JOSÉ FERRATER MORA - ? Ferrater Mora... · JOSÉ FERRATER MORA DICCIONARIO DE FILOSOFÍA TOMO I...

download JOSÉ FERRATER MORA - ? Ferrater Mora... · JOSÉ FERRATER MORA DICCIONARIO DE FILOSOFÍA TOMO I A-K

of 158

  • date post

    07-Feb-2019
  • Category

    Documents

  • view

    294
  • download

    5

Embed Size (px)

Transcript of JOSÉ FERRATER MORA - ? Ferrater Mora... · JOSÉ FERRATER MORA DICCIONARIO DE FILOSOFÍA TOMO I...

JOS FERRATER MORA

DICCIONARIO DE

FILOSOFATOMO I

A - K

EDITORIAL SUDAMERICANABUENOS AIRES

PRLOGO A LA QUINTA EDICIN

La presente edicin difiere de an-terior en lo siguiente: he escrito 546 ar-tculos nuevos; he reescrito totalmente213 artculos; he ampliado o modificado,a veces sustancialmente, 262 artculos.Adems, he revisado el texto, he corre-gido errores, he ampliado datos, y hepuesto al da la bibliografa.

Como resultado, abunda en esta edi-cin el material nuevo. ste abarca elconjunto de las disciplinas filosficas yde la historia de la filosofa. He seguidoprestando particular atencin a los te-mas de ontologa y metafsica, lgica,teora del conocimiento, filosofa de laciencia, antropologa filosfica e historiade la filosofa. Pero he ampliado no pocolas partes relativas a tica, filosofa dela religin, filosofa de la historia, teorade los valores y esttica. He aadido co-pia de artculos sobre filsofos llamados"menores'', antiguos, medievales y moder-nos, y he ampliado el nmero de losconsagrados a filsofos contemporneos.Sin desviarme de la norma de no diluirexcesivamente la sustancia filosfica, heincluido tambin algunos artculos sobreconceptos y figuras que, sin ser estric-tamente filosficos conceptos y figurasimportantes, por ejemplo, en la ciencia,en la teologa, en el pensamiento socialy poltico, han mantenido, o mantienen,relaciones particularmente estrechas concuestiones suscitadas en filosofa.

Aunque he penado mucho por ampliary mejorar esta obra, no pretendo que seaperfecta. Por lo dems, mi ideal en estecaso no es la perfeccin; creo ms razo-nable trabajar por alcanzar lo bueno queholgazanear soando en lo mejor. Por es-te motivo, aunque esta obra est, y estarsiempre, abierta a revisiones y mejoras,estimo que en el estado actual de losconocimientos filosficos es razonable-mente suficiente. En todo caso, las revi-siones y las mejoras no pueden consistiren pulir y repulir la obra hasta la exas-

peracin. Estoy plenamente de acuerdoen que hay que revisar, corregir y pulir;en esta actividad he consumido inconta-bles horas y casi he arruinado mis ojos.Pero en una obra de las dimensiones desta no se pueden practicar los mismosejercicios de virtuosismo conceptual ylingstico que son de rigor en otros es-critos menos dilatados. Esta obra no esun lindo ensayito. No es, ni puede ser,cosa remirada y relamida. Hay que lu-char sin tregua contra la chapucera in-telectual. Pero en cierto tipo de obrashay que rehuir el estril perfeccionismo.Dadas las proporciones que alcanz estaobra ya en la edicin precedente hasta elpunto de que desde entonces pudo serconsiderada como una Enciclopedia y noslo como un Diccionario varios crticosme han aconsejado que desistiera de sera la vez el director y el ejecutante, y querecabara el auxilio de colaboradores msdiestros que yo en cada una de lasdisciplinas filosficas y en cada uno delos perodos histricos. Este consejo esharto tentador, inclusive por razonespersonales; el tiempo y el esfuerzogastados en la confeccin de esteDiccionario me han impedido a menudoponer mayores empeos en la elabora-cin de escritos ms "personales", hacialos que, como filsofo, siento cierta de-bilidad. Sin embargo, aunque la trans-formacin sugerida introducira en estaobra no pocas mejoras, creo que las ven-tajas as conseguidas no compensaran losinconvenientes. En la obra presente elconjunto importa por lo menos tanto co-mo el detalle. Pues este Diccionario esya como un imponente y complejo edi-ficio, con su fachada, sus alas, sus gale-ras, sus largos e intrincados corredores,sus stanos y sus ventanales. He alcan-zado a familiarizarme con todos ellos y,por descontado, con sus fundaciones.Puedo todava recorrer el edificio entodas direcciones y orientarme en l sin

excesivas perplejidades. Ello significaque puedo an seguir ampliando, alte-rando, rehaciendo, depurando y ornandoeste conjunto sin perderme en su labe-rinto. Sobre todo, puedo seguir mante-niendo su unidad de estilo, la cual no esslo cuestin de "literatura" de "estti-ca", sino tambin, y especialmente, de"pensamiento" de "notica". Por estosmotivos no me he decidido todava a su-cumbir a la tentacin que se me ha brin-dado.

El predominio que en esta obra tieneel conjunto sobre los detalles explica questos no puedan ser siempre todo lo nu-merosos o elaborados que ciertos lectoresquisieran. Por la naturaleza misma de laobra, hay que pasar a la carrera sobretemas, problemas y autores que en otrostrabajos son objeto de exposicin y co-mentario dilatados. Por cierto que no es-casean aqu las exposiciones y anlisisalgo minuciosos. Pero se hallan siempreintegrados en visiones de conjunto y ex-presados en el lenguaje apropiado paraellos. Estimo que con ello no se falseannecesariamente las ideas; slo ocurre queson enfocadas de modo distinto. Por mo-tivos que no hacen aqu al caso, estimoque es posible presentar y dilucidar loque se llaman "grandes temas" y "gran-des problemas" siempre que se utilice atal efecto la ptica adecuada. Discurrirsobre la fsica no equivale a exponer to-da la fsica; discurrir sobre la idea desubstancia no es lo mismo que componeruna ponderosa monografa sobre tal idea.Sera disparatado pretender hallar eneste Diccionario exposiciones tan de-

talladas del pensamiento de Aristteles,o anlisis tan minuciosos del imperativocategrico como los que figuran en obrasespecialmente consagradas a estos temas,o hasta a aspectos de ellos. En cambio,puede hallarse en esta obra un modo depresentar, ver, dilucidar y debatir temasy problemas que a veces se echa de me-nos en estudios y repertorios ms espe-cializados. Pues esta obra no se espe-cializa en ningn tema, en ningn pro-blema, en ninguna figura, poca, rama orecoveco de la filosofa: se "especializa"en el conjunto de ellos.

Debo a varios lectores y crticos pre-ciosas sugestiones y muy tiles informa-ciones; todas ellas han contribuido a me-jorar esta obra. Pero quiero destacar losauxilios recibidos de tres personas. Mi es-posa, que me ha prestado incansablemen-te ayuda en las mltiples tareas de or-ganizacin, ordenacin y coordenacinque requiere esta vasta empresa. El se-or Ezequiel de Olaso, que me ha esta-do enviando puntualmente noticias filo-sficas de toda especie y que me ha su-gerido no pocas mejoras. Y el seor RalE. Lagomarsino, que ha tenido a su car-go la correccin de pruebas y el ajustefinal de la presente edicin, y que hatrabajado en ella con la misma perspica-cia y tenacidad que mostr en la prepa-racin de las dos ediciones anteriores.Por el volumen de esta edicin, la tareadel Sr. Lagomarsino ha sido no slo pers-picaz y tenaz, sino tambin herclea.Creo difcil encontrar mejor "director deedicin".

J. F. M.

Bryn Mawr College, Pennsylvania, 1964.

PRLOGO A LA CUARTA EDICIN

El autor no ha ahorrado esfuerzos paraampliar y mejorar esta obra; como con-secuencia de ello la presente edicincontiene un nmero considerable de no-vedades con respecto a la precedente.He aqu las ms destacadas.

1. Se han escrito 762 artculos nuevos.2. Se han reescrito por entero, casi

siempre con ampliaciones, 239 artculos.3. Se han modificado o ampliado subs-

tancialmente 189 artculos.4. Se ha revisado completamente el

texto para eliminar en lo posible errorese incluir algunas nuevas informaciones.

5. Se ha corregido y puesto al da labibliografa.

6. Se ha revisado y ampliado el sistema de llamadas de conceptos tantodentro como fuera de los artculos.

7 Se han incluido un Cuadro sinpticoy una Tabla cronolgica.

Aparte estas novedades, queremos lla-mar la atencin del lector sobre dos pun-tos que han sido objeto de especialpreocupacin por parte del autor.

El primero se refiere a la organizacininterna de cada artculo, en particularde los artculos extensos sobre concep-tos. Adoptar un procedimiento nicoya sea exposicin de acuerdo con el des-envolvimiento histrico, ya sea descom-posicin en significados segn filsofoso tendencias, ya sea anlisis sistemti-co hubiera tenido como consecuenciala infidelidad frecuente a las peculiari-dades de cada concepto. Hemos seguido,pues, el mtodo que nos ha parecido encada caso ms fecundo para aunar la cla-ridad mxima con la mayor cantidadposible de informacin, si bien con pre-dileccin notoria por el anlisis de sig-nificados siguiendo el curso histrico yterminando por lo comn con una pre-sentacin del estado actual de la cues-tin o un estudio sistemtico del pro-blema correspondiente. Hemos evitado

en lo posible la atomizacin en diversassignificaciones y hemos preferido sub-rayar lo que hubiera de comn en ellaso bien cuando la presentacin ha sidopredominantemente histrica la conti-nuidad en la evolucin del concepto. Enlos casos en que el artculo resulta ex-tenso, hemos introducido casi siempresubdivisiones que hacen resaltar, ya losdiversos perodos histricos, ya las va-rias disciplinas filosficas a las cualespuede adscribirse el concepto.El segundo punto afecta a los autores y

materias representados en la obra. Elnmero de autores, de todos los pasesy pocas, ha sido muy ampliado. Encuanto a las materias, se ha seguido po-niendo singular empeo en tratar exten-samente las cuestiones relativas a historiade la filosofa (con introduccin, por vezprimera en esta obra, de un nmero re-lativamente crecido de conceptos relati-vos a "filosofa orientar), metafsica,ontologa, lgica, teora del conocimientoy el grupo de las llamadas "filosofas de" de la religin, de la naturaleza, de laciencia, de la historia, del lenguaje, dela propia filosofa, etc. Pero mientrasdisciplinas como la tica y la estticaestaban insuficientemente representadasen las otras ediciones, en la edicin pre-sente han sido debidamente atendidas.La psicologa, la sociologa y la educa-cin son introducidas en la medida enque pueden ayudar a la comprensinde los problemas filosficos generales. Yse ha intensificado la introduccin deconceptos y problemas que,