José ferrater mora diccionario de filosofia (espanhol)

Click here to load reader

  • date post

    15-Nov-2014
  • Category

    Documents

  • view

    50.527
  • download

    3

Embed Size (px)

description

 

Transcript of José ferrater mora diccionario de filosofia (espanhol)

  • 1. JOS FERRATER MORADICCIONARIO DE FILOSOFATOMO I A-KEDITORIAL SUDAMERICANA BUENOS AIRES

2. PRLOGO A LA QUINTA EDICIN La presente edicin difiere de an-peracin. Estoy plenamente de acuerdoterior en lo siguiente: he escrito 546 ar-en que hay que revisar, corregir y pulir;tculos nuevos; he reescrito totalmente en esta actividad he consumido inconta-213 artculos; he ampliado o modificado,bles horas y casi he arruinado mis ojos.a veces sustancialmente, 262 artculos. Pero en una obra de las dimensiones deAdems, he revisado el texto, he corre- sta no se pueden practicar los mismosgido errores, he ampliado datos, y he ejercicios de virtuosismo conceptual ypuesto al da la bibliografa.lingstico que son de rigor en otros es- Como resultado, abunda en esta edi-critos menos dilatados. Esta obra no escin el material nuevo. ste abarca elun lindo ensayito. No es, ni puede ser,conjunto de las disciplinas filosficas y cosa remirada y relamida. Hay que lu-de la historia de la filosofa. He seguidochar sin tregua contra la chapucera in-prestando particular atencin a los te- telectual. Pero en cierto tipo de obrasmas de ontologa y metafsica, lgica,hay que rehuir el estril perfeccionismo.teora del conocimiento, filosofa de laDadas las proporciones que alcanz estaciencia, antropologa filosfica e historia obra ya en la edicin precedente hasta elde la filosofa. Pero he ampliado no poco punto de que desde entonces pudo serlas partes relativas a tica, filosofa deconsiderada como una Enciclopedia y nola religin, filosofa de la historia, teora slo como un Diccionario varios crticosde los valores y esttica. He aadido co- me han aconsejado que desistiera de serpia de artculos sobre filsofos llamados a la vez el director y el ejecutante, y que"menores, antiguos, medievales y moder- recabara el auxilio de colaboradores msnos, y he ampliado el nmero de los diestros que yo en cada una de lasconsagrados a filsofos contemporneos. disciplinas filosficas y en cada uno deSin desviarme de la norma de no diluirlos perodos histricos. Este consejo esexcesivamente la sustancia filosfica, he harto tentador, inclusive por razonesincluido tambin algunos artculos sobrepersonales; el tiempo y el esfuerzoconceptos y figuras que, sin ser estric-gastados en la confeccin de estetamente filosficos conceptos y figurasDiccionario me han impedido a menudoimportantes, por ejemplo, en la ciencia,poner mayores empeos en la elabora-en la teologa, en el pensamiento socialcin de escritos ms "personales", haciay poltico, han mantenido, o mantienen,los que, como filsofo, siento cierta de-relaciones particularmente estrechas conbilidad. Sin embargo, aunque la trans-cuestiones suscitadas en filosofa. formacin sugerida introducira en esta Aunque he penado mucho por ampliar obra no pocas mejoras, creo que las ven-y mejorar esta obra, no pretendo que seatajas as conseguidas no compensaran losperfecta. Por lo dems, mi ideal en esteinconvenientes. En la obra presente elcaso no es la perfeccin; creo ms razo-conjunto importa por lo menos tanto co-nable trabajar por alcanzar lo bueno quemo el detalle. Pues este Diccionario esholgazanear soando en lo mejor. Por es-ya como un imponente y complejo edi-te motivo, aunque esta obra est, y estarficio, con su fachada, sus alas, sus gale-siempre, abierta a revisiones y mejoras,ras, sus largos e intrincados corredores,estimo que en el estado actual de los sus stanos y sus ventanales. He alcan-conocimientos filosficos es razonable- zado a familiarizarme con todos ellos y,mente suficiente. En todo caso, las revi- por descontado, con sus fundaciones.siones y las mejoras no pueden consistirPuedo todava recorrer el edificio enen pulir y repulir la obra hasta la exas- todas direcciones y orientarme en l sin 3. excesivas perplejidades. Ello significatalladas del pensamiento de Aristteles,que puedo an seguir ampliando, alte-o anlisis tan minuciosos del imperativorando, rehaciendo, depurando y ornando categrico como los que figuran en obraseste conjunto sin perderme en su labe- especialmente consagradas a estos temas,rinto. Sobre todo, puedo seguir mante- o hasta a aspectos de ellos. En cambio,niendo su unidad de estilo, la cual no espuede hallarse en esta obra un modo deslo cuestin de "literatura" de "estti- presentar, ver, dilucidar y debatir temasca", sino tambin, y especialmente, dey problemas que a veces se echa de me-"pensamiento" de "notica". Por estosnos en estudios y repertorios ms espe-motivos no me he decidido todava a su-cializados. Pues esta obra no se espe-cumbir a la tentacin que se me ha brin- cializa en ningn tema, en ningn pro-dado.blema, en ninguna figura, poca, rama o El predominio que en esta obra tienerecoveco de la filosofa: se "especializa"el conjunto sobre los detalles explica que en el conjunto de ellos.stos no puedan ser siempre todo lo nu- Debo a varios lectores y crticos pre-merosos o elaborados que ciertos lectoresciosas sugestiones y muy tiles informa-quisieran. Por la naturaleza misma de la ciones; todas ellas han contribuido a me-obra, hay que pasar a la carrera sobre jorar esta obra. Pero quiero destacar lostemas, problemas y autores que en otrosauxilios recibidos de tres personas. Mi es-trabajos son objeto de exposicin y co-posa, que me ha prestado incansablemen-mentario dilatados. Por cierto que no es-te ayuda en las mltiples tareas de or-casean aqu las exposiciones y anlisisganizacin, ordenacin y coordenacinalgo minuciosos. Pero se hallan siempreque requiere esta vasta empresa. El se-integrados en visiones de conjunto y ex- or Ezequiel de Olaso, que me ha esta-presados en el lenguaje apropiado para do enviando puntualmente noticias filo-ellos. Estimo que con ello no se falsean sficas de toda especie y que me ha su-necesariamente las ideas; slo ocurre quegerido no pocas mejoras. Y el seor Ralson enfocadas de modo distinto. Por mo-E. Lagomarsino, que ha tenido a su car-tivos que no hacen aqu al caso, estimogo la correccin de pruebas y el ajusteque es posible presentar y dilucidar lofinal de la presente edicin, y que haque se llaman "grandes temas" y "gran- trabajado en ella con la misma perspica-des problemas" siempre que se utilice acia y tenacidad que mostr en la prepa-tal efecto la ptica adecuada. Discurrir racin de las dos ediciones anteriores.sobre la fsica no equivale a exponer to-Por el volumen de esta edicin, la tareada la fsica; discurrir sobre la idea de del Sr. Lagomarsino ha sido no slo pers-substancia no es lo mismo que componer picaz y tenaz, sino tambin herclea.una ponderosa monografa sobre tal idea. Creo difcil encontrar mejor "director deSera disparatado pretender hallar enedicin".este Diccionario exposiciones tan de-J. F. M. Bryn Mawr College, Pennsylvania, 1964. 4. PRLOGO A LA CUARTA EDICIN El autor no ha ahorrado esfuerzos paraen lo posible la atomizacin en diversasampliar y mejorar esta obra; como con- significaciones y hemos preferido sub-secuencia de ello la presente edicinrayar lo que hubiera de comn en ellascontiene un nmero considerable de no- o bien cuando la presentacin ha sidovedades con respecto a la precedente.predominantemente histrica la conti-He aqu las ms destacadas.nuidad en la evolucin del concepto. En 1. Se han escrito 762 artculos nuevos. los casos en que el artculo resulta ex- 2. Se han reescrito por entero, casitenso, hemos introducido casi siempresiempre con ampliaciones, 239 artculos. subdivisiones que hacen resaltar, ya los diversos perodos histricos, ya las va- 3. Se han modificado o ampliado subs- rias disciplinas filosficas a las cualestancialmente 189 artculos.puede adscribirse el concepto. 4. Se ha revisado completamente elEl segundo punto afecta a los autores ytexto para eliminar en lo posible erroresmaterias representados en la obra. Ele incluir algunas nuevas informaciones.nmero de autores, de todos los pases 5. Se ha corregido y puesto al da la y pocas, ha sido muy ampliado. Enbibliografa.cuanto a las materias, se ha seguido po- 6. Se ha revisado y ampliado el sis niendo singular empeo en tratar exten-tema de llamadas de conceptos tantosamente las cuestiones relativas a historiadentro como fuera de los artculos.de la filosofa (con introduccin, por vez 7 Se han incluido un Cuadro sinptico primera en esta obra, de un nmero re-y una Tabla cronolgica. lativamente crecido de conceptos relati- Aparte estas novedades, queremos lla- vos a "filosofa orientar), metafsica,mar la atencin del lector sobre dos pun-ontologa, lgica, teora del conocimientotos que han sido objeto de especialy el grupo de las llamadas "filosofas de"preocupacin por parte del autor. de la religin, de la naturaleza, de la El primero se refiere a la organizacin ciencia, de la historia, del lenguaje, deinterna de cada artculo, en particularla propia filosofa, etc. Pero mientrasde los artculos extensos sobre concep-disciplinas como la tica y la estticatos. Adoptar un procedimiento nicoestaban insuficientemente representadasya sea exposicin de acuerdo con el des-en las otras ediciones, en la edicin pre-envolvimiento histrico, ya sea descom-sente han sido debidamente atendidas.posicin en significados segn filsofos La psicologa, la sociologa y la educa-o tendencias, ya sea anlisis sistemti- cin son introducidas en la medida enco hubiera tenido como consecuencia que pueden ayudar a la comprensinla infidelidad frecuente a las peculiari-de los problemas filosficos generales. Ydades de cada concepto. Hemos seguido, se ha intensificado la introduccin depues, el mtodo que nos ha parecido en conceptos y problemas que, como los quecada caso ms fecundo para aunar la cla- tocan a las ciencias naturales, cienciasridad mxima con la mayor cantidad sociales y teologa, son susceptibles deposible de informacin, si bien con pre- despertar el inters no slo de los filso-dileccin notoria por el anlisis de sig-fos, sino tambin del pblico en general.nificados siguiendo el curso histrico y Larga sera la lista de personas queterminando por lo comn con una pre-han hecho al autor valiosas sugestionessentacin del estado actual de la cues- sobre diversas partes de la obra; se hatin o un estudio sistemtico del pro-procurado tener en cuenta todas las queblema correspondiente. Hemos evitadoencajaban dentro de los marcos que nos 5. habamos trazado previamente. Nos li- Finalmente, agradecemos a Bryn Mawrmitaremos a mencionar tres nombres: College el ao de licencia sabtica otor-el profesor George L. Kline, de Bryngada durante el perodo acadmico deMawr College, el profesor Walter Brn-1955-1956. En el curso del mismo nos haing, de la Universidad de Crdoba (Ar-sido posible completar nuestro trabajo ygentina) que han enviado extensas y terminar en bibliotecas europeas demuy tiles listas de correcciones, y elEspaa, Italia, Inglaterra, Blgica, Ale-seor Ral E. Lagomarsino, de la Edito- mania y muy en particular de Franciarial Sudamericana, que ha tenido a su las consultas iniciadas en las de los Es-cargo como ya haba ocurrido con latados Unidos.precedente la edicin de esta obra y haJ. F. M.llevado a cabo la correccin final de laspruebas compaginadas. A todos, nuestroms sincero agradecimiento. Pars, agosto de 1956. 6. PRLOGO A LA TERCERA EDICIN Un ao y medio pasado en los Es-cas de las Universidades de Columbia,tados Unidos bajo los auspicios de laPrinceton y Johns Hopkins facilitaron,Fundacin Guggenheim ha permitido al desde luego, ciertas precisiones que eranautor reelaborar de tal modo este Dic- necesarias y que haban tenido que per-cionario, que prcticamente se trata demanecer hasta ahora en meros deseos.una obra nueva. Una buena parte delPero el autor quiere agradecer tambincontenido de la segunda edicin ha sidolas facilidades encontradas en la Biblio-reescrita. Pero, adems, el material agre- teca Nacional de Chile y en la de lagado ha hecho que el texto actual seaFacultad de Filosofa y Humanidadesaproximadamente el doble del contenido de la Universidad del mismo pas, queen la segunda edicin, y el triple del le permitieron preparar, desde la apari-que inclua la primera. No creemos ne- cin de la segunda edicin, lo que con-cesario sealar cules son los puntostiene la tercera. Un Diccionario de Fi-donde la reelaboracin y las ampliacio-losofa, aun con todas las limitacionesnes han sido ms considerables. De he- del presente, no puede componerse encho, afectan a la totalidad del volumenun da ni en un ao. Slo deseamosy, por lo tanto, a la total dimensin his- ahora que el interesado en la filosofatrica de los conceptos estudiados, aunpueda seguir encontrando en l lo nicocuando ciertas partes relativas a la, l-que se ha propuesto ser: un instrumentogica actual y a la teora de la cienciade trabajo, una herramienta suficientepueden considerarse como enteramente y precisa. El autor puede preferir lanuevas y particularmente beneficiadas. elaboracin de su propio pensamiento;La bibliografa ha sido tambin conside- no es menos cierto que, en la penuriarablemente aumentada y puesta al da.de libros de trabajo cientfico que existeEn muchos casos la parte bibliogrfica todava en lengua espaola, no con-no es meramente una indicacin de ttu-sidera perdidos sus esfuerzos con vistaslos, sino que pretende proporcionar unaa aportar su grano de arena en lo queorientacin en el autor o l conceptocomienza ya a divisarse como un pro-estudiados, de modo que a veces puedemetedor montn.considerarse como parte esencial del co- J. F. M.rrespondiente artculo. Las obras que lautor manej a su paso por las bibliote- Bryn Mawr College, Pennsylvania, 1950. 7. AA. La letra mayscula es usa-donde p representa un enunciado ta el ser fuera de s, y , que da en textos filosficos con varios sig- declarativo.representa el ser consigo mismo o, nificados. 3. En muchos textos se usa la le- como dice Schelling, el sujeto-objeto1. Aristteles la emplea muchas tra como uno de los trminos o totalidad. Otro ejemplo es la fr-veces (por ejemplo en los Analytica componentes de la frmula que ex- mula:Priora) para representar simblicapresa el llamado principio de iden-mente el predicado de una proposi tidad. En la mayor parte de los tex-cin en frmulas tales como "A B,tos clsicos este principio es expre-que se lee es predicado de B,sado mediante la frmula: que es, segn dicho filsofo, la for-Al presentar los silogismos categriA=A (1).ma del ser de la absoluta identidad.cos, la letra forma parte del conEs frecuente (vase IDENTIDAD) in-En tal frmula + se lee el predo-dicional: terpretar (1) en el sentido de que minio del uno sobre el otro (Dars-Si A es predicado de todo B,representa un objeto cualquiera. En tellung meines Systems der Philoso-que constituye la premisa mayor del este caso (I) equivale a una de las phie, 1801).silogismo en modo Barbara (VASE) y llamadas notiones communes, koinai(b) Los exponentes agregados aque en la literatura lgica posterior see)/nnoiai, la que enuncia: Toda cosa , tal como en 1, 2, 3, quepresenta bajo diversas formas, unas es igual a ella misma. La lgica ac- representan, en el vocabulario deen las cuales se expresa la estructuratual expresa (1) mediante las fr-Schelling, potencias de A. As, di-condicional de tal premisa, como en:mulas:cho filsofo usa frmulas tales como Si todo B es A = A1, = A2, = A3. Nos he-y otras en las cuales (errneamen-mos referido a este uso en el ar-te) se omite, como en: Todo B essi la identidad se refiere a la ley o tculo POTENCIA.A.al principio de identidad presentado 5. La letra se usa en muchos 2. Los escolsticos y todos los traen la lgica sentencial, o mediante textos lgicos como smbolo de unatadistas lgicos posteriores han usala frmula: clase (VASE), y constituyedo la letra (primera vocal del(x)(x = x),entontrmino affirmo) para simbolizar la si la identidad se refiere a la ley deces una abreviatura de los llamadosproposicin universal afirmativa (af- reflexividad presentada en la lgicaabstractos simples. A veces se emfimatio universalis), uno de cu de la identidad. Observemos que laplea dicha letra en minscula, a,yos ejemplos es el conocido enunfrmula (1) es la misma que se usacon el mismo propsito. Junto a ciado:en la lgica actual para expresar lao a se usan asimismo como sm Todos los hombres son mortales.ley de identidad en la lgica de lasbolos de clases B o b, C o V. En textos escolsticos se halla conclases, en vista del uso de para6. Jan Lukasiewicz usa parafrecuencia el ejemplo, dado por representar una clase (Cfr. infra, sec- representar la conectiva V o disyunBoecio: cin 5).cin (VASE) exclusiva, que nosOmnis homo iustus est, Y en4. La letra ha sido muy usada otros simbolizamos por V. smultitud de textos lgicos la letra por varios idealistas alemanes, espe- antepone a las frmulas, de modo sustituye al esquema Todo S escialmente por Fichte y Schelling, enque p V q se escribe en la notacinP, sobre todo cuando se introducelas frmulas que sirven de base a de Lukasiewicz p q. El mismoel llamado cuadro de oposicinsus especulaciones sobre la identidad autor usa a veces A como una de(VASE).de sujeto y objeto. Hay que advertirlas constantes de la lgica cuantifica- En los textos escolsticos se dice que a veces Fichte usa = A comocional (junto a E, I, ). Conde A que asserit universaliter o ge-si fuese un condicional, y lo inter-laneraliter afirma umversalmente, o preta como Si A existe, A existe. Enletra se forma la funcin expregeneralmente. Tambin se usa en cuanto a Schelling, ha usado la letra sada mediante Aab, que se lee Todoellos la letra para simbolizar las acompaada de otros diversos sig-a es b o b pertenece a todo a.proposiciones modales en modus afir-nos. Mencionamos dos casos.7. Jean de la Harpe usa comomativo y dictum negativo (v. MO- (a) Los signos +, - y an-signo de asercin ( VASE).DALIDAD), es decir, las proposiciones tepuestos o sobrepuestos a la letra. A, AB, AD. Las preposiciones lati-del tipo: Ejemplos d ello son -A, que repre- nas a, ab (= a ante vocal) y adEs necesario que p, senta el ser en s,+ A, que represen- figuran en numerosas locuciones lati-21nas usadas en la literatura filosfica,principalmente escolstica, en lengua 8. latina, pero tambin en otras lenguas; cin ( VASE ). En vez de a parte reiAb universali ad particularem. Esta algunas de estas locuciones, por lo de-se dice tambin ex natura rei [distinc-locucin se refiere al razonamiento en ms como a priori, a posteriori, ad tio ex natura rei].el cual se pasa de una proposicin hominem, son de uso corriente. A perfection (vase infra). universal (como todo S es P) a unaA continuacin ofrecemos una lista A posteriori (vase A PRIORI).proposicin particular (como algunos de algunas de dichas locuciones enA potiori - A digniori - A perfec-S son P). El razonamiento es vlido, orden alfabtico. En algunos casos tion. La definicin de una cosa a po-lo que se expresa mediante la locu- traducimos o parafraseamos la locu-tiori es la que se lleva a cabo teniendo cin Ab universali ad particularem cin o sealamos en qu contexto o en cuenta lo mejor [lo ms digno; lo valet [tenet] consequentia [illatio]. contextos se usa o puede usarse. Enperfecto] que haya en la cosa defi-Tambin es vlido el razonamiento otros casos remitimos a los artculosnida.que pasa de una proposicin particu- que se han dedicado a locuciones de-A priori ( VASE).lar a una infinita [indefinida] o una terminadas o a los artculos en los A quo - Ad quem. Al hablar delsingular; la frmula completa reza: cuales algunas locuciones se han in-movimiento (VASE) como movimien- Ab universali ad particularem, sive troducido o usado.to local, la locucin a quo es usadainfinitam sive singularem valet [tenet]A contrario - A pari. Estas dos lo-para indicar el punto de arranque y consequentia [illatio]. No es vlido,cuciones se han usado originariamentela locucin ad quem es usada para en cambio, el paso de una proposicinen el lenguaje jurdico para indicar indicar el punto terminal del movi- particular a una universal, lo que seque un argumento usado con respectomiento de un mvil. A quo y ad quem expresa diciendo: A particulari ada una determinada especie se aplicapueden referirse asimismo a un razo-imiversalem non valet [tenet] conse-a otra especie del mismo gnero. Ennamiento, en cuyo caso indican res- quentia [illatio].el argumento a contrario se procedepectivamente el punto de partida y elAb uno disce omines. A partir depor divisin; en el argumento a par fin o la conclusin.uno se conocen los otros. Esta locu-se procede por identificacin. De la A se ( VASE ). cin, usada originariamente para re-esfera jurdica se han trasladado estasA simultaneo (vase Dios; ONTO- ferirse a personas (y especialmente alocuciones a otras regiones. El razona-LGICO [ ARGUMENTO] ).una persona de un grupo, representa-miento a contrario ha sido definidoAb absurdo Ab absurdis. Se usan tiva del grupo), puede usarse en for-como el que procede de una oposicin estas locuciones para indicar que una ma ms amplia para indicar que ahallada en una hiptesis a una oposi-proposicin parte de algo absurdo o partir de un ejemplo pueden conocersecin en las consecuencias de esta hi-de cosas absurdas.todos los dems ejemplos (cuandoptesis. El razonamiento a pari ha Ab alio (vase A SE ).menos de la misma clase); que a par-sido definido como el que pasa de un Ab esse ad posse. En la teora de-tir de una entidad pueden conocersecaso (o de tipo de caso) a otro. las consecuencias (vase CONSECUEN- todas las dems entidades (cuando A dicto secundum quid ad dictum CIA) modales se han usado una serie menos de la misma clase).simpliciter [que corresponde al griego de locuciones por medio de las cuales. Ab absurdum (vase ABDUCCIN ).kata to ph= kai= a(plw=j ]. Esta se indica si una consecuencia es o noAd aliquid. Esta locucin equivalelocucin se refiere a un razonamientovlida. He aqu algunas:a relativo a, relativamente a y seconsistente en afirmar que si un Ab esse ad posse valet [tenet] con- refiere, pues, al ser relativo, o)/n projpredicado conviene a un sujeto ensequentia [illatio] y tambin Ab illa ti (vase RELACIN). Se usa en va-algn respecto o de un modo relativo,de inesse (v.) valet [tenet] illa de- rias formas, entre las cuales mencio-le conviene en todos los respectos o depossibili. Se puede concluir de la rea- namos las siguientes:un modo absoluto (si S es P en lidad a la posibilidad, es decir, si X Ad aliquid ratione alterius (= se-relacin con algo, S es siempre y en es real, entonces X es posible. cundum aliquid). Lo que tiene rela-todos los casos ). El razonamientoAb oportere ad esse valet [tenet] cin con algo segn otra cosa.en cuestin es un sofisma (v.) consequentia [illatio]. Se puede con-Ad aliquid secundum se. Lo quellamado "sofisma por accidente". Paracluir de la necesidad a la realidad, es tiene relacin con algo segn su pro-indicar que este razonamiento no esdecir, si X es necesario, entonces Xpio ser [= modo de ser, esencial].vlido se usa la frmula A dicto es real. Ad aliquid secundum rationem tan-secundum quid ad dictum simpliciterAb oportere ad posse valet [tenet]tum. Lo que tiene relacin con algonon valet conse-quentia. consequentia [illatio]. Se puede con- segn la mente o segn, el entendi-A digniori (vase infra).cluir de la necesidad a la posibilidad, miento.A non esse, etc. (vase infra).es decir, si X es necesaria, entoncesAd aliquid secundum rem. Lo queA pari (vase supra).X es posible. tiene relacin con algo segn la cosaA parte ante - A parte post (vase A non posee ad non esse valet [te-misma. A PARTE ANTE). net] consequentia [illatio]. Se puedeAd extra - Ad intra. Ad extra seA parte mentis (vase infra). concluir de la imposibilidad a la no refiere a un movimiento transitivo oA parte rei ( VASE ). En cuanto querealidad, es decir, si X es imposible, trascendente. Ad intra se refiere a un a parte rei indica "segn la cosa mis- entonces X no es real. movimiento inmanente (vanse EMA- ma", a parte mentis indica "segn laPueden formularse otras consecuen-NACIN, INMANENCIA, TRASCENDEN- mente" o "segn el entendimiento"cias modales del tipo anterior, cada CIA ). (secundum intellectum), A parte rei yuna de las cuales corresponde a un Ad hoc. Una idea, una teora, un a parte mentis son formas de distin- teorema de la lgica modal. argumento ad hoc son los que valen22 9. solamente para un caso particular, ge-la proposicin que se intenta demos- tamao que tiene B y B tiene algo neralmente sin tener en cuenta otrostrar, de tal modo que se dice quede tamao que no tiene C; casos posibles. esta proposicin es a fortiori verda- Por lo tanto, todo el tamao queAd hominem. Un argumento addera. El a fortiori representa el tantotiene C, es tamao que tiene A, yhominem es el que es vlido, se supone ms cuanto que con que se expresaA tiene algo de tamao que no tie-que es vlido, o termina por ser gramaticalmente el hecho de que ane C."vlido, slo para un hombre determi- una parte de lo que se aduce como A PARTE ANTE, A PARTE POST.nado o tambin para un grupo deter-prueba viene a agregarse la otra En la literatura escolstica se distin-minado de hombres. En vez de laparte, sobreabundando en logue entre las expresiones a parte antelocucin ad hominem se emplea aafirmado. Con frecuencia se usa este y a parte post. Por ejemplo, seveces la locucin ex concessis.tipo de razonamiento cuando se quieredice que el alma ha existido a paneAd humanitatem. Un argumento adanular toda objecin posible (y con- ante (a parte ante perpetua) si suhumanitatem es uno que se supone essiderada verosmil) contra lo anun-ser es anterior al cuerpo, y que havlido para todos los hombres sin ex-ciado. Un ejemplo de razonamientoexistido a parte post (a parte post per-cepcin. Tal argumento se considera, a fortiori en este sentido es: "Lope petua) si no antecede al cuerpo, an-pues, como un argumento que va ms de Vega es un poeta, tanto ms cuan- tes bien comienza con ste. En am-all de todo individuo particular y, ento que en los pasajes de su obra bos casos se supone, empero, que elcalidad de tal, como un argumentoen los que no pretenda expresarse alma permanece despus de la diso-ad rem, es decir, segn la cosa mismapoticamente emple un lenguaje pre- lucin del cuerpo (post dissolutionemconsiderada. dominantemente lrico." (2) Argu-a corpore maneat, duret post perpe- Ad ignorantiam. Un argumento ad mento a fortiori se llama tambin atuo a corpore separata).ignorantiam es el que se halla funda-un razonamiento en el cual se usan adjetivos comparativos tales como A PARTE REI. Los escolsticosdo en la ignorancia (supuesta o efec-usan la expresin a parte rei parativa) del interlocutor."mayor que", "menor que", etc., de tal suerte que se pasa de una propo-significar que algo es segn la cosa Ad impossibile (vase ABDUCCIN). misma, es decir, segn la naturaleza Ad intra (vase supra). sicin a la otra en virtud del carcter transitivo de tales adjetivos. Un ejem- de la cosa o, ms simplemente, se- Ab judicium. Segn Locke, un ar-gn ella misma. Por ejemplo, se pue-gumento ad judicium es un argumen- plo de argumento a fortiori en este sentido es: "Como Juan es ms viejo de preguntar si las cosas naturalesto que se justifica por el argumento son a parte rei o bien si resultan so-mismo (por el "juicio") y no es, por que Pedro, y Pedro es ms viejo que Antonio, Juan es ms viejo que An-lamente de la operacin del entendi-tanto, un argumento ad hominem, ad miento. Por consiguiente, el ser ignorantiam o ad verecundiam.tonio." En la lgica clsica se con- sidera a veces este argumento comoparte rei se opone al ser secundum Ad personam. Un argumento adintellectum.personam es, en verdad, un argumen-una de las formas del silogismo lla- mado entimema ( VASE ). Pero como A POSTERIORI. Vase A PRIOBI .to contra una persona determinada,A PRIORI. Aunque las expresionesfundndose en efectivas o supuestaslos adjetivos comparativos citados ex- presan las ms de las veces relacio-a priori y a posteriori han sido em-debilidades de la persona en cuestin. pleadas abundantemente slo en laEste argumento tiende a disminuir el nes, resulta que el estudio del ar- gumento a fortiori puede ser estudia- filosofa moderna y, con menor in-prestigio de la persona contra la cual sistencia, en la medieval, el proble-va dirigido. do dentro de la lgica actual en la teora de las relaciones (vase RE -ma a que ellas se refieren fue tratado Ad quem (vase supra).desde la Antigedad. Cierto que en LACIN ). Ad rem (vase supra). sta la diferencia entre lo que es pri-El sentido ( 1 ) es predominante re- Ad valorem. Puede llamarse ad va- trico; el sentido (2), declaramentemero y lo posterior se refera mslorem a un argumento que se fundalgico. En este ltimo sentido ha sidobien a la naturaleza misma de laen el valor de la cosa o cosas conside-examinado por Arthur N. Prior ("Ar- cosa y, por derivacin, a la del co-radas o defendidas.gument a fortiori", Analysis, 9 [1948-nocimiento. Pero la cuestin de laAd verecundiam. Un argumento ad49], 49-50). Prior indica que aunqueforma de conocimiento no quedabaverecundiam es el que se funda en la un argumento como "Todo lo que es de ninguna manera excluida. Se dis-"intimidacin" supuestamente ejercidamayor que algo mayor que C es ma- tingui, as, entre el conocer porpor la autoridad o autoridades a las yor que C" es un modo de decir "Los causas y el conocer por efectos, el co-cuales se recurre con el fin de con- argumentos fortiori son vlidos", nocer segn la cosa en s, y el cono-vencer al interlocutor o interlocutores. puede efectuarse la reduccin reque-cer proj h(ma=j, quoad nos, para nos-A DICTO SECUNDUM QUID AD rida sin insertar ninguna premisa y otros. Distinciones emparentadas casi DICTUM SIMPLICITER. Vase SO- limitndose a reformular las premi- siempre con las relativas a la diferencia FISMA.sas dadas. Aplicada al caso anteriorentre el conocimiento conceptual y el A FORTIORI. La expresin a for- la reformulacin da el siguiente re-emprico, el independiente y el sultado:dependiente, etc. As pas el tiori es definida de varios modos."Todo el tamao que tiene B, esproblema a la filosofa medieval, den- Pueden reducirse a dos. (1) Se dice tamao que tiene A, y A tiene algotro de la cual comenz a tratarse la que un razonamiento es a fortiori distincin entre a priori y a posteriori cuando contiene ciertos enunciadosde tamao que no tiene B;Todo el tamao que tiene C, es en un sentido a veces muy parecido que se supone refuerzan la verdad deal moderno. Las frmulas mis- 23 10. mas solamente fueron empleadas por go, que no hay aprioridad alguna ento) de las verdades de razn no signi-vez primera por Alberto de Sajonia este sentido; todava puede pregun-fica que stas se hallen siempre pre-(Prantl, IV, 78), el cual, siguiendo tarse si no hay en Locke la nocin desentes a la mente; las verdades dealgunos precedentes ya entonces con- ciertas verdades generales distintas derazn y a priori son, en rigor, aquellassagrados, expresaba con ellas doslas ideas obtenidas mediante percep- que hay que reconocer como eviden-formas de razonamiento en las quecin o mediante demostracin. Locketes cuando se presentan, como dirase iba respectivamente del principio habla de estas verdades o ideas gene-Descartes, a "un espritu atento".a la consecuencia y de sta al prin- rales y declara que son "meras cons-No obstante las fundamentales di-cipio. Habra aqu, pues, una signi- trucciones mentales" (Essay, IV, cap.ferencias que hay entre la filosofa deficacin anloga a la que tena en lavii, 9). La cuestin se plantea enton- Hume y la de Leibniz, estos autoresAntigedad la distincin entre la de-ces del siguiente modo: son tales coinciden en un punto: en que losmostracin por la causa y por el construcciones meras expresiones lin-enunciados a priori son analticos yefecto, la cual corresponda, por lo gsticas? Si lo son, entonces no pue- no sintticos. Pero mientras para Hu-dems, al primado ontolgico de la den ser llamadas propiamente "ideas".me ello es consecuencia de su carctercausa, en tanto que sta sea, efectiva-Si no lo son, debe de haber en ellas puramente lingstico-formal, paramente, como la tradicin antigua ge- algo a priori. Leibniz es resultado de su preeminen-neralmente supona, lo que es pri-Ahora bien, una distincin entre ti-cia sobre la experiencia.mero por naturaleza. Sin rompersepos de conocimiento que lleva a laDistinta de Leibniz y de Hume esel vnculo con la tradicin, antes bienconcepcin de un a priori ( acptese o la concepcin de lo a priori defendidareapareciendo sta en la medida en no como necesario para el conocimien-por Kant. Los conceptos y las propo-que se atac el problema a fondo, la to de lo real) se encuentra por vezsiciones a priori tienen que ser pensa-cuestin del a priori, en el sentido primera solamente en Hume y en dos con carcter de necesidad absolu-actual, comienza, sin embargo, a plan- Leibniz. La distincin propuesta por ta. Pero no simplemente porque seantearse slo con toda amplitud cuan-Hume (Enquiry, sec. II, parte 1) detodos puramente formales. Si lo fue-do en la poca moderna prima sobre "todos los objetos de la razn o inves-sen, habra que desistir de formularel problema del ser la cuestin deltigacin humana" en relaciones deproposiciones universales y necesariasconocimiento.ideas (Relations of Ideas) y hechosrelativas a la Naturaleza; la universa- Tal ocurre ya en Descartes. No haycontantes y sonantes (Matters of Fact) lidad y necesidad de tales proposicio-en ste ninguna doctrina formal de loequivale a una distincin entre enun-nes sera entonces slo la consecuen-a priori, pero su nocin de "idea inna-ciados analticos y sintticos respecti- cia de su carcter analtico. Por otrota" (Med. de prima phil, II; Princ.vamente (vase ANALTICO Y SINT - lado, los conceptos de la razn nophil., I, 10) se aproxima a la concep- TICO). Los enunciados analticos son pueden aplicarse a la realidad en s ycin moderna de "idea a priori". Los completamente a priori; no procedenmenos aun servir de ejemplos o para-motivos ontolgicos priman todava,de la experiencia, pero no pueden de-digmas de esa realidad; toda metafsi-sin embargo, en la filosofa cartesiana, cir nada sobre la experiencia o sobreca basada en puros conceptos de ra-sobre los epistemolgicos; por eso las "los hechos". Se limitan a constituirzn trasciende de la experiencia posi-ideas innatas no son solamente lo pri- la base de razonamientos puramente ble y es resultado de una pura imagi-mero para nosotros, sino tambin laformales y son descubiertos mediante nacin racional (por tanto, no sintti-expresin de la realidad en cuanto esla "mera operacin del pensamiento"ca). Kant considera que el conoci-vista (directa e intuitivamente) en su (loc. cit.), pudiendo compararse con miento a priori es independiente de laverdad. Las ideas claras y distintas reglas reglas de lenguaje. A su vez, experiencia, a diferencia del conoci-(vase CLARO) de una cosa son la Leibniz distingue entre verdades demiento a posteriori, que tiene su ori-cosa misma en cuanto que vista o razn y verdades de hecho (vase ar- gen en la experiencia (K. r. V. 2).aprehendida mediante una intuicin tculo correspondiente y las pertinen- La independencia de la experiencia(VASE). Locke, en cambio, desarrollates citas de Leibniz). Las verdades de debe entenderse de un modo absolu-una crtica del innatismo ( VASE) que razn son eternas, innatas y a priori, to, no respecto a tales o cuales partespuede equipararse a una crtica de a diferencia de las verdades de he-de la experiencia. Los modos de co-todo elemento a priori en el conoci- cho, que son empricas, actuales y nocimiento a priori son pufos cuandomiento. Mas puede preguntarse si nocontingentes. "La razn escribe no hay en ellos ninguna mezcla dehay en la nocin lockiana de ideas deLeibniz es la verdad conocida cuyoelementos empricos (op. cit., B 3).reflexin elementos que no puedanenlace con otra verdad menos conoci- "Todo cambio tiene una causa" no esderivarse directa o indirectamente deda hace que demos nuestro asenti-para Kant una proposicin absoluta-las sensaciones. Si la derivacin fueramiento a la ltima. Pero de modo par-mente a priori, porque la nocin deindirecta, todava lo a priori se halla- ticular, y por excelencia, se la llama cambio procede de la experiencia. Lara ausente de la epistemologa de razn si es la causa no solamente de independencia de la experiencia noLocke. Pero si se postulara simple-nuestro juicio, sino tambin de la pro-debe entenderse en sentido psicolgi-mente que hay derivacin indirecta y pia verdad, la cual se llama tambin co, sino epistemolgico; el problemano fuese posible mostrar cmo se lle-razn a priori, y la causa en las cosasde que se ocupa Kant en la Crtica deva a cabo, ni siquiera en principio, responde a la razn en las verdades."la razn pura no es el del origen delhabra algo de aprioridad en las ideas (Thodice, IV, xvii, 1). Debe tenerse conocimiento (como en Locke y ende reflexin, cuando menos en algu-en cuenta, sin embargo, que la aprio-Hume), sino el de su validez. Ahoranas de ellas. Supongamos, sin embar- ridad (lo mismo que el carcter inna-bien, Kant admite que puede haber 24 11. juicios sintticos a priori. As, lo aParece, en todo caso, que desde el cepcin de lo a priori como la defen-priori no es siempre solamente anal- momento en que se admite que lodida por C. I. Lewis. ste admitetico. Si fuese tal, ningn conocimiento a priori tiene su fuente en un sujetola necesidad de lo a priori (en virtudrelativo a la Naturaleza podra de conocimiento, es imposible evitar de que no hay conocimiento posibleconstituirse en ciencia. Ni siquiera el las cuestiones ontolgicas que Kant se sin interpretacin), y lo proclamasentido comn puede prescindir de propona justamente evitar hasta ha- independiente de la experiencia, "nomodos de conocimiento a priori. Pre-ber despejado por entero el camino porque prescriba una forma que laguntar si hay juicios sintticos a priori para la metafsica mediante la filoso- experiencia deba cumplir o anticipeen la matemtica y en la ciencia de lafa trascendental. alguna armona preestablecida de loNaturaleza (fsica), equivale a pre- La doctrina kantiana fue a un tiempodado con las categoras de la mente,guntar si estas ciencias son posibles, ycriticada y elaborada por los idealistas sino precisamente porque no prescribecmo lo son. La respuesta de Kant esalemanes postkantianos. Ejemplo de nada al contenido de la experiencia"afirmativa en ambos casos, pero elloesta doble actitud es la de Hegel. Por (Mind and the World Order, 1929,se debe a que lo a priori no se refiere un lado, Hegel acepta la concepcin de pg. 197). Lo a priori ser verdaderoa las cosas en s (vase COSA), sino alo a priori en tanto que admitesin importar a qu se refiere. Sinlas apariencias (vase APARIENCIA). (cuando menos al exponer la doctrina embargo, lo a priori anticipa caracteresLos elementos a priori condicionan la de Kant) que la universalidad yde lo real (sin lo cual carecera deposibilidad de proposiciones universalesnecesidad deben hallarse a priori, estotoda significacin), si bien de lo realy necesarias. En cambio, no hay enes, en la razn (Vorlesungen ber dieen tanto que "categorial-mentela metafsica juicios sintticos aGeschichte der Philosophie. Teil III,interpretado". Esto tiene variaspriori, porque lo a priori no se aplica Abs. iii. B; Glckner, 19: 557). Por consecuencias. Primero, el rechazo dea los noumena, (vase NOMENO). otro lado, Hegel considera que las ex- las concepciones tradicionales entreKant trata en la Crtica de la raznpresiones a priori y sintetizar usadas ellas, la kantiana de lo a priori.pura (donde con ms detalle ha ela- por Kant son vagas y hasta vacasSegundo, la consideracindelborado la idea de la aprioridad) de (Logik, Buch I, Abs. II, Kap. ii. A. conocimiento a priori como un cono-las formas a priori de la intuicin ( es- Anm. 1; Glckner, IV, 250). De mo- cimiento formal. Tercero, y finalmente,pacio y tiempo) y de los conceptosdo sorprendentemente parecido al el hecho de que tal formalidad noa priori del entendimiento o categoras.modo como la nocin de a priori ha equivalga a una pura vaciedad de lasMikel Dufrenne ( Cfr. op. cit. infra, sido elaborada por los fenomenlogos,significaciones. Con lo cual Lewis pgs. 11 y sigs.) ha indicado que pue- Hegel estima que tambin la determi- mantiene, por as decirlo, una posicin den discernirse dos grupos de proble-nacin del sentimiento posee elemen- intermedia entre la concepcin mas relativos a la concepcin kantiana tos (o "momentos") a priori (loc.puramente formal y la puramente de lo a priori. Por un lado, problemas cit.), con lo cual dicho filsofo ex-trascendental. Pues los principios a relativos a la naturaleza del sujeto entiende la nocin de aprioridad a lopriori representan verdaderamente tanto que "portador" de lo a priori. que no es solamente intelectual. principios de orden y criterios de lo Lo a priori funda la objetividad enLa cuestin del a priori ha sido real (op. cit., pg. 231); al determinar tanto que un sujeto constituyente debatida muchas veces en el pen-las significaciones, la mente forja ese (vase CONSTITUCIN Y CONSTITUTIVO) samiento filosfico contemporneo.tipo de verdad sin el cual no habra hace posible la experiencia. Pero hay Mientras unos lo han seguido admi-ninguna otra verdad posible. Por eso aqu, en rigor, dos elementos: unatiendo en un sentido anlogo al deel hecho de que los ltimos criterios condicin surgida de la naturalezaKant, otros lo han rechazado, ya seade las leyes de la lgica sean subjetiva y una condicin formal de laen nombre de la concepcin ms"pragmticos" no significa, para el experiencia como tal. Si se subraya eltradicional de lo a priori, ya sea en "pragmatismo conceptualista"de primer elemento, se tiende a unanombre de la proclamada imposibi- Lewis, la sumisin de lo formal a una concepcin psicolgica del sujeto lidad de concebir ningn conocimien-decisin arbitraria cualquiera, sino el trascendental; si el segundo, a una to que no est dado bajo estas dosresultado del hecho de que la eliminacin de todo sujeto como formas: o como procedente de la clasificacin categorial e sujeto. Por otro lado, hay problemasexperiencia o como puramente lgico-interpretacin de lo real sean forzo- relativos a la relacin entre el sujeto analtico (vase ANALTICO). Lo a samente nuestra clasificacin y nuestra y el objeto. Esta relacin es para Kant priori ha significado entonces lo pu- interpretacin. trascendental ( VASE); no se trata deramente vaco y formal, la "lgicaLa solucin de Husserl al proble- produccin del ente, sino de determi- que llena el mundo", para emplearma es de carcter muy distinto, pero nacin de la objetividad del objeto la expresin de Wittgenstein. Contra-se refiere tambin a la cuestin de (de su cognoscibilidad en tanto que riamente a Kant, se han eliminado de subrayar la aprioridad sin tener que objeto). Pero aqu se puede conside-lo priori todas las sntesis y todoabandonar la referencia a lo real. En rar o que el sujeto trascendental ab- elemento sinttico. Esta ltima con- la fenomenologa de Husserl, el ca- sorbe el objeto en su objetividad decepcin ha asumido diversas formas,rcter de aprioridad no es propio so- un modo total, de suerte que las con- desde las ms radicales hasta las ate- lamente de las esencias formales, sino diciones del objeto son equivalentes anuadas. A las primeras pertenecen la tambin de las materiales, con lo las modificaciones del sujeto, o que el mayor parte de las corrientes neo- cual queda ampliado el marco de la objeto absorbe por entero al sujeto.positivistas y "analticas"; dentro de concepcin kantiana de lo a priori, las segundas puede incluirse una con-excesivamente vinculada a su sign- 25 12. ficacin formal. Gracias a esta aprio- of a Priori", The Philosophical Re-view otra realidad (en Dios). Esta ltimaridad de las esencias materiales esLIII (1944), 464-84. H. Ne-ri distincin es radical, pues se refiereposible, como Scheler ha realizado Castaeda, "Analytic Propositions,a la raz del ser y de lo creado.en la esfera de la tica, una sntesis Dfinitions and the A Priori", RatioPuede, sin embargo, distinguir-de lo umversalmente vlido con loII (1959), 80-101. Mikel Dufren- se entre el ser a se y el ser ab alioconcreto y, con ello, un conjunto de ne, La notion da priori, 1959. Vase asimismo la bibliografa en el en un sentido menos radical. As, porciencias basadas en un "apriorismo artculo ANALTICO Y SINTTICO. Para ejemplo, se dice que una entidad pro-material". Lo a priori resulta as esen- el priori en la teora fsica: A. Pap, cede de otra cuando tiene simple-cialmente modificado, pero ello no The A Priori in Physical Theory, mente en esta otra su origen (consignifica que la aprioridad quede so-1946. Sobre el a priori en diferentesfrecuencia causal): lux est a sole (lametida desde su principio a la obser-autores y corrientes: M. Guggen-heim,luz procede del sol). La distincinvacin de los hechos y a toda com- Die Lehre vom apriorischen Wissenentre a se y ab alio es paralela conprobacin fctica. Lo que es a prioriinihrer Bedeutungfr die frecuencia a la distincin entre in sese comporta respecto a lo real de unaEntwicklung der Ethik und der Er-(VASE) e in alio, aun cuando se tiendedoble manera: por una parte, eskenntnistheorie in der sokratisch-pla- a emplear la primera cuando so hace tonischen Philosophie, 1885. Nico-independiente de l en el sentido de lai Hartmann, Das Problem desreferencia al principio del cualque en l se da la esencia de lo realApriorismus in der platonischen Phi- procede una entidad y la segundaaun en el caso de que ste no apa- losophie, 1936 (Sitzungsber. der cuando se habla del ser de una enti-rezca como algo efectivo y no pase preuss. Ak. der Wiss. Phil. hist. Kl.dad. Cuando se subraya el motivo dede su mero ser fenmeno a ser "apa-XV [1935]; reimp. en Kleinere Schrif-la procedencia se usan las expresionesriencia"; por otra, est vinculado a ten, II, 1957, pgs. 48-85). Aline a se moveri (que se contrapone a abl en el sentido de que all halla Lion, Anamnesis and the A Priori,alio moveri) y a se procedere (que secumplimiento la experiencia extra-fe-1935. L. di Rosa, La sintesi a priori: contrapone a ab alio procedere). Pornomenolgica. De esta suerte lo S. Tomaso e Kant, 1950. Bella . Milmed, Kan and Current Philosophicallo dems, el proceder de otra entidadpriori se hace contenido intuitivo yIssues: Sortie Modem Develop-ments ofpuede entenderse en dos sentidos: se-no imposicin del entendimiento so-His Theory of Knowledge, 1961, gn el ser real (secundum esse reale)bre un hipottico caos de lo dado especialmente Caps. II, III, V y VII.y segn el ser intencional (secundumy experiencia en vez de ser for- Lothar Eley, Die Krise des Apriori esse intentionale). Para el significadoma impuesta a la experiencia. Toda in der transzendentalen Ph-nomelogiede ser intencional, vase INTENCIN,identificacin de lo a priori con lo E. Husserls, 1962 [Phae-nomenologica,INTENCIONAL , INTENCIONALIDAD.no "emprico" y lo formal identifi- 10]. A. Silberstein, LeibnizSe dice tambin del ser a se quecacin que tiene su paralelo en la noApriorismus im Verhltnis zu seinerposee aseidad (aseitas). Lo mismomenos usual identificacin de lo a Metaphysk, 1904. A. Sicker, Der leibniz-kantische Apriorismus und dieque hemos visto para el ser a se, laposteriori con lo emprico y lo ma-neuere Philosophie, 1900. G. aseidad puede afirmarse de un modoterial queda as invalidada. Lo Hellstrm,OnHumes general, como un rasgo de todo entepriori no es el conjunto de formas aprioribegrepp, 1925. G. Cesca,que procede de s mismo y, porgenerales que modelan una materiaLa dottrina kantiana della priori,lo tanto, del ente, o de un modo (on-no menos general; la relacin entre1885. Rudolf Eisler, Die Weiter- tolgica-formalmente) menos general,lo formal y lo material es meramente bildung der Kantschen Apriorittsleh-como el constitutivum metaphysicumrelativa, pues lo que en un caso re bis zur Gegenwart, 1895. Akede un ente determinado, pero nico,puede ser materia de una intuicin Petzll, Der Apriorismus Kants und Dios. Algunos autores se inclinan porpuede ser en otro caso forma. La opo-die "Philosophia pigromm", 1933. C. Mazzantini, II problema delle ve- lo primero y dan distintas razonessicin absoluta entre lo a priori y lo rita necessarie e la sintesi a priori di para apoyar su opinin: que la no-a posteriori no coincide con una opo-Kant, 1935.cin de referencia es demasiado for-sicin paralela entre lo formal y loA SE. En el vocabulario latino de mal y conviene slo al ente en cuan-material y menos aun con una opo-la escolstica es comn distinguir en- to ente, que reducir la aseidad asicin paralela entre lo lgico y lo tre la expresin se y la expresin Dios lleva al riesgo de absorber enalgico. La posibilidad de una aprio-ab alio. A se significa "por s", "por ste todos los dems entes, etc. Otros,ridad material es tan completa, se-s mismo", "desde s", "desde s mis-en cambio, se manifiestan partidariosgn Husserl, que puede decirse que mo", "procedente de s", "procedente de lo segundo, y alegan en favor dea ella pertenecen la mayor parte dede s mismo"); ab alio significa su tesis que la aseidad puede pre-las aprioridades. dicarse nicamente de aquella rea- "procedente de otro". Por este motivo Adems de los textos a que se ha lidad en la cual la esencia subsistehecho referencia en el artculo, vanseun ser a se es considerado como un ser independiente, a)/narxon. Se dice, en toda la plenitud del ser, es decir,las siguientes obras. Anlisis de laque posee todas las perfecciones tantonocin de a priori: Narziss Ach, Ue- as, que Dios es a se (substantia a se)intensivas como extensivas.ber die Erkenntns a priori, insbeson- y tambin per se, ex se, puesdere in der Arithmetik, 1913. Ni-tiene su principio (o causa) de existir A SIMULTANEO. Vase Dios,colai Hartmann, "Ueber die Erkennt- ONTOLGICA ( PRUEBA). en s mismo. En cambio, una entidadbarkeit des Apriorischen", Logos, Vcreada se dice que es ab alio, porque AALL (ANATHON) (1897-1943)(1914-15), 290-329; reimp. en Klei- nac. en Nseeby (Troms, Noruega),nere Schriften, III, 1958, pgs. 186-no tiene el principio (o causa) de218. A. Pap, "The Different Kindsexistir en si misma, sino en docente privado en Halle de 1904 a 26 13. 1908 y profesor en Cristiana (Oslo awart in Selbstdarstellungen, ed. R. dad o absorberse en la concienciapartir de 1925) desde 1908, se dis-Schmidt, t. V, 1924, pg. 22).absoluta del idealismo. Tal principiotingui primeramente por sus estudios Obras principales: Der Logos. Ge-no deba apoyar ni lo puramente sub-histrico-filosficos e histrico-religio- schichte seiner Entwicklung in derjetivo ni lo enteramente objetivo, nisos, pas luego al estudio de la psi-griechischen Philosophie und derlo completamente racional ni lo abso- christlichen Literatur, I, 1896; II,lutamente irracional. Por otro lado,cologa experimental y desemboc, fi-1899 (El Logos. Historia de su evo-nalmente, en una filosofa de la Na- lucin en la filosofa griega y en la no deba ser tampoco un compromisoturaleza y en una metafsica. Como elliteratura cristiana). Om San- eclctico. Abbagnano hall en el con-propio Aall puso de manifiesto, su in- synliget og dens betydning logisk cepto de existencia ( VASE) la formu-ters por la filosofa se manifest en betraktet", Tidskr. f. Mathematik oglacin de tal posibilidad. Pues estedos esferas que juzgaba relacionadas Naturvindenskab (1897) ("Sobre la concepto replanteaba los datos mis-entre s: la filosofa en su histo-probabilidad y sus condiciones des- mos de la cuestin metafsica al insis- de el punto de vista lgico"). tir en la problematicidad esencial delria, y lo que llam la filosofa deMacht und Pflicht. Eine Natur- undla existencia, es decir, de la realidad. Rechtsphilosophische Untersuchung,principio. La problematicidad es en-La primera fue entendida por Aall1902 (Poder y Deber. Una investi- tonces lo nico que permite el pensa-como un estudio que no comprendagacin de filosofa de la Naturalezamiento y la vida, es decir, lo quesolamente la exposicin histrica de y filosofa del Derecho). Ibsen ogconstituye su propio horizonte. Ahoralos filosofemas, sino su vinculacin Nietzsche, 1906. Henrik Ibsen bien, esto caracteriza los modos den-con la total situacin histrica de la als Dichter und Denker, 1906 (H. I. tro de los cuales la existencia vive o como poeta y pensador). Logik,por los cuales se manifiesta: el esfuer-cual tales filosofemas haban emer-3a ed., 1921. "Filosofien i Nor-gido: no hay motivo, deca Aall, den", Videnskapsehk, Skr. hist. fil.zo (impegno), la decisin (decisione),para cortar la relacin entre la so- kl, 1 (1918) ("La filosofa en la eleccin (scelta) y la fidelidad (fe-fstica jnica y la democracia griega, Noruega"). Psykologi, 1926. delt). La unidad ltima de estos mo-entre el industrialismo moderno y la Socialpsykologi, 1938. Adems,dos, o la estructura fundamental de lapsicologa emprico-experimental. La numerosos escritos, publicados en re- existencia, es, por otro lado, lo quesegunda fue entendida como una vistas, sobre temas de psicologa ex- puede permitirle eludir el recaer den- perimental, de Historia de la filosofa tro del inmanentismo idealista: la tras-filosofa de la Naturaleza desarrolladay de filosofa de la Naturaleza. Par-sobre bases epistemolgicas y conticularmente importantes para su fi-cendencia. De ah la insistencia deintenciones ltimamente metafsicas. losofa son los escritos: "Gibt es ir-Abbagnano en el modo particular conEsta filosofa de la Naturaleza o filo-gendeine andere Wirklichkeit als dieque l defiende la relacin o rapportosofa crtica de la existencia tena mechanische?", Zeitschrift fr Philo- de la existencia con el ser, a que he-por base positiva la investigacin sophie, CLXII (1917) ("Hay al- mos aludido en el artculo Existencia-psicolgica, que Aall condujo sobreguna otra realidad adems de la rea-lismo (VASE ). Por eso la existencia lidad mecnica?") y "The Problem of es, en Abbagnano, la propia relacintodo en el sentido de una psicologa Reality", The Journal of Philoso-phy,de los sentidos y que consisti en XXII (1925), 533-47 V. tambin la con el ser, y por eso los actos exis-una asimilacin, crtica y superacinautoexposicin citada arriba. tenciales pueden trascender hacia eldel mecanicismo y del energetismo ABANO (PEDRO DE). Vase PE - ser; en suma, "hacia la unidad abso-contemporneos. El reduccionismo deDRO DE ABANO. luta del ser". Pues, en ltima instan-stos era rechazado por Aall comocia, la existencia se constituye tras-ABBAGNANO (NICOLA) nac.cendiendo hacia la existencia, y seuna inadmisible adhesin al monismo (1901) en Salerno (Italia), profesorreduce a este continuo trascender.metafsico. Una cierta forma de desde 1939 en la Universidad de Obras principales: Le sorgentirealidad, ciertamente funcional, perono simplemente energtica, se reve- Turin, representa actualmente el irrazionali del pensiero, 1923. existencialismo (VASE) italiano. Sinproblema dellarte, 1925. Il nuovolaba, a su entender, entre los coefi- embargo, el existencialismo de Ab- idealismo inglese e americano, 1927.cientes fisiolgicos observables y las Guglielmo di Ockam, 1931. La bagnano no es un reflejo del existen-manifestaciones psquicas. Esto cons-nozione del tempo in Aristotele, 1933. cialismo alemn o francs, sino un re-titua la base de la mencionada "cr- La fsica nuova. Fondamenti di sultado del desarrollo interno de sutica de la existencia real", que in- propio pensamiento, surgido, por lo una teora della scienza, 1934. clua el anlisis psicolgico-crticoprincipio della metafsica, 1936. dems, de la propia situacin filos- Lineamenti di pedagogia, 1936. de las nociones de energa, de tiempo y fica contempornea. Abbagnano re- La struttura dell esistenza, 1939 (trad.de movimiento y que desembocaba,finalmente, en una concepcin chazaba ya en su primer libro noesp.: La estructura de la existencia, slo las concepciones "clsicas" de la1958). B. Telesio (I. Telesio. II.funcional de la unidad del alma yTelesio e la filosofa del Rinascimen- verdad, sino tambin las que, comodel cuerpo, del espritu y de la ma- to), 1941. Introduzione allesis- las intuicionistas, modernistas o pu-teria, as como en una filosofa detenzialismo, 1942, 2a d., 1947 (trad. ramente historicistas, slo podan seresp.: Introduccin al existencialismo,la existencia que, en sus propios parcialmente satisfactorias. Desde un 1955). Filosofa, Religione, Scien-trminos, deba ser designada como principio se trataba, pues, de encon- za, 1947 (trad. esp.: Filosofa, relipluralista y que sostena que "elpropio espritu y su vida, los propios trar algn elemento capaz de repre- gin y ciencia, 1961). Existenzia- sentar un principio metafsico en ellismo positivo, 1948 ( trad. esp. : Exiscontenidos empricos de carcter notencialismo positivo, 1953). Storia cual las dems realidades fuesen da-mecnico, poseen realidad indepen- della filosofa, 3 vols. (I, 1, 1949; II, das sin reducirse a la pura racionali-diente" (Die Philosophie der Gegen-1 y 2, 1949); III, 1953), reed. en 327 14. vols., 1953-54) (trad. esp.: Historiaviada para las pruebas ad absurdumtido ms prximo a las expresio-de la filosofa, 2 vols., 1955-56). y ad impossibile. En los artculosnes reduccin al absurdo y re-Storia del pensiero scientifico, 1951 ysobre los trminos absurdo y re- duccin a lo imposible, si bien afir-sigs. Possibilita e liberta, 1956duccin hemos hecho ya referenciamando que la prueba indirecta en(trad. esp.: Filosofa de lo posible,que consistira ltimamente la ab-1957). Problemi di sociologia, 1959a estas significaciones. Nos limita-(coleccin de artculos [1951-1958]).remos ahora al sentido que tieneduccin clsica puede convertirse Dizionario di Filosofa, 1961 ( trad.a)pagwgh cuando se traduce por ab- fcilmente en una prueba directa,esp.: Diccionario de Filosofa, 1963). duccin. En este caso se trata dey negando al mismo tiempo la legi- Vase autoexposicin de su filosoun silogismo cuya premisa mayor estimidad de confundir bajo la especiefa titulada "Metafsica ed esistenza" cierta y cuya premisa menor es pro- comn de la apagog o reduccin alen M. F. Sciacca, Filosofi italianibable. O, como dice Aristteles, "hay absurdo dos formas distintas. Trata-contemporanei, 1944, pgs. 9-25. abduccin cuando es cierto que el mos, por consiguiente, esta signifi-Vase tambin V. Fatone, La existencia humana y sus filsofos, 1953, primer trmino conviene al medio, cacin que Peirce da al trminocap. X. G. Giannini, Lesistenzia- siendo incierto, en cambio, que elabduccin en el artculo sobre lalismo positivo di . ., 1956. Matrmino medio convenga al ltimo, reduccin ( VASE).ra Angela Simona, La notion de li aun cuando esta relacin sea tan ABELARDO (PEDRO) o Abailardbert dans lexistentialisme positif deprobable o inclusive ms probable (1079-1142), llamado Peripateticus. ., 1962 [Studia Friburgensia, N. que la conclusin" (An Pr., II, 25, palatinus, naci en Le Pallet, en elS., 32]. 69 a 20-23). Tambin hay abduccincondado de Nantes, y estudi en Pars ABDERA (ESCUELA DE). A"cuando los trminos intermediarios bajo el magisterio de Guillermo demenudo se encuentra en las historias entre el ltimo y el medio son po-Champeaux, cuyas doctrinas combatide la filosofa griega la expresin Es- cos". En otras palabras, hay, segn violentamente. Con el fin de ensearcuela de Abdera. Designa el llamado Aristteles, dos modos de la abduc- sus propias doctrinas, Abelardo fundatomismo de algunos de los filso- cin, es decir, dos modos de silo-una escuela en Melun, escuela quesos presocrticos (Leucipo, Dem-gismo que no proporcionan sino un luego traslad a Corbeil. Poco tiempocrito). El nombre procede del lugarconocimiento probable: en el prime- despus, no obstante, regres a Parsde nacimiento de Demcrito: Abdera,ro, la premisa mayor es evidente ypara estudiar de nuevo con Guillermouna colonia jnica de Tracia (dondela menor incierta o slo probable,de Champeaux. Renovada suhaba nacido tambin Protgoras).y justamente de igual grado de pro- oposicin al maestro, se allegPor este motivo Demcrito es llamado babilidad que la conclusin; en elmuchos discpulos. Lo mismo le ocu-asimismo el abderita. Tanto este nom-segundo, la premisa menor es pro- rri en Laon, adonde fue para estu-bre como la expresin que designabada mediante un nmero de trmi- diar con Anselmo de Laon. Despusla escuela pueden considerarse, sinnos medios menor que el de la con-de ello pas a Pars y abri escuelaembargo, slo como recursos mnemo- clusin. Si suponemos, con Aristte-en la montaa de Santa Genoveva,tcnicos. En efecto, en la poca deles, que A significa "que puede ser alcanzando resonantes xitos. La tor-los atomistas la actividad filosficaenseada", B, "ciencia" y C, "vir-mentosa vida de Abelardo no termi-griega estaba centrada en Atenas, y el tud", resultar que la ciencia pueden, sin embargo, con sus incesantesperodo durante el cual floreci laser enseada, en tanto que es inciertopolmicas y sus discutidos libros; susEscuela de Abdera es el llamado pe-que la virtud sea una ciencia. "Si, clebres amores con Elosa, su entradarodo tico. Por lo dems, Demcrito pues dice Aristteles la proposi- en religin, su vida de magisterviaj mucho por diversos pases delcin BC es tan probable o ms proba-errante, las acusaciones de San Ber-Cercano Oriente y hasta se dice queble que AC, hay abduccin; estamos, nardo y la condenacin de varias detuvo contacto con los hindes. Final-en efecto, ms cercanos al conocimien-sus tesis en los concilios de Soissonsmente, Leucipo, uno de los miembrosto por el hecho de haber agregado a (1121) y de Sens (1140) contribuye-de la Escuela, no naci en Abdera, la conclusin AC la proposicin BC, ron a formar la imagen de un Abe-sino en Mileto, y parece haber sidopues antes no poseamos de ello lardo inquieto que no por azar se hadiscpulo de Parmnides. Esto hace ningn saber" (op. cit., 69 a 25-30). convertido en tema de inspiracin ro-sospechar que hay relacin entre los Y habr tambin abduccin si supo-mntica.eleatas y la Escuela de Abdera, rela-nemos que los trminos intermedioscin que se confirma cuando adverti-Se ha sostenido a veces que Abe- entre y C son poco numerosos. lardo fue el fundador del mtodo es-mos que cada uno de los tomos de"Admitamos, por ejemplo, que DDemcrito (vase ATOMISMO) parececolstico. Aunque esta opinin es dis- signifique ser cuadrado, E figuracutible, parece cierto de todos modoshaber sido concebido por analogarectilnea y F, crculo. Si entre Econ la esfera de Parmnides. que dio con su obra Sic et Non una y F hubiese slo un trmino inter-amplia difusin al mtodo basado enPara bibliografa, vanse FILOSO-medio (p. ej., si mediante el auxilio la contraposicin de las autoridades FA GRIEGA y PRESOCRTICOS. de lnulas el crculo se igualara a patrsticas con vistas a su armona y ABDUCCIN.Eltrmino una figura rectilnea), estaramos msconciliacin dentro de los dogmasa)pagwgh/ se traduce de varios cerca del saber" (loc. cit.). y tambin con vistas a la fundamen-modos. Por un lado, significaPara Ch. S. Peirce (VASE), el tr- tacin racional de stos. Por lo tan-reduccin. En tal caso la apagog es omino abduccin designa uno de losto, el llamado racionalismo teolgicola reduccin de las figuras del tipos de la inferencia. Por lo tanto,de Abelardo que ha inducido a al-silogismo (VASE) a la primeraPeirce utiliza dicho vocablo en sen- gunos historiadores, con evidente exa-figura, o la expresin abre- 28 15. ABEABEABEgeracin, a considerarlo como unde Champeaux a una atenuacin dema extema de la remisin del pecado"ilustrado" avant la lettre no es mssu posicin en el sentido del realis- por la ntima vivencia del arrepen-que una igual oposicin a los telo-mo de la indiferencia ( VASE ). Pero timiento. Por otro lado, pareca congos que se negaban a aplicar la dia-una vez establecido esto es preciso ello destacar nicamente la importan-lctica ( VASE ) a las cosas divinas y ver lo que positivamente enseaba cia de la conciencia moral, pero noa los que la convertan en la nica Abelardo acerca de los universales. intentar suprimir la autoridad dele-ciencia de la divinidad. Pero si Abe- Su posicin puede esquematizarse delgada de Dios. Cierto que la distin-lardo no fue un fundador, fue sin siguiente modo: el universal es uncin entre el delito y el pecado aludeduda un gran incitador, de suerte que nombre, un nomen, y el nombre esa la concepcin de la intencin comosu influencia debi de ser mayor to-una vox significativa. Se trata en- fundamento de la bondad o de ladava de lo que permiten sospechartonces de aclarar el sentido de la sig- maldad. Mas esta bondad o maldadlas huellas dejadas en la posterior es- nificacin y de examinar su rela- no son nunca completamente subjeti-colstica. Sus puntos de vista son muycin con lo significado. Para con-vas. Menos aun pretenda Abelardodiversos, pero de ellos nos interesan seguirlo Abelardo dedic considerable suprimir el efectivo castigo del de-primordialmente dos: uno se refiere esfuerzo al anlisis lgico de la lito, pues si bien el filsofo escribia la doctrina de los universales; elpredicacin. Por lo pronto, advirtien el Captulo V de su tica que "elotro, a la tica. que predicar algo de una multiplici-acto del delito no es un pecado enEn lo que toca a la primera doc-dad es una funcin que ejercen loss mismo", advirti acto seguido quetrina, Abelardo se opuso tenazmente vocablos, los cuales convienen conen el orden humano la imposibilidadal realismo ( VASE), tal como era de-varias entidades. Con ello se introdujo de hacer lo que Dios hace sondearfendido por Guillermo de Cham-un nuevo concepto: el de "con-la verdad en el corazn impone juz-pame, pero no se opuso menos alveniencia". Es un concepto difcilgar la maldad segn el acto y nonominalismo (v.), por lo menos talde precisar. Pues esta convenien- segn el espritu con que es ejecuta-como haba sido defendido por Ros-cia parece muy prxima al status me-do. As, la radicacin de la bondadcelino de Compigne. Esto ha llevadodiante el cual los realistas muy mode-o de la maldad en la intencin esa algunos autores a la conclusin derados designaban el "encuentro" enms bien un lmite extremo que unaque la posicin de Abelardo fue una varios individuos de un carcter co-propiedad efectiva del acto; no sola-preparacin para la tesis del realismomn. En vista de estas dificultades,mente debe ser llenada la intencinmoderado, ulteriormente fundamenta- no es sorprendente que Abelardo de- en cada caso con un contenido quedo por San Alberto el Grande y Santojara a veces su posicin en un estado la haga real, sino que la realidad deToms de Aquino. Esta opinin esmucho menos preciso del que supo- este contenido debe, adems, coinci-considerada hoy como excesivamentenen algunos historiadores de la filo- dir con la ley divina. Tambin aqu,simplista. No es sorprendente, pues,sofa. De hecho, lo nico que puede Eues, la posicin de Abelardo es osci-que haya habido entre los historia- afirmarse con relativa seguridad es lante; ello enriquece, ciertamente, sudores de la filosofa medieval un vivoque Abelardo fue un realista contra pensamiento, pero hace imposible ex-debate acerca de cul era la "verda-Roscelino y un nominalista contra ponerlo de un modo simplificado.dera posicin" de Abelardo en el pro- Guillermo de Champeaux, pero no Entre los escritos de Abelardo hayblema que nos ocupa. Dos interpre-todava un realista moderado. Ciertoque notar, adems de su autobiografataciones se han enfrentado: la de que Abelardo declara en la lgica Historia calamitatum, el De unitate etquienes han sostenido que Abelardollamada Ingredientibus que "gneros trinitate divina (escrito en 1120,condenado en 1121), el ya mencio-fue un conceptualista y que interprety especies significan realmente cosas nado Sic et Non (1122), llamadolos universales como "concepcionesque existen verdaderamente". Pero laasimismo Compilatio sententiarum odel espritu", y la de quienes hansignificacin de existir verdadera-Sententiae ex divinis scripturis col-declarado que, no obstante su crtica mente no queda con ello ms clara. lectae; la Theologia christiana ( 1123de Roscelino, se mantuvo en el fondoDiremos, pues, que la solucin de o 1124), la Theologia (cuya primeradentro de la misma corriente nomina-Abelardo pareca tender a una vaci- parte, conservada, es la Introductiolista que se desarroll desde el citado lacin entre la realidad del "encuen- ad theologiam) para la cual las fe-chas van de 1125 a 1136 1138.filsofo hasta Guillermo de Occam.tro" de lo comn en los individuos, La Ethica o Scite te ipsum es dePara terciar en este debate convieney la concepcin del universal comofecha incierta, aunque posterior aver lo que Abelardo pensaba acercauna inteleccin de la mente. Este l- 1125. El Dialogus inter Judaeum,de los universales al hilo de la dobletimo aspecto fue subrayado por Abe- Philosophum et Christianum fue es-critica de Roscelino y Guillermo de lardo sobre todo cuando quiso opo-crito al final de su vida. Las obrasChampeaux. Ahora bien, es claro que nerse a la concepcin de los univer-lgicas principales de Abelardo son:para Abelardo los universales no eran sales como "cosas" o "naturalezas". Introductiones parvulorum [glosas aAristteles, a Porfirio y a Boecio];como para Roscelino meras vo- Pero no es posible reducir a ella todaLogica ingredientibus [glosas a Por-ces, ya que stas eran concebidas la doctrina sobre los universales defirio]; Logica nostrorum petitioni [glo-como realidades mentales. Pero tam- Abelardo si no queremos simplificar sas a Porfirio]; Dialectica. Esta lti-poco eran como para San Anselmosu posicin de un modo excesivo.ma comprende cinco tratados: I [an-o ms aun para Guillermo de Cham- En cuanto a la tica, advertiremostepredicamentos, predicamentos ( ca-peaux cosas, res. En su crtica deque se manifiestan en Abelardo an-tegoras), postpredicamentos]; II [si-esta ltima posicin Abelardo parecilogas vacilaciones. Por un lado, Abe-logismos categricos]; III [tpicos];IV [silogismos hipotticos]; V [divi-inclusive haber llevado a Guillermolardo pareca intentar sustituir la for-29 16. ABE ABEABEsin y definicin], Ediciones de ideas, 1960, pgs. 157-72). E. Gil-es modelo de todo conocimiento, deAbelardo: Petri Abelardi Opera, Pa-son, Helose et Ablard, 1938. modo que el conocimiento de cual-risiis, 1616, por Ambroise, muy in-ABENALARIF (Abu-l-Abbas quier cosa es, en ltimo trmino, unacompleta; Ouvrages indits dAb- Ahmad bn Muhammad bn Musa bnaproximacin mayor o menor al cono-lard, por Victor Cousin, Paris, 1836; Ibn Ata Allah Ibn Al-Arif) (1088-refundicin y ampliacin de esta edi- cimiento de Dios y al conocimientocin por el mismo Cousin: I, 1849;1141) naci en Almera. Se form en que posee Dios. Abenalsid desarrollII, 1859, con un estudio sobre Abe- el sufismo con varios maestros que, la doctrina de la creacin a base delardo reproducido en Fragments phi- segn Asn Palacios, procedan de laemanaciones, y la doctrina del almalosophiques, II, pgs. 1-217. Edicin escuela masarr (vase ABENMASA-humana a base de los grados del co-de Migne PL., CLXXVIII. Algunos RRA). Las tendencias de Abenalarifnocimiento.textos ms completos y otros hastaeran una combinacin de metafsica El citado Kitab al-hada iqentonces desconocidos han sidomasarr y mstica neoplatnica. Segn (Libro de los cercos) ha sidopublicados posteriormente; conviene Abenalarif, no hay comparacin ni publicado y traducido por Miguelmencionar a este efecto, la publica-analoga posible entre Dios y las co- Asn Palacios en Al-Andals, Vcin por Geyer de la lgica llamada (1940), 45-154, reimp. en ObrasIngredientibus y de la lgica Nostro- sas y, por tanto, entre Dios y el hom-rum sociorum petitioni (Cfr. Die phi- bre. Dios es todo y las cosas son nada; escogidas, de Asn, tomos II y IIIlosophischen Schriften Peter Abelards,sin embargo, el hombre puede, me- (1948), pgs. 485-562. Adems deI, 1919; II, 1921; III, 1923; IV, 1933diante desprendimiento de cuanto es dicha obra se deben a Abenalsid,[Beitrge zur Geschichte der Philo- y le pertenece, ascender, a travs de entre sus libros de carcter filosfico ysophie des Mittelalters, XXI] y sigs.); teolgico: Kitab al-iqtidab fi sarhuna serie de "moradas", hasta laadab al-kuttab (Libro de lala publicacin de la Dialectica, a base unin mstica con Dios, que es uninimprovisacin), ed. Beirut, 1901. del MS. Lat. 14.614 de la Bi- de todo y nada. En el acto de laKitab al-insaf fi al-tanbib ala al-bliothque Nationale, de Pars, por unin del hombre o, mejor dicho, asbab al-muyiba li-ijtilaf al-ummaL. M. de Rijk, 1956 (WiJsgertge Teks- (Libro del aviso ecunime acerca de lasten en Studies, 1) [la seccin sobredel "sabio" y del "iniciado" conlos predicamentos, Parte I, falta enDios desaparece todo rastro de mate-causas que engendranlaseste MS.]; la ed. por L. Minio-Palue- rialidad y hasta todo rastro de reali-discrepancias de opinin en el Islam),llo de textos lgicos inditos: Abae- dad que no sea la pura realidad deed. El Cairo, 1901. Kitab al-ma-lardiana Indita (I. Super Perierme-Dios en cuanto msticamente contem- sail (Libro de las Cuestiones), ed. ennias XII-XIV; 2. Sententiae secundumparte por Asn, Al-Andals, III(1935),plado. Abenalarif ejerci gran in-345-89. Vase Miguel Cruz Her-M. Petrum), en Twelfth Century Lo-fluencia, formndose una "escuela ala-nndez, Historia de la filosofa espa-gic. Texts and Studies, II, 1958. rifiana". ola. Filosofa hispano-musulmana, to-Ed. crtica de Historia calamitatum, De las obras de Abenalarif se con- mo I (1957), pgs. 307-22.por J. Monfrin (Paris, 1960). Se anun-serva slo el Mahasin al-Mayalis; vasecia ed. de la Ethica, por L. M. de ABENARABI (Abu Bakr Muham-Rijk (en Wijsgerige Teksten en Stu- Miguel Asn Palacios, "El mstico mad bn li Ibn Arabi) (1164-1240)dies. Vase tambin la SummaAbu-l-Abbas Ibn al-Arif de Almeranaci en Murcia y se traslad muyboni, por vez primera editada en su y su "Mahsin al-mayalis", en Obras joven a Sevilla, viajando luego por elintegridad por Heinrich Ostlender escogidas, 1946, pgs. 219 y sigs. Vase tambin Miguel Cruz Hernn- frica del Norte y el Prximo Orien-(1939). Ch. de Rmusat, Ablard,dez, Historia de la filosofa espaola. te; sus ltimas residencias fueron Bag-sa vie, sa philosophie et sa thologie, Filosofa hispano-musulmana, tomo I dad y Damasco, en cuya ltima ciu-2 vols., 1845. E. Vacandard, P. A.(1957), pgs. 301-306.dad falleci. Aunque Abenarabi tuvoet sa lutte avec Saint Bernard, sa doc- conocimiento de Aristteles, de Alfa-trine, sa mthode, 1881. A. Hjelml,ABENALSID (Ibn al-Sid) (1052-1127) naci en Badajoz y se trasladrabi y de Averroes, su pensamiento seDen helige Bernhard och Abaelard,1898. J. Schiller, Abaelards Ethiksucesivamente a Albarracn, Toledo, orient en la lnea del neoplatonismo,im Vergleich zur Ethik seiner Zeit, con influencias de Abenhazam y so-Zaragoza y Valencia, donde falleci.1906. F. Schreiter, Petrus Abae-bre todo de Abenalarif ( VASE). Si-Su pensamiento filosfico, expresado yguiendo esta lnea, Abenarabi destaclards Anschauungen ber das Ver-sistematizado sobre todo en el Kitabhltnis von Glauben und Wissen, el carcter puro y absoluto de Dios1912. P. Laserre, Un conflit reli-al-hada iq (Libro de los cercos), es como unidad suprema y neg la po-gieux au XIIe sicle, 1930 (trad. esp.: una combinacin de ideas neoplatni-sibilidad de toda analoga entre DiosAbelardo contra San Bernardo, 1942).cas y neopitagricas, con predominioy lo creado. Ello impide el conoci- C. Ottaviano, Pietro Abelardo, la de estas ltimas. Abenalsid admite la miento de Dios, pero no la posibili-vita, le opre, il pensiero, 1930. doctrina de la absoluta unidad del dad de una "ascensin mstica". Abe-J. G. Sickes, Peter Abaelard, 1932. Ser Supremo y la doctrina de los gra- narabi dividi todo ser en tres: el ser F. Hommel, Nosce te ipsum. Die dos de realidad paralelos a los grados absoluto; el no ser absoluto o nada, yEthik des Peter Abaelard, 1947. de perfeccin. A diferencia de auto-el ser intermediario, que se halla en-Rev. A. J. Luddy, The Case of PeterAblard, 1948. Sobre Abelardo y res que, como Abenmasarra y el coe- tre el ser absoluto y el no ser absoluto.Elosa: G. Moore, Helose et Abe- tneo de Abenalasid, Abenalarif Este ltimo ser es el reino de la posi-lard, 2 vols., 1921. J. Huizinga, ( VANSE ), tendan a purificar la idea bilidad de ser, situado ms ac de la"Abaelard", Handelingen en levens- del Ser Supremo hasta el punto deexistencia y de la no existencia. Comoberichten van de Maatschappij der que distinguan entre este Ser y su en el neoplatonismo, Abenarabi explicaNederlandsche Letterkunde te Leiden ciencia, Abenalsid destaca el carcterlos seres creados por medio de una(1934-1935), pgs. 66-82 (trad. esp. en de inteligencia pura de Dios, el cual procesin jerrquica de gneros y es-el volumen del autor: Hombres e pecies a partir del ser necesario. Im-3030 17. ABE ABEABEportante es en el pensamiento de Abe- ramente a sus estudios, especialmentela demostracin no basta para alcan-narabi la doctrina del amor, el cualde teologa y Derecho, y se retir a zar las verdades de fe, pues stas nose articula en una serie de grados queHuelva, donde falleci.se derivan de aqul; sin embargo, slovan desde la mera simpata o inclina-Abenhazam es conocido hoy sobre el conocimiento profundo de la "filo-cin hasta el puro amor a la personatodo por su obra Tawq al-Hamamasofa" puede hacer acordar sta conen cuanto persona independientemente(El Collar de la Paloma) en el que los principios de la "teologa". Estosde las circunstancias. La produccindiscurre ampliamente sobre la natura-principios son racionales y nos mues-de lo creado mediante procesin esleza y formas del amor, el cual es tran justamente la diferencia entre laconsecuencia del Amor divino su-concebido como atraccin sentida por realidad eterna y necesaria de Dios yperabundante. Debe observarse que almas afines, o partes de almas afines,la realidad temporal y contingente delos grados del amor de que hablay en el cual se descubren diversos las cosas. Ello no quiere decir que laAbenarabi no son simplemente grados grados, siendo el supremo de stos elrazn pueda penetrar en la esenciade amor "material" a amor "espiri-del amor como "fusin". Junto a losdivina; la revelacin es necesaria y notual"; en el amor "material" puedegrados del amor Abenhazam describe slo en las verdades de fe, sino tam-manifestarse algo puramente espiri- sus diferentes intensidades y sus va-bin de algn modo en las demstual. rias causas, en particular la causaverdades, fundadas en lo que ha Abenarabi fue un autor muy fecun-principal: la belleza, la cual ofrecetransmitido la revelacin.do y se le atribuyen ms de 400 asimismo diversas formas y grados.Abenhazam elabor con detalle laobras filosficas, teolgicas, msticas,Amrico Castro, que ha examinado loteologa natural, tratando de la natu-ascticas, poticas, etc. Importantes que ha llamado "la proximidad for- raleza de Dios y de las pruebas de suespecialmente son: Kitab al-Futuhat mal" entre El Collar de la Paloma yexistencia a base de un anlisis de las(Libro de las Revelaciones de la Me-el Libro de Buen Amor, del Arci-ca), ed. 1876 (trad. en parte por Mi-diversas opiniones relativas al asuntopreste de Hita, ha destacado el carc-guel Asn Palacios en El Islam Cris- para concluir con "la verdadera sen-ter "personal" de la idea del amor entianizado [1931], pgs. 450-518). Abenhazam: "Ibn Hazm habla detencia" y las pruebas de ella de unKitab Sarh futsus al-hikam (Libro co-modo parecido al tradicional escols-mentario a las perlas de la sabidura), unas vidas, la suya y las de otros,inmersas en el amor" (op. cit. en bi-tico y en particular al de Santo To-ed. en 1891. Kitab mawaqi al- ms. Al efecto Abenhazam hace usonuyum (Libro del descenso de los as-bliografa, pg. 414).tros), ed. 1907 (trad. en parte porPero el pensamiento de Abenha-de conceptos bsicos filosficos comoAsn Palacios en op. cit., pgs. 378- zam no se reduce a su doctrina del el de substancia, atributo, ser necesa-432). Kitab al-tadbirat al-Ilahiyya amor y sus formas; Abenhazam escri-rio, ser posible, ser imposible, etc.(Libro de la Poltica divina), ed.bi numerosas obras filosficas en las Dentro de su teologa natural Aben-1919 (trad. en parte por Asn Pala- que trat de temas tales como la cla-zaham trat asimismo con gran deta-cios, op. cit., pgs. 353-70). Kitabsificacin de los saberes, la naturaleza lle las cuestiones capitales de la li-tuhfat al-safara (Libro del regalo del bertad humana y la predestinacin,viaje mstico), ed. 1882 (trad. en par- del conocimiento, el conocimiento deDios, la cuestin de las relaciones en-oponindose por igual al fatalismote por Asn Palacios, op. cit., pgs.277-329). Risalat al-anwar (Eps- tre fe y razn, el problema de la subs-completo y al completo "indetermi-tola de las luces), ed. 1914 (trad. entancia, de la esencia y la existencia, nismo" y abogando en favor de laparte por Asn Palacios, op. cit., pgs.el alma, las virtudes, etc. En su clasi- idea de que el hombre necesita la433-49). Risalat al-Amr al-muhkam ficacin de los saberes Abenhazam in-gracia divina una gracia suficiente(Epstola del precepto taxativo), ed. dica que hay tres tipos de saberes y una gracia eficaz para inclinarlo1897 (trad. en parte por Asn Pala- posedos por el hombre: saberes pro- al bien, pero que esta gracia no escios, op. cit., pgs. 300-51). Kitabpios de un pueblo (como teologa,completamente "irresistible".Dajir al-alaq (Libro del tesoro delos amantes), ed. 1904. Al-Diwanhistoria); saberes universales (comoEn la debatida cuestin de la rela-al-akbar (El gran diwan). Vase matemtica, medicina, filosofa) y sa- cin entre esencia y existencia, Aben-Miguel Asn Palacios, op. cit., pgs. beres mixtos (como potica, retrica). hazam defiende la distincin real en-citadas y especialmente sobre la vida Siguiendo en gran parte a Aristteles, tre ellas en las cosas creadas o, pory el pensamiento de Abenarabi, pgs.Abenhazam estudia el proceso del co- lo menos, la idea de que en tales96-173. Vase tambin Miguelnocimiento como conocimiento sensi-cosas la existencia es extrnseca a laCruz Hernndez, Filosofa espaola. ble que lleva a la discriminacin entreesencia; en cambio, en Dios son idn-Filosofa hispano-musulmana, tomo I lo verdadero y lo falso y, al final, a(1957), pgs. 267-94.ticas la existencia y la esencia. Elloun sentido distinto de los otros cinco,no significa que la doctrina de Aben-ABENHAZAM (Abu Muhammad el sentido sexto o comn, que apre-hazam al respecto sea igual a la to- Ali bn Ahmad bn Sa id Ibn Hazm) hende los principios primeros por me- (994-1063) naci en Crdoba y vivi mista, entre otras razones porque nodio de los cuales se llevan a cabo las tienen en ella exactamente el mismo en esta ciudad gran parte de su vida,demostraciones. Segn Abenhazam, el sufriendo diversas vicisitudes polticassentido los trminos empleados: (ma-conocimiento de las cosas y el de loshiyya, "esencia"; anniyya, "existen- que lo llevaron a la crcel, a un breveprincipios de la demostracin no es destierro en Aznalcazar, de nuevo a cia"). Sin embargo, es caractersticocontrario a las verdades de la fe ni de Abenhazam en esta y otras cues- la crcel y a un refugio en Jtiva, ytampoco completamente independiente de nuevo a la crcel. Abandonada la tiones filosficas capitales una actitudde dichas verdades. El conocimiento"moderada". actividad poltica, se consagr ente-de las cosas y de los principios de Trad. y comentario del Tawk al- 31 18. ABEABEABEHamama, por Eduardo Garca Gmez: ca radica en su doctrina de la histo-leyes de transformacin social queEl Collar de la Paloma, 1952. Entre ria, la cual expuso en sus proleg-podran aplicarse y que, en su in-los otros escritos de inters fi-losfico menos a su Historia universal. Segn tencin, se aplican a todas las so-de Abenhazam destacamos: Kitab fi Abenjaldn, "la Historia es el relatociedades.Maratib al-Ulum (Libro sobre laclasificacin de las ciencias). de lo ocurrido en la sociedad humana La doctrina histrico-filosfica de Kitab al-taqrib li-hudud al-Kalam o civilizacin mundial; de los cambios Abenjaldn se encuentra en los Prole-(Libro para facilitar la comprensinoperados en la naturaleza de tal gmenos a su Historia universal. Estosdel razonamiento). Kitab al-ajlaq wa-l- sociedad, tales como el estado de sal- Prolegmenos (Muqaddima) se dividensir (Libro de los caracteres y la con vajismo, la sociabilidad y la solidari-en seis partes, que tratan: (1) de la so-ducta) (trad. esp. por Miguel Asn ciedad humana en general, clases ydad de los grupos, de las revolucio- distribucin geogrfica; (II) de las so-Palacios, 1916). Kitab al-ihkam fines y revueltas de un grupo contrausul al-ahkam (Libro de los princi ciedades nmadas; (III) de los Estadospios de los fundamentos jurdicos). el otro, con los resultados consiguien-y organizaciones polticas; (IV) de lasKitab al-fisal (Libro de las soluciones tes de la formacin de nuevos reinos sociedades sedentarias; (V) de la pro-divinas) (trad. esp. por Asn Palaciosy Estados; de las diferentes activida- duccin y economa; (VI) de la ad-en Abenhazam, vase infra). Fasldes y ocupaciones de los hombres, ya quisicin de bienes. Primera trad.f Marufat al-nafs bi gayri-ha wasea para conseguir el sustento o biencompleta de los Prolegmenos (al in-yahal-ha bi-datiha (Artculo sobre el en las varias ciencias y oficios; y, engls): Ibn Khaldun, The Muqaddi-conocimiento que tiene el alma de las general, de las transformaciones a mah, por Franz Rosenthal, 3 vols.,cosas diferentes de ella y de la igno1959 (Bollingen Series, 43), con int.rancia que tiene de s misma).que es sometida la sociedad por su crtica y bibliografa (esta ltima porFundamental para Abenhazam es propia naturaleza". Puede decirseW. J. Fischer). Esta trad. incluye por- Miguel Asn Palacios, Abenhazam de que la historia se desarrolla de acuerdo ciones omitidas en la trad. francesa Crdoba y su historia crtica de las con leyes, las cuales son leyes de de W. M. de Slane (1862-68). ideas religiosas, 5 vols., 1927-1932.grupos sociales. Estas leyes, que sonVase T. Hussein, La philosophie so- Vase tambin I. Pellat, "Ibnobtenidas inductivamente, se aplican ciale d"Ibn Khaldoun, 1918. N. Hazm, bibliographe et apologiste", Al- a todas las sociedades. Las leyes his- Schmidt, Ibn Khaldun, 1930. G. Andals, XIX (1954), 53-102. Bouthoul, Ibn Khaldun, 1930. Ka- R. Arnaldez, Grammaire et thologietrico-sociolgicas son, empero, pecu-liares a la humanidad y no puedenmil Ayad, Die Geschichte und Ge- chez Ibn Hazm de Cordoue. Essai sellschaftslehre Ibn Halduns, 1930. sur la structure et les conditions dereducirse a las circunstancias fsicas o E. Rosenthal, Ibn Khalduns Gedanken la pense musulmane, 1956 [tudesgeogrficas. De este modo es posible ber den Staat, 1932. Mohammad musulmanes, 3]. Miguel Cruz Herordenar el aparente caos de la historiaAbb Allah Inan, Ibn Khaldun, His Life nndez, Historia de la filosofa esy proporcionar modelos para entender and Work, 1941. Sat al el Husry, paola. Filosofa hispano-musulmana, los incesantes cambios sociales. Dirasat an Muqadimat Ibn Jaldun, 2 vol. I (1957), pgs. 239-93. La vols., 1943. Vase tambin J. obra de Amrico Castro referida su-Fundamental en la investigacin deAbenjaldn es el concepto de so- Ortega y Gasset, "Abenjaldn nos pra es La realidad histrica de Esparevela el secreto", El Espectador, VIII a, 1954 [refundicin de Espaa en lidaridad social, la cual se debe al su historia, 1948; edicin renovada, 2 impulso de autoconservacin de las (1934), pgs. 9-52, recogido en O. vols., 1963-1964].C., tomo II, pgs. 669-87. Muh-sinsociedades y explica la necesidad de Mahdi, Ibn Khalduns Philosophy of ABENGABIROL. Vase AVI CE -la autoridad. Esta solidaridad es m-History. A Study in the PhilosophieBRN. xima en la fase tribal y nmada yFoundations of the Science of Cul- ABENJALDN (Abd al-Rahman constituye unida a la solidaridad ture, 1956 [ed. americana, 1957].Ibn Jaldun) (1332-1406) naci en T-religiosa el fundamento de la crea- ABENMASARRA (Muhammad ibnnez. Sus antepasados haban vividocin de los Imperios y de los Estados.Masarra) (883-931) naci en Crdo-durante varias centurias en EspaaAhora bien, una vez constituido unba, donde form un crculo asctico(principalmente en Sevilla). Sus pa-Imperio, el impulso dinmico de lade tendencias mutazilies (vase FI-dres se trasladaron al frica del Norte sociedad decrece; ablandadas por el LOSOFA RABE). Sospechoso de hete-poco antes de que Sevilla fuera lujo, la seguridad y la desidia, las so-rodoxia, parti, con algunos de suscapturada por Femando III el Santo. ciedades experimentan un proceso de discpulos, al frica del Norte, lle- El propio Abenjaldn fue a Espaadisolucin. Una serie de etapas biengando hasta Medina y La Meca y re- en 1362, al servicio del rey de Gra- precisas conducen desde el impulsogresando a Crdoba durante el reina- nada, y estuvo como embajador delinicial nomdico de creacin imperial do de Abderramn III. Abenmasarra mismo en la Corte de Pedro el Cruel. hasta el momento final de desin-form una escuela, la llamada "escuela En 1375 se retir a Orn, donde es-tegracin de la sociedad, la cual esmassarr", que se extendi por la cribi casi toda su obra histrica. En entonces dominada por otra comuni-Espaa musulmana y que tuvo dos 1382 se fue a Alejandra, visit eldad todava en estado nomdico y, centros principales: uno en Crdoba Cercano Oriente, y falleci en Elpor consiguiente, en perfecta cohesiny otro en Pechina (Almera). Algu- Cairo. Aunque Abenjaldn se ocupsocial, y as sucesivamente, en un pro- nos miembros de la escuela massarr asimismo de cuestiones metafsicas,ceso interminable. Es obvio que elllegaron ms lejos que su maestro en sosteniendo la doctrina tradicional de modelo concreto histrico y social de varios puntos doctrinales, especialmen- la gradacin continua del ser en unla filosofa de la historia de Abenjal- te en la predicacin de un comunismo sentido semejante al neoplatnico, sudn est constituido por los hechos que aspiraba a abolir toda propiedad ms importante contribucin filosfi-de la historia norteafricana por l privada, y en la negacin de todaconocidos, pero hay en su sociologaposibilidad de ciencia divina. 3 32 19. ABEABEABS Influido por Filn, por el gnosti-(Abu Bakr Muhammad bn Abd al-quien intenta asemejarse abstrayn-cismo y por el neoplatonismo, espe-Malik bn Muhammad ibn Tufayl al-dose totalmente de la vida materialcialmente por Plotino, Abenmasarra Qays (antes de 1110-1185), naci enhasta llegar a la visin de su esencia.concibi a Dios como Unidad perfecta Guadix, ejerci la medicina en Grana- La obra de Abentof