EEll PPaappaa eenn RRuummaanní aa UUnn · PDF fileΑΩEn portada Nº...

Click here to load reader

  • date post

    14-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of EEll PPaappaa eenn RRuummaanní aa UUnn · PDF fileΑΩEn portada Nº...

  • SEMANARIO DE INFORMACIN RELIGIOSASEMANARIO DE INFORMACIN RELIGIOSAN 165/13-V-1999N 165/13-V-1999

    EEll PPaappaa eenn RRuummaannaaUUnn aabbrraazzoo ppaarraa aabbrriirr

    uunn mmiilleenniioo

  • ...y adems

    La foto 6

    Criterios 7

    Iglesia en MadridEl da a da.La voz del cardenal arzobispo 8-9

    EspaaLa enseanza de religin no debe ser discriminada 10-11

    Testimonio 14

    El Da del Seor 15

    RacesMallorca Gtica 16-17

    EspaaEn la Universidad PontificiaComillas: Pannenberg y Prez Marn, doctores honoris causa.Un milln de personas no vieronel lunes la televisin 18-19

    MundoCritas Espaola,con los refugiados 20

    La vida 22-23

    Desde la feEntrevista con la Madre Anglica,fundadora de la mayor televisincatlica del mundo.Salvados por la belleza.Persona y alma. La familia, salvaguarda de la sociedad.Libros, televisin 24-31

    Contraportada 32

    3-5EN PORTADA

    La visita del Papa a Bucarestcambia la Historiay le abre las puertas de Mosc:Otro muro derribado

    21MUNDO

    Doctrina de la Iglesia sobre el sacramentode la Confesin:La absolucin, individual

    12-13ESPAA

    Don Alberto de la Hera, Director General de Asuntos

    Religiosos, sobre las relaciones Iglesia-Estado:

    Voluntad para afrontar los problemas

    En este nmero

    Etapa II - Nmero 164

    Edita: Fundacin San Agustn. Arzobispado de MadridDelegado episcopal: Alfonso Simn Muoz- Asesores religiosos: Manuel M Bru, Javier Alonso

    Redaccin: Pza. del Conde Barajas,1. 28005 Madrid. Horario de Secretara: 8.30 a 15h. Tls: 91 365 18 13 - 91 366 78 64 Fax: 91 365 11 88 E-Mail: [email protected]

    Director: Miguel ngel Velasco PuenteRedactores: Coro Marn Palacios, Inmaculada lvarez, Jess Colina (Roma)

    Jefe de Produccin: Francisco Flores Domnguez - Secretara de direccin: Sonsoles de la Vega Documentacin: Dora Rivas

    Imprime y Distribuye: Prensa Espaola, S.A. - Depsito legal: M-41.048-1995. Direccin de internet: http://www.archimadrid.es/alfayomega.htm

    En pginas centrales,Documentos Alfa y Omega 3:Texto ntegro de la Carta deJuan Pablo II a los artistas

    FO

    TO

    : E

    FE

  • En portada N 165/13-V-1999 3

    El viaje de Juan Pablo II a Rumana uneslavo en tierra latina cambia el cursode la Historia. Tras la primera visita de unobispo de Roma a un pas de mayora or-todoxa, Jel director de la Sala de Prensade la Santa Sede reconoca que este viajeha abierto las puertas de Mosc al Pontfice.

    Y es que el pasado fin de semana delSanto Padre cambiar decisivamente elambiente de dilogo entre ortodoxos y ca-tlicos, separados por mil aos de divi-sin otro muro derribado por este Papay por litigios heredados de la represincomunista en los pases del Este europeo.Es el acontecimiento religioso ms im-portante de la historia rumana.

    Cuando el domingo pasado Juan Pa-blo II lleg a la plaza Unirii, de Bucarest, leacogi una muchedumbre con un caluro-so aplauso. Era la primera vez que el obis-po de Roma asista a una liturgia celebra-da en un pas ortodoxo por Su Beatitud elPatriarca Teoctist y por los miembros delSanto Snodo. Se convirti en el acto reli-gioso ms multitudinario que se recuer-da en la historia de aquel pas. Al terminarla misa, el Patriarca y el Papa bendijeronjuntos a la muchedumbre. Dado que nohaban podido concelebrar juntos la Eu-carista, pues todava no se ha alcanzado launidad plena entre los cristianos de estasdos confesiones, se intercambiaron dosclices. Esperemos poder beber muy prontodel mismo cliz, dijo el Patriarca. El Papacerr este histrico encuentro expresan-do el deseo de que el Jubileo del ao 2000nos encuentre (a todos los cristianos), si nodel todo unidos, al menos ms cercanos a laplena comunin.

    SALIR DE LAS CATACUMBAS

    Por la tarde, Juan Pablo II celebr Misaen presencia del Patriarca ortodoxo, en elparque Podul Izvor, situado en las cerca-nas del mastodntico edificio mandadoconstruir por Ceaucescu, llamado Casa delPueblo. Se encontraban presentes 200 milcatlicos rumanos y de pases cercanos.Fue el acto oficial con el que la Iglesia ca-tlica rumana sala de las catacumbas enlas que la haba encerrado el rgimen co-munista, en un primer momento, y las di-vergencias con los ortodoxos despus.

    El viaje internacional nmero 86 deJuan Pablo II concluy como comenz, conun simblico y emotivo abrazo entre el Pa-triarca de Occidente y el Patriarca ortodo-xo de Rumana. Y con un llamamientoconjunto a favor de la paz en los Balcanes.Ya el da anterior los dos realizaron un im-portante gesto de dilogo ecumnico: unllamamiento comn suscrito a favor de lapaz en Yugoslavia, en el que piden con in-

    sistencia acallar las armas e instaurar unnuevo arte de vivir en los Balcanes, basadoen el respeto de todos.

    Tras firmar la declaracin, Juan Pablo

    II afirm: Aqu hemos cruzado el umbral de laesperanza.

    Jess Colina. Roma

    La visita del Papa a Bucarest cambia la Historia y le abre las puertas de Mosc

    Otro muro derribado

    Diez aos de cambioLa cada de Ceaucescu: En 1989, nace en la ciudad de Timisoara una revolucin popularcontra la dictadura comunista. Nicolae Ceaucescu, en el poder desde 1965 (como se-cretario del Partido Comunista y desde 1974 como Presidente de la Repblica), es fusiladojunto con su mujer Elena.

    Con un decreto, el 1 de diciembre de 1948, el rgimen comunista declar la desapa-ricin de la Iglesia greco-catlica, que fue anexionada por las autoridades a la Iglesia or-todoxa de Rumana. De este modo, comenz el calvario de la clandestinidad y del mar-tirio. Al regresar la libertad religiosa, se plante el problema de la restitucin de los edi-ficios de culto que pertenecan a los catlicos, pero que durante ms de cuatro dcadashan sido utilizados y administrados por ortodoxos. Una comisin de catlicos y ortodoxostrata de resolver el problema. Se volvern a reunir el prximo 10 de junio.

    En la preparacin del viaje de Juan Pablo II a Rumana hay un hecho histrico decisivo:la celebracin en Bucarest del XII Encuentro internacional Hombres y Religiones, organizadopor la comunidad catlica de San Egidio. Tuvo lugar del 30 de agosto al 1 de septiembredel ao pasado. Intervinieron doscientos lderes religiosos de todos los continentes. Enaquella ocasin y por primera vez el Patriarca ortodoxo Teoctist particip en una liturgia

    Liturgia grecolatina ante una iglesia ruinosa en Transilvania, regin que no ha podido visitar el Papa

  • En portadaN 165/13-V-19994

    Ya en 1930, el prestigioso orientalistaR. Janin intent una definicin de lasIglesias de Oriente: Componen el OrienteCristiano los grupos de cristianos que habi-tan en Europa Oriental, Asia Menor y fricaSeptentrional, observando un rito diverso delque solemos llamar latino. Sin embargo, elcriterio geogrfico est superado en la me-dida en que los denominados Orientalesno habitaron siempre los mismos pasesen tiempos pasados, y menos an en lospresentes con el fenmeno de las migra-ciones, y, adems, el rito latino no existebajo una sola forma.

    Para explicar la divisin producida enla Iglesia de Cristo, entre el Occidente yel Oriente, entre Roma y Bizancio, no po-demos ms que referirnos a la Historia.Sirvan las palabras del Decreto del Con-cilio Vaticano II Unitatis redintegratio pa-ra establecer el teln de fondo de esta se-paracin: Las primeras escisiones tuvieronlugar en Oriente, ya por impugnacin de lasfrmulas dogmticas de los Concilios de fesoy de Constantinopla, ya, ms tarde, por la rup-tura de la comunin eclesistica entre los Pa-triarcados Orientales y la Sede Romana.

    Dos son, pues, los telones de fondo deesta dramtica separacin: el primero, lascontroversisas doctrinales de los siglos IVy V; el segundo, la consecucin de la rup-tura entre Roma y Constantinopla.

    IGLESIAS ANTIGUAS ORIENTALES

    El primer gran drama naci de la noaceptacin de las formulaciones dogm-ticas de los Concilios de feso (431) y Cal-cedonia (451). La no aceptacin por Nes-torio de que en Cristo hay una sola persona,la del Verbo y, por consiguiente, la Santsi-ma Virgen debe llamarse, con todo dere-cho, Madre de Dios, supuso la delimita-cin de la Iglesia nestoriana, principal-mente arraigada en la Iglesia en Persia.Segn el ecumenista Jos Snchez Vaque-ro, la Iglesia nestoriana tuvo cincuenta millo-nes de fieles. Un duro calvario ha tenido que su-frir, infligido principalmente por los turcos,quedando reducida al nmero global de cienmil fieles, en la actualidad.

    La otra separacin, previa a la de la tra-dicin bizantina, fue la no aceptacin delas dos naturalezas del Hijo, definida enel Concilio de Calcedonia. A este grupode Iglesias se les denomina monofisitas.Son cerca de veintids millones de fieles de

    En el movimiento ecumnico, son nuestros hermanos ms cercanos y, a menudo, no tenemos un trmino comn paradenominarlos. Hablamos de Iglesias orientales, Oriente Cristiano, Iglesias de Oriente, Iglesias ortodoxas, no catlicas.

    Tambin nos encontramos con la rica pluralidad de las Iglesias orientales catlicas, fieles al Santo Padre.Aunque parezcan sinnimos, no son trminos equivalentes. Slo la explicacin de la Historia

    nos puede ayudar a aclarar quines, cuntos y por qu son as

    El viaje del Papa a Rumana con el sueo de la unidad al fondo

    El plural mosaico de la Iglesia ortodoxa

    En general, puede afirmarseque hoy, en medio de cada

    comunidad ortodoxa oriental,vive otra comunidad

    oriental que ha encontradola unidad con Roma

    Liturgia oriental

    Iconostasio de una parroquia en Mosc

  • En portada N 165/13-V-1999 5

    estas Iglesias antiguas orientales, en la ac-tualidad, repartidos de la siguiente for-ma, segn el ltimo estudio del profesorJuan Bosch:

    Iglesia apostlica armenia: 2.500.000,en Armenia, Turqua, Canad y Austra-lia.

    Iglesia siria ortodoxa: 1.500.000, enSiria, Irak, Lbano, Jordania, Turqua y Ke-rala (India).