12), y a su vez en escritos posteriores se subraya la diversidad de funciones en las primitivas Iglesias paulinas (Flp 1,2: "los inspectores/obispos y diconos"; 1Cor 12: los numerosos carismas).II. EL PERODO SUBAPOSTLICO (LTIMO TERCIO DEL SIGLO I) Y POSAPOSTLICO (INICIOS DEL SIGLO II).1) La gran transicin.A partir del ao 66 d.C. las tres figuras ms conocidas de la Iglesia primitiva (Santiago, Pedro y Pablo) ya han muerto como mrtires. En este ltimo tercio del siglo 1, ms que conocer nuevos nombres de "varones apostlicos", stos se cubren bajo el manto de los apstoles ya desaparecidos: de ah la nomenclatura de perodo "subapostlico" (cf R.E. Brown). As, Col, Ef y las cartas pastorales hablan en nombre de Pablo. El evangelio ms antiguo, Mc, asume el nombre de un compaero de Pedro y Pablo. Mt se atribuye a uno de lo