II. LIBROS - .En esta secci³n se incluirn rese±as de los ltimos libros de psicolog­a...

download II. LIBROS - .En esta secci³n se incluirn rese±as de los ltimos libros de psicolog­a publicados

of 22

  • date post

    19-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    214
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of II. LIBROS - .En esta secci³n se incluirn rese±as de los ltimos libros de psicolog­a...

  • II. LIBROS

    En esta seccin se incluirn reseas de los ltimos libros de psicologapublicados en diferentes idiomas. Cada resea tendr un carcter evaluativoms que descriptivo.

    Las reseas pueden enviarse a la direccin de la Revista Latinoameri-cana de Psicologa. Para el aspecto formal del trabajo, favor tener encuenta las normas acostumbradas en las reseas; en caso de duda esconveniente consultar un nmero anterior de la RLP.

    En la seleccin de los trabajos para publicar en esta seccin se tendren cuenta la importancia del libro, qu tan reciente es, y en qu forma puedeser til a los psiclogos de nuestro continente.

    La crtica debe hacerse a la obra, no al autor; en ningn caso laintegridad cientfica de un escritor puede ponerse en tela de juicio en unaresea. Tampoco es preciso presentar un resumen del libro. Una evaluacinno necesita ser una crtica negativa; es conveniente tener en cuenta la formaen la cual el autor enfoca los problemas, si contribuye a la clarificacin dealgn asunto, los tipos de lectores a los cuales se dirige el libro y laimportancia de la obra desde el punto de vista de la psicologa en general.

  • LIBROS170

  • 171LIBROS

    Ardila, R. (2005). La ciencia y los cientficos.Una perspectiva psicolgica. Medelln, Co-lombia: Editorial Universidad de Antioquia,pp. 80.

    Ardila vuelve a sorprender, ahora con unlibro sobre psicologa de la ciencia, un rearelativamente nueva de investigacin. Comomuy acertadamente comenta el autor, en lasltimas dcadas los enemigos de la ciencia hanentrado al mundo acadmico,atacando a laciencia desde adentro (p. 5). Son los movimien-tos, que, afirmndose en una pseudo-epistemo-loga, desvalorizan la investigacin rigurosabasada en evidencias empricas y consideranque la ciencia es una ideologa, instrumento depoder y dominio, etc. Curiosamente, estos mis-mos intelectuales, generalmente de izquierday otros llamados post-modernistas, son losque escriben en computadoras, usan Internet,celulares, automviles, aire acondicionado, via-jan en avin y cuando enferman van a losmejores servicios de salud. Ellos parecen igno-rar que esas y otras maravillosas herramientastecnolgicas que cotidianamente usan son con-secuencia de la investigacin cientfica, del co-nocimiento riguroso que trabajosa y lentamentese fue acumulando a lo largo de los siglos. Eltrasfondo que parece animar este libro es justa-mente atacar con resultados empricos a estosdetractores de la ciencia, aunque consumidoresde sus productos. Es por eso que, aunque estescrito para el pblico en general, es recomenda-ble incluirlo como lectura en programas de ma-terias de carreras de grado, en especial depsicologa y de ciencias sociales.

    El libro comienza con una presentacin yPrlogo de Eduardo Posada Flores, presidentede la Asociacin Colombiana para el Avancede la Ciencia y una introduccin, que nos ubicaen el contexto general del libro y aporta infor-macin histrica sobre el desarrollo de la cien-cia en Colombia. Sigue con 5 captulos, a saber:1. La ciencia en la sociedad contempornea; 2.La investigacin; 3. Perspectivas; 4. La comu-nidad cientfica y 5. La educacin y sus descon-tentos.

    En el primer captulo, Ardila establece elmarco terico y conceptual de su posterior in-vestigacin emprica. Para ello determina lascaractersticas de la ciencia y documenta lacontracultura de oposicin a ella. En oposicinal disgusto por la ciencia por parte de los mediosacadmicos, menciona los resultados de encues-tas realizadas a la comunidad en general en otrospases, que muestran una actitud favorable haciael conocimiento cientfico, que se mantiene es-table desde hace varios aos. Ms adelante in-forma sobre las caractersticas de la psicologade la ciencia, sus orgenes, sus principales estra-tegias de investigacin y sus conclusiones msrelevantes.

    La investigacin emprica muestra los resul-tados de una encuesta sobre la percepcin de laciencia administrada a 2000 colombianos enmuestras estratificadas por edad, sexo, niveleseducativos y localidades, incluyendo zonas ru-rales y ciudades. El cuestionario consta de 25preguntas y proviene de un estudio piloto previoque estandariz las preguntas y evalu su vali-dez. Se trata de un trabajo de envergadura, queseguramente requiri un enorme trabajo, tiempoy organizacin, y que uno se sentira tentado dereplicar, aunque lo inhibe la inversin que impli-cara. Los resultados se detallan con precisin engrficos y textos. Remitimos al lector para lalectura minuciosa de los datos, que sin duda valela pena analizar y conocer. Sin embargo, sepuede adelantar que, al igual que los pases msdesarrollados, la poblacin de Colombia tieneuna percepcin muy positiva de la ciencia, co-noce esta la diferencia entre ciencia y tecnolo-ga, sabe que ayuda al bienestar humano y quees mejor que la poltica, entre otras consideracio-nes. Esto contrasta con las ideas de acadmicosadeptos al post-modernismo. Y provoca un ali-vio al sugerir que al menos la sabidura popu-lar no se ha contaminado an con las ideasextravagantes sobre la ciencia de algunos profe-sores y filsofos contemporneos.

    Los ltimos dos captulos se refieren al desa-rrollo de la comunidad cientfica en Colombia ysu enseanza. Aunque ofrece informacin local,

  • LIBROS172

    es til para contrastarla con otros pases. Finalizacon las referencias bibliogrficas, un ndiceonomstico y otro analtico.

    El lenguaje que emplea Ardila es sencillo,fcil de entender, claramente destinado a toda lapoblacin, aunque recomendable tambin paraestudiantes, investigadores y profesionales dediversos campos.

    Finalmente, slo por observacin natural, ycomo una conjetura para contrastar, en Argen-tina tambin se percibe el inters de la gente porla ciencia en general, y en particular por todo loque se refiere a salud. Coincido con Ardilacuando menciona la importancia de los mediosde comunicacin masiva como uno de los ele-mentos que contribuyen a difundir el conoci-miento cientfico. Hace un tiempo me encontrcon una persona de servicio domstico que vivey trabaja en una zona rural alejada de la ciudadque me sorprendi con todo lo que saba sobreinfartos, colesterol, cmo haba que cuidarsecon las dietas y el ejercicio fsico, sobre existen-cia de lluvia de estrellas, teoras sobre la extin-cin de los dinosaurios, etc. Al preguntarle dedonde haba sacado tanta sabidura, me dijo casicon orgullo: Ah! Es que yo veo la TV yescucho la radio!.Parece que ya no es indispen-sable leer libros ni concurrir a la escuela paraobtener conocimiento, y por cierto, habra quecelebrarlo. Junto a los novelones, programassupuestamente superficiales y otros que mues-tran violencia, los medios de comunicacinmasivos, comenzando con la escritura ms ele-mental y llegando a Internet, tambin proveeninformacin cientfica, difunden la cultura y elarte, une a los pueblos y contribuyen a generarun sistema de valores universales. En esta reseame permito emitir esta opinin personal que lapsicologa de la ciencia tendr que investigar yconfirmar, si an no lo hizo.

    Alba Elisabeth MustacaLaboratorio de Psicologa

    Experimental y AplicadaInsituto de Investigaciones Mdicas CONICET,

    Universidad de Buenos Aires

    Bernal, G. & Martnez-Taboas, A. (Eds.). (2005).Teora y prctica de la psicoterapia en Puer-to Rico. Hato Rey, PR: Publicaciones Puerto-rriqueas, pp. 464.

    Los psiclogos clnicos Guillermo Bernal,Catedrtico de la Universidad de Puerto Ricoy Alfonso Martnez-Taboas, Catedrtico Auxi-liar de la Universidad Carlos Albizu, presen-tan a la comunidad cientfica del Caribe yLatinoamrica este libro con el propsito deconvocar a una reflexin sobre asuntos teri-cos, prcticos, ticos e investigativos relacio-nados con la prctica de la psicoterapia en elcontexto cultural y social puertorriqueo. Loseditores y colaboradores asumen un doble retoen cada una de las tres grandes secciones dellibro. En primer lugar, proporcionan al lectoruna perspectiva comprensiva sobre la diversi-dad de teoras y aplicaciones prcticas, produci-das principalmente en pases europeos yanglosajones, en las cuales se ubica el quehacerdel psicoterapeuta en Puerto Rico. As mismo,los autores asumen la tarea de presentar unamirada crtica sobre la aplicabilidad y relevanciade dichas teoras y tcnicas teraputicas en elcontexto social, poltico, y cultural de la isla.Esta reflexin crtica no slo se ocupa de identi-ficar las adaptaciones exitosas de modelos teri-cos y tcnicas teraputicas que han realizado lospsiclogos puertorriqueos, sino tambin desealar las limitaciones encontradas en su apli-cacin a poblaciones clnicas en este pas.

    El libro est dividido en tres grandes seccio-nes. La primera seccin comprende ocho cap-tulos dedicados a la revisin de perspectivastericas que guan el entrenamiento y la prcticade los psicoterapeutas en Puerto Rico. En lasegunda parte del libro, compuesta por oncecaptulos, se recopilan las reflexiones depsicoterapeutas puertorriqueos sobre la aplica-cin de diferentes modalidades y tcnicas tera-puticas a poblaciones particulares en su prcticaclnica. La ltima seccin est compuesta porseis captulos en los cuales se tratan diversastemticas referentes al adiestramiento depsicoterapeutas. A continuacin se presentan

  • 173LIBROS

    con ms detalle los contenidos y aportes de cadauna de estas secciones.

    En la primera seccin, los autores hacen unesfuerzo por mostrar la diversidad deacercamientos tericos en los que se fundamen-ta la prctica de la psicoterapia en Puerto Rico.Entre los acercamientos tericos presentados seencuentran el psicoanlisis, el modelo cognitivoconductual, los modelos constructivistas, y lapsicoterapia familiar social. Es importante des-tacar dos aspectos sobre la manera como seenfoca la presentacin de estos modelos teri-cos. En primer lugar, la mayora de los captulostratan contenidos similares tales como el contex-to histrico en el que surgi el modelo, sussupuestos bsicos sobre los problemas psicolgi-cos y el proceso tera