Μ CONSTRUCCIÓN de EUROPA.ecaths1.s3.amazonaws.com/historiamedievalymoderna/819893795.Gar… ·...

Click here to load reader

  • date post

    06-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Μ CONSTRUCCIÓN de EUROPA.ecaths1.s3.amazonaws.com/historiamedievalymoderna/819893795.Gar… ·...

  • CONSTRUCCINd e EUROPA.Siglos V-VIII

    Luis A. Garca Moreno

  • LA CONSTRUCCIN DE EUROPASiglos -

    Luis A. Garca Moreno

    EDITORIALSINTESIS

    ArmauirumqueArmauirumque
  • ANTIGUA

  • Reservados todos los derechos. Est prohibido, bajo las sanciones penales y el resarcimiento civil previstos en las leyes, reproducir, registrar o transmitir esta publicacin, ntegra o parcialmente por cualquier sistema de recuperacin y por cualquier. medio, sea mecnico, electrnico, magntico, electroptico, por fotocopia o por cualquier otro, sin la autorizacin previa por escrito de Editorial Sntesis, S. A.

    Luis A. Garca Moreno

    EDITORIAL SNTESIS, S. A.Vallehermoso, 34. 28015 Madrid Telfono 91 593 20 98 http ://www. sntesis. com

    ISBN: 84-7738-859-8 Depsito legal: M.7.771-2001

    Impreso en Espaa. Printed in Spain

  • A Luis Surez Fernndez, que me ense a ser universitario.

  • Indice

    Prlogo ......................................................................................................... 13

    1. Las invasiones y el fin del Imperio en Occidente .................. 171.1. Invasin o acomodacin? .......................................................... 171.2. Los pueblos germanos en vsperas de las invasiones .............. 20

    1.2.1. La gran migracin de los godos...................................... 211.2.2. La etnognesis vndala .................................................... 221.2.3. Cambios sociopolticos en los germanos orientales .... 231.2.4. Los germanos occidentales ............................................. 241.2.5. La etnognesis de los atamanes.................................... 241.2.6. La etnognesis de los germanos del mar del Norte..... 251.2.7. La etnognesis de los francos........................................ 261.2.8. El avance de los germanos occidentales sobre el

    Imperio ............................................................................... 271.3. Causas y condicionantes de las invasiones ................................ 28

    1.3.1. Soberana seorial, squitos, monarqua militar y etnognesis ................................................................................ 28

    1.3.2. Religin y etnognesis...................................................... 30-1.4. La historia militar de las invasiones: la destruccin del Imperio

    en Occidente................................................................................... 311.4.1. La primera oleada: la gran invasin visigoda................ 321.4.2. La ruptura de la frontera del Rin...................................... 34

    7

  • 1.4.3. Reaccin imperial (416-454) e invasin de Africa porlos vndalos ....................................................................... 35

    1.4.4. La liquidacin del poder imperial (454-476) ................. 37

    2. Los reinos romano-germnicos (siglos vi-vm) .......................... 412.1. La Europa merovingia ................................................................... 41

    2.1.1. El origen de los merovingios........................................... 412.1.2. Clodoveo............................................................................ 432.1.3. Los hijos de Clodoveo y el reparto del reino................ 452.1.4. La poca de Gregorio de Tours...................................... 462.1.5. Los reyes holgazanes y los mayordomos de pa

    lacio .................................................................................... 472.1.6. La hegemona de la casa de Heristal.............................. 492.1.7. La periferia franca: turingios, alamanes, bvaros y sa

    jones .................................................................................... 492.2. Las Espaas visigodas .................................................................. 50

    2.2.1. El intermedio ostrogodo y la intervencin bizantina.... 502.2.2. La fundacin del Reino de Toledo: Leovigildo y

    Recaredo ............................................................................ 522.2.3. Poder real contra poder nobiliario (603-642) ............... 542.2.4. La restauracin de Chindasvinto y Recesvinto ............. 552.2.'5. La monarqua protofeudal y la invasin islmica (653-

    719) ..................................................................................... 562.2.6. La periferia visigoda: bizantinos, suevos, astures, ruco-

    nes, cntabros y vascones............................................... 582.3. El frica vndala (429-534) .......................................................... 60

    2.3.1. Las debilidades vndalas................................................. 602.3.2. Genserico, el rey fundador.............................................. 612.3.3. Los sucesores de Genserico: brutalidad e impotencia . 622.3.4. La reconquista bizantina................................................... 63

    2.4. Ostrogodos y longobardos en Italia............................................ 632.4.1. La etnognesis ostrogoda de Teodorico el Amalo ....... 642.4.2. El esplendor ostrogodo: Teodorico el Grande ............. 652.4.3. La decadencia de los Amalos .......................................... 662.4.4. La reconquista bizantina: la guerra gtica..................... 672.4.5. La oscura etnognesis longobarda................................. 682.4.6. Alboino y la invasin longobarda de Italia..................... 692.4.7. Los duques y el asentamiento longobardo.................... .712.4.8. La restauracin de la Monarqua longobarda: la casa

    de Teodolinda (584-712).................................................. 722.4.9. El Reino longobardo de Italia: Liutprando y el eclipse

    bizantino ............................................................................. 74

    8

  • 2.4.10. La intervencin franca: los Estados pontificios y el findel Reino longobardo ....................................................... 75

    2.5. Las Islas Britnicas celto-romanas y anglosajonas ..................... 762.5.1. De la Britania romana a la anglosajona......................... 762.5.2. Los seores de la guerra sajones ................................. 782.5.3. Entre Kent y Nortumbria. La cristianizacin................. 792.5.4. La hegemona de Mercia ............. .................................. 802.5.5. Irlanda: un pas celta y cristiano .................................... 812.5.6. Los orgenes de Escocia: pictos y escotos ................ 82

    3. Monarqua y nobleza: las estructuras sociopolticasy administrativas ................................................................................ 853.1. El rey y la realeza........................................................................... 85

    3.1.1. La nueva Monarqua: sntesis romano-germana......... 863.1.2. Bizancio y los reyes ........................................................ 873.1.3. Cristianismo y realeza: la uncin rea l............................ 883.1.4. Un problema mal resuelto: la sucesin real ................ 89

    3.2. Las estructuras de gobierno ......................................................... 903.2.1. La administracin central: el palatium .......,.................. 913.2.2. El gobierno del territorio: curias, condes y duques... 93

    3.3. La aristocracia frente a la realeza. El protofeudalismo ............... 973.3.1. La sociedad germnica, aristocrtica o nobiliaria? .... 973.3.2. Supervivencia de la antigua nobleza provincial y mu

    nicipal romana ................................................................... 983.3.3. La lucha por la tierra y los hombres .............................. 993.3.4. El prefeudalismo ancestral anglosajn......................... 1013.3.5. El protofeudalismo itlico: tradicin germnica y evo

    lucin bizantina.................................................................. 1023.3.6. El protofeudalismo plural galofranco ............................ 1023.3.7. El pr otofeudalismo institucional visigodo..................... 104

    4. Las estructuras socioeconmicas del Occidenteromano-germano (siglos v-vii) .............................. ........... ............ 1074.1. Introduccin historiogrfica .......................................................... 107

    4.1.1. Esclavos y colonos: un moderno debate historioqrfi-c o .......................................................... ............................. 107

    4.1.2. La ciudad y el comercio: de la economa natural al sistema de comercio mundial..................................... ........ 110

    4.2. Las bases demogrficas ......................................... ...................... 1114.2.1. Una larga crisis demogrfica........................................... 1124.2.2. El aporte demogrfico de los invasores ...................... 1134.2.3. El asentamiento de los contingentes invasores........... 114

    9

  • 4.2.4. Las nuevas calamidades: guerras, hambrunas, plagasy peste ................................................................................ 122

    4.2.5. Diversidad regional e inicios de recuperacin demogrfica ....................................................................... .......... 125

    4.3. Las estructuras campesinas .......................................................... 1274.3.1. El paisaje rural de tradicin romana y el germnico .... 1274.3.2. El paisaje rural mediterrneo .......................................... 1284.3.3. El paisaje rural septentrional y continental .................... 1324.3.4. Las tcnicas de cultivo y los rendimientos agrcolas.... 1334.3.5. La pequea propiedad campesina................................ 1354.3.6. La gran propiedad laica y la eclesistica. El sistema de

    la hospitalidad1 ........................................... .................... 1374.3.7. La estructura de la gran propiedad: reserva y tenen

    cias campesinas ................................................................ 1394.3.8. La explotacin de la reserva. La esclavitud................... 1394.3.9. Las tenencias. La formacin del campesinado depen

    diente .................................................................................. 1414.3.10. Las resistencias y revueltas campesinas.......................... 145

    4.4. La ciudad y el comercio ................................................................ 1464.4.1. La ciudad: continuidad y metamorfosis.......................... 1464.4.2. La ciudad y la ordenacin del territorio ......................... 1474.4.3. La estructura fsica urbana ............................................... 1474.4.4. Los edificios pblicos. La cristianizacin del ocio y los

    servicios ............................................................................. 1484.4.5. Supervivencia y transformacin de los curiales. Los

    orgenes del patriciado urbano....................................... 1504.4.6. La plebe urbana. Los comerciantes orientales ............. 1524.4.7. La especificidad britnica ................................................ 1534.4.8. El comercio mediterrneo: continuidad y contraccin . 1534.4.9. Los orgenes de un nuevo circuito comercial: el mar

    del Norte............................................................................. 155

    5. El Occidente de los siglos v-vm: una civilizacin cristiana .. 1575.1. El Cristianismo y los brbaros...................................................... 157

    5.1.1. Las invasiones y la Providencia divina .......................... 1575.1.2. Los nuevos brbaros: herejes y paganos ..................... 1605.1.3. La conversin de los germanos al Cristianismo .......... 1615.1.4. El arrianismo gtico ......................................................... 161

    5.2. El lenguaje cristiano de las relaciones de poder y dominacin 1645.2.1. La clericalizacin de las aristocracias provinciales ro

    manas .................................................................................. 1645.2.2. La primaca episcopal base de la nueva cultura........... 165

    10

  • 5.2.3. El culto a los santos. Una nueva ideologa ..................... 1665.2.4. Las peregrinaciones ......................................................... 1675.2.5. La liturgia y la cristianizacin del tiempo....................... 1695.2.6. No ms dualidad campo/ciudad ..................................... 1705.2.7. El Cristianismo y la vida privada. La posicin de la

    m ujer......................'............................................................ 1725.3. El nuevo Occidente cristiano: monjes, papas y misioneros ..... 174

    5.3.1. Los orgenes del monaquismo en Occidente................ 1745.3.2. El monaquismo irlands................................................... 1765.3.3. La obra de Columbano el Joven...................................... 1775.3.4. El monaquismo hispanovisigodo. Fructuoso de Braga .. 1795.3.5. Los orgenes del monaquismo benedictino .................. 1805.3.6. El Papado: de patriarca de Occidente a soberano te

    rrenal................................................................................... 1815.3.7. Las nuevas misiones cristianas........................................ 184

    5.4. Transmisin y objetivos de la cultura cristiana........................... 1865.4.1. La continuidad de la retrica ........................................... 1865.4.2. La nueva enseanza eclesistica..................................... 1865.4.3. La latinidad de los siglos v y vi: Africa e Italia................ 1875.4.4. La latinidad del siglo vn: el esplendor visigodo y la

    sorpresa irlandesa ............................................................ 1895.4.5. Los orgenes de la literatura en lengua germnica ...... 1915.4.6. Civilizacin escrita latina, sociedad analfabeta y habla

    vulgar.................................................................................. 1925.4.7. La plstica al servicio de la ideologa cristiana ............. 193

    Bibliografa ................................................................................................ 197

    11

  • Prlogo

    Se propone este libro ofrecer una visin general de la historia del Occidente europeo desde el siglo V a las primeras dcadas del VIII. Antigedad Tarda para unos, Temprana Edad Media para otros. En la antigua historiografa ms lo segundo, mientras que en la de los ltimos decenios lo primero, sin dudarlo. Dejaremos la discusin para los que se aferran a una siempre convencional periodizacin para as creer que tienen una pequea parcela de propiedad privada. Lo que no cabe duda es que en estos siglos tuvo lugar la primera construccin de Europa occidental.

    La fundacin de Europa occidental en un horizonte mtico. Sin duda. Es bien sabido que todos los nacionalismos, y antes que ellos las identidades tnicas, siempre ms importantes, suelen tener un mito-motor. Y que ste por lo general se basa en el mito o realidad migratoria de una etnia y en el subsiguiente matrimonio indisoluble de aqulla con una determinada tierra. Ingleses, sajones, escoceses, franceses, alemanes, bvaros, bretones, lombardos, etc. Todos estos nombres, que han dado lugar a identidades tnicas, e incluso nacionales, fundamentales para que Europa sea como lo es todava hoy, fueron el producto de etnognesis y procesos migratorios que tuvieron lugar en estos siglos. Y fue en esos siglos cuando las etnias que por primera vez los portaron se ubicaron en un concreto territorio que consideraron como su patria, ya para siempre amada e inamovible.

    Espaoles e italianos, otra cosa? En el caso hispano resulta evidente que el mito-motor esencial de la identidad tnica y luego nacionalismo hispano ha sido la idea de la Reconquista. De qu?, del Reino godo de esos siglos.

    13

  • Un reino cuyos idelogos por vez primera utilizaron la palabra Espaa -as, como suena- para referirse a la patria querida e irrenunciable de los godos.Y tambin el concepto de Italia, como Reino de Italia, fue algo que se formul por vez primera en estos siglos, por los idelogos de Teodorico el Grande primero, y por los de los ltimos reyes longobardos por ltimo. Es ms, alguno de los elementos polticos, que durante ms tiempo fueron obstculo para la unidad italiana, surgi en aquellos siglos: los Estados pontificios. En fin, tambin para los hodiernos formuladores del irredentismo nacional vasco estos siglos seran epocales y decisivos por la supuesta irrefrenable lucha y rebelda vascas frente a los imperialismos gtico y merovngio.

    Mitos y realidades polticos. No slo eso. Por desgracia la historia europea ha estado llena de hipervaloracin de la propia identidad tnico-nacio- nal y menosprecio de la del vecino. Y para ello qu mejor que utilizar una serie de tpicos canallescos. Pues bien, tambin en esta poca se formularon por vez primera algunos de ellos. Hace ya cuarenta aos Hans Messmer mostr cmo los verdaderos orgenes de la leyenda negra antiespaola se remontaban a la leyenda negra antigtica que por primera vez formul en toda su crudeza Gregorio de Tours a finales del siglo vi. Y cuntos tpicos antifranceses descubrir quien lea la famosa diatriba escrita por el toledano Julin a finales del siglo vil.

    Historia de las mentalidades. Sin duda. Y para la europea estos siglos fueron fundamentales, pues supuso la plena entronizacin del Cristianismo como ideologa totalizadora de todos los mbitos posibles de la vida pblica y privada. La posicin y el papel de la mujer y el matrimonio, los prejuicios sobre la sexualidad y el cuerpo, los ideales de vida santificada, la torre de la iglesia y los cementerios urbanos como lugares centrales en los ncleos habitados, las sedes episcopales como base para la ordenacin territorial, los monasterios como centros de oracin y reproduccin cultural e ideolgica, adems de econmica, etc. Todas estas cosas que explican un buen trozo de la feliz y atormentada vida de los europeos occidentales de los siglos venideros se formularon y establecieron por vez primera entonces. La cristianizacin de la ciencia y del pensamiento, que no lo contrario, tambin tuvo lugar en estos siglos. Y ello fue decisivo en el campo de la cultura, pues decidi qu del legado literario clsico deba copiarse y trasmitirse y qu importaba poco que se perdiera. Ms an, la predicacin cristiana impuso valorar cada vez ms el habla sencilla y vulgar como medio de comunicacin incluso escrita. La ruptura de la unidad lingstica de la antigua Romania se decidi as tambin.

    La construccin de Europa occidental, por tanto, en tantas cosas que afectan al pensar y comportarse de los individuos y de los colectivos humanos. Pero todava hay en nuestros recintos universitarios, y culturales tambin?, los nostlgicos de cuando era moneda de ley decir que la infraes

    14

  • tructura socioeconmica era lo decisivo en la Historia. Cuando menos la superestructura ideolgica, que los ms sabios reconocan importante, a ltimas habra venido determinada por aqulla. Una determinacin que sera lo ms o nico importante para el historiador. Y ello era muy difcil, por complejo, de estudiar; el propio Marx haba muerto sin acabar la famosa sexta parte.

    Pues bien, tambin en lo social y en lo econmico estos siglos fueron importantes para la inmediata historia europea posterior. Hace medio siglo sin duda que la respuesta a esto sera muy fcil: fin de la esclavitud clsica, constitucin de una clase de campesinos dependientes y surgimiento del sistema seorial en las relaciones de propiedad y produccin. Las cosas hoy se han complicado. Que si supervivencia, y hasta nueva edad de oro, de la esclavitud, que si sistema comercial mundial, etc. Pero no adelantemos cosas. El lector las encontrar tratadas a su debido tiempo en su captulo debido. Entre tanto digamos que una de las posturas ms inteligentes que sobre esta problemtica se ha desarrollado en estos ltimos aos, la del ingls post- marxista C. Wickham, muestra tambin el carcter epocal de estos siglos en la historia del Occidente mediterrneo en el terreno socioeconmico. Por un lado la afirmacin de un alivio indudable de las cargas que pesaban sobre la mayora de los campesinos. Por el otro el de la importancia del sistema impositivo bajoimperial para comprender el gran comercio mediterrneo, y el radical cambio que entonces se produjo, en dos tiempos principalmente. Ideas estas ltimas que, con las excavaciones en Cartago y en algn lugar ms como punta de lanza del debate historiogrfico, vuelven a matizar las geniales intuiciones que H. Pirenne propuso en los aos treinta sobre el momento y las causas de la crisis del comercio mediterrneo y de la pluri- secular separacin de sus dos orillas.

    Si el comienzo de nuestra narracin esta muy claro -surgimiento de la "monarqua militar" del Balto Alarico, con el pistoletazo de salida para las grandes invasiones-, el del fin est menos ntidamente trazado. Lo hemos ido buscando para cada territorio europeo en unos momentos variables, entre finales del siglo VU y mediados del VIH, con el fin de conseguir para los mismos completar ms un perodo de su historia poltica, la ms evidente y apegada al tiempo corto de la coyuntura. Para bastantes las invasiones islmicas nos marcan un lmite preciso, y sin duda muy importante. Y no es ste el nico saludo a H. Pirenne. Por l, y por los esforzados arquelogos de Cartago, tambin nos ha parecido oportuno dedicar pginas a la historia de los vndalos en frica y de frica con los vndalos. No slo por ellos. La historia de Europa occidental sin la latinidad cristiana tardoantiga es incomprensible.Y frica fe tal vez el ms importante hogar de la misipa. Y no slo por Agustn de Tagaste, sin duda un adelantado en tantas cosas: Sin embargo las ltimas comunidades cristianas norteafricanas difcilmente pueden rastrearse

    15

  • ms all los siglos IX-X, y ms como una reliquia que como otra cosa. Mucho antes lo berber y lo rabe islmico eran los factores histricamente decisivos, y lo han continuado siendo hasta nuestros das.

    Los siglos de la fundacin de Europa por tanto, sin dudarlo. Para terminar quisiera recordar ahora que en el verano de 1942, en unas fechas dolo- rosas para su patria y para l, el historiador alemn Hans Dannenbauer desarroll un curso sobre esta poca con este mismo ttulo: die EntstehungEuropas. Dannenbauer fue un importante miembro de la llamada "nueva doctrina" en el estudio de las antigedades germnicas y de los orgenes del feudalismo, para con la que se siente deudor el que estas pginas escribe. La fundacin de una Europa, sin duda dividida durante siglos por prejuicios y orgullos tnicos y nacinalistas, cuyas semillas se pusieron entonces; y para los que como ideologa tambin sirvi en exceso el Cristianismo, que entonces comenz a ser intrumentalizado como tal decididamente. Unos aos antes, en 1935, cuando la tormenta que anunciara mi admirado Thomas Mann ya se vea sobre la pacfica Alemania, el mismo Dannenbauer tuvo el coraje de escribir un incisivo ensayo en el que afirmaba que indogermanos, germanos y alemanes eran cosas diferentes y de tiempos distintos, que los alemanes de entonces eran el producto de una larga evolucin histrica en la que la mezcla haba sido esencial, pues terminaba diciendo, hacindose eco de una claras palabras de Jakob Burckhardt, que "un pueblo autnticamente rico es rico por lo que ha acogido de otros muchos y lo ha vuelto a elaborar".

    16

  • Las invasiones y el fin del Imperio en Occidente

    1.1. Invasin o acomodacin?

    Habindolo odo de terceras el historiador Orosio nos ha transmitido lo que parece pudo ser un proyecto poltico utpico del rey visigodo Atalfo en el momento de contraer matrimonio en Narbona, en enero del 414, con la bella y decidida princesa romana Gala Placidia, hermana del emperador Honorio: convertir el Imperio de los romanos en una nueva Gotia en la que sus visigodos colaborasen como fieles guardianes de sus fronteras y del orden interno. La prematura muerte del hijo de tal matrimonio, Teodosio, habra desvanecido por completo un sueo del que el mismo nombre del recin nacido, igual que el de su abuelo, el ltimo gran emperador, constitua su mejor propaganda. En todo caso no cabe duda de que la transformacin de la Romania en una Gotia exceda las solas capacidades militares de la Monarqua visigoda de los Baltos. Sin embargo el mismo surgimiento de dicha idea en Atalfo y el grupo de nobles senadores galorromanos que le acompaaban en Narbona exige plantear una pregunta histrica de largo alcance: qu objetivos guiaron a la mayora de los reyes y dinastas germanos de las grandes invasiones del siglo. V sobre territorios del Imperio romano? Se trataba de realizar una violenta sustitucin de los provinciales invadidos por los germanos conquistadores, o por el contrario de un proceso de mutua colaboracin entre invasores e invadidos en la mayora de los casos, en los que los primeros aportaran sobre todo su capacidad militar y sus identidades tnicas para llenar de sentido y de legitimidad unas

    17

  • autonomas regionales cada vez ms patentes y diferenciadas en el Imperio romano, siguiendo unas pautas ya ensayadas en la centuria precedente en los territorios fronterizos?

    Una reflexin histrica de largo alcance no dejara de dar la razn, con escasas excepciones, a esta segunda hiptesis. Y en este sentido algo de verdad habra tenido el viejo juicio de Fustel de Coulanges al cuestionar, ms o menos retricamente, la misma realidad de tales invasiones; no obstante que, personalmente con ello al francs le sangrase todava la herida de la derrota de su patria en Sedn.

    Las grandes invasiones que se abatieron sobre el Imperio romano a partir de finales del siglo IV representan un problema histrico multifactico, difcil de reducir a unas mismas causas y resultados. La muy rica historiografa moderna que se ha dedicado a ellas ha obedecido a una doble lnea analtica. Aunque desgraciadamente no siempre se ha realizado la necesaria conexin entre ambas. Estas seran, por una parte, el estudio del desarrollo militar de las invasiones; por otra, el de las consecuencias de stas sobre la poblacin romana. Lo primero constituye ciertamente el aspecto mejor reflejado en nuestras fuentes y el ms llamativo para los modernos. Sin embargo, es el segundo el que ms puede interesar a una historiografa como la actual, ms atenta a los fenmenos de tiempo largo que a lo puramente factual.

    Debamos posiblemente al gran medievalista francs Marc Bloc la definitiva ruptura de dicha dualidad de tendencias investigadoras y valorativas, as como el primer intento de articulacin dialctica de ambas; y ello a pesar de que no podamos hoy da considerarnos igualmente cmodos con la totalidad de sus conclusiones, que exigiran cuando menos una mucho mayor matizacin, tanto en lo regional como en la excesiva oposicin estructural otorgada por el malogrado historiador a los invasores y a los invadidos. Es as que toda investigacin regional sobre el fenmeno de las invasiones exige un complejo cuestionario, que en lo esencial podemos reducir a lo siguiente: grado de desarrollo sociopoltico de los pueblos invasores; conexiones de los grupos dirigentes de los invasores con las autoridades imperiales y con sus congneres provinciales; objetivos perseguidos por tales dirigentes invasores o por sus conglomerados populares, en la medida en que coincidan o diverjan entre s o con los de los diversos sectores sociales de las provincias romanas invadidas; y relaciones diversas entre el gobierno y poder imperial central y los grupos dirigentes provinciales, o entre ios humildes provinciales y los dos anteriores.

    Sin duda ser de esta manera como se podr explicar que en menos de dos generaciones lo que pareca un Estado y sociedad fuertes y unidos, tras haber vencido todos los intentos de penetracin de los diversos pueblos brbaros en sus fronteras occidentales, diera paso a una multiplicidad de reinos

    18

  • cuyos nombres eran los tnicos de aqullos y sus monarcas tambin tenan la misma procedencia.

    Cuando en enero del 395 falleci el emperador Teodosio (379-395) pocos provinciales del Occidente podan pensar que de hecho iban a dejar de pertenecer al Imperio poco ms de medio siglo despus. El Imperio Romano haba pasado por invasiones externas y guerras civiles terribles en el pasado y de todas se haba recuperado. Haca escaso tiempo que Teodosio haba logrado nuevamente unificar bajo un solo cetro ambas mitades del Imperio, y el triunfo de la nueva religin de Estado, el Cristianismo nice- no, pareca apoyar desde los Cielos a un Imperium Romanum Christianum y a una dinasta que vena ejerciendo el poder desde haca ms de treinta aos. Desde el punto de vista de los grupos dirigentes de Occidente la dinasta de Teodosio pareca colmar las aspiraciones de los ms. Pues se basaba en un complejo conglomerado de alianzas familiares y polticas con los grupos senatoriales ms poderosos de las Espaas, las Galias e Italia. El gobierno de Teodosio haba sabido encauzar los afanes d protagonismo poltico de bastantes de los ms ricos e influyentes senadores romanos y de las provincias occidentales, que de nuevo se aprestaban a ocupar puestos de gobierno en las provincias pero tambin en la administracin central. Adems, la dinasta haba sabido lograr acuerdos con la poderosa aristocracia militar, en la que se enrolaban nobles germanos que acudan al servicio del Imperio al frente de soldados brbaros unidos por lazos de fidelidad hacia ellos. Al morir Teodosio confi el gobierno de Occidente y la proteccin de su joven heredero Honorio (393-423) al general Estilicn, hijo de un noble oficial vndalo que haba contrado matrimonio con Serena, sobrina del propio Teodosio.

    Sin embargo cuando en el 455 muri asesinado Valentiniano III (424-455), nieto del gran Teodosio, una buena parte de los descendientes de aquellos nobles occidentales, que tanto haban confiado en los destinos del Imperio, parecieron ya desconfiar del mismo. Mxime cuando en el curso de dos decenios pudieron darse cuenta de que el gobierno imperial, recluido en Ravena, era cada vez ms presa de los exclusivos intereses e intrigas de un pequeo grupo de altos oficiales del ejrcito itlico. Adems muchos de stos eran de origen brbaro y cada vez confiaban ms en las fuerzas de sus squitos armados de soldados del mismo origen y en los pactos y alianzas familiares que pudieran tener con otros jefes brbaros instalados en suelo imperial con sus propios pueblos, que desarrollaban cada vez una poltica ms autnoma.

    Necesitados de mantener una posicin de predominio social y econmico en sus regiones de origen, reducidos sus patrimonios fundiarios a dimensiones provinciales, y ambicionando un protagonismo poltico, propio de su linaje y de su cultura, estos representantes de las aristocracias tar-

    19

  • dorromanas occidentales habran acabado por aceptar las ventajas de admitir la legitimidad del gobierno de dichos reyes brbaros, ya muy romanizados, asentados en sus provincias. Al fin y al cabo stos, al frente de sus soldados, podan ofrecerles bastante mayor seguridad que el ejrcito de los emperadores de Ravena. Adems el avituallamiento de dichas tropas resultaba bastante menos gravoso que el de las imperiales, por basarse en buena medida en squitos armados dependientes de la nobleza brbara y alimentados con cargo al patrimonio fundiario provincial que sta ya haca tiempo que se haba apropiado. Menos gravoso para los aristcratas provinciales pero tambin para los grupos de humildes que se agrupaban jerrquicamente en torno a dichos aristcratas, y que en definitiva eran los que haban venido soportando el mximo peso de la dura fiscalidad tardorromana. Unas monarquas brbaras en definitiva que, como ms dbiles y descentralizadas que el viejo poder imperial, estaban tambin ms dispuestas a compartir el poder con dichas aristocracias provinciales, mxime cuando en el seno mismo de sus gentes tales monarcas desde siempre haban visto su poder muy limitado por una nobleza apoyada en sus squitos armados.

    Pero para llegar a esta situacin, a esta autntica acomodacin, a esta metamorfosis del Occidente romano en romano-germano, no se haba seguido una lnea recta; por el contrario, el camino haba sido duro, zigzagueante, con ensayos de otras soluciones, y con momentos en que pareca que todo poda volver a ser como antes. Esta ser en lo fundamental la historia del siglo V, que en algunas regiones pudo incluso prolongarse hasta bien entrado el VI como consecuencia, entre otras cosas, de la llamada Reconquista de Justiniano.

    1.2. Los pueblos germanos en vsperas de las invasiones

    Tradicionalmente se suelen dividir a los diversos pueblos germnicos en tres grandes grupos, en atencin a su lengua: germanos del norte, del oeste y de este. Ahora bien, esta divisin tradicional, y quese suele utilizar por su comodidad y fcil comprensin, no parece que se corresponda a una real diversidad tnica o cultural, comprobable en la cultura material detectada por la Arqueologa. Incluso desde un punto de vista lingstico se han propuesto otras clasificaciones alternativas, como la de E. Schwarz, en: gotoescandinavos, germanos continentales y germanos del mar del Norte. Y desde la Arqueologa se han llegado a diferenciar nada menos que nueve grupos culturales diferentes. As los germanos occidentales se testimoniaran en las culturas del Elba, del mar del Norte y del Rin-Weser, con el gran nombre tnico de los suevos, frisones, longobardos, anglos y var

    20

  • nos entre otros, y los diversos grupos que daran luego lugar a las varias ligas francas y alamanas, respectivamente.

    1.2.1. La gran migracin de los godos

    Entre los germanos orientales sin duda el primer gran elemento perturbador habra sido la gran migracin goda, que trajo consigo un basto proceso de etnognesis y de corrimiento hacia el sur y el este de las fronteras germanas. En el primer siglo de nuestra Era se habra producido la primera etnognesis goda en el territorio comprendido entre el Oder medio y el Vstula, surgiendo as los gutones de los autores grecorromanos del Alto Imperio. En torno a un ncleo aristocrtico godo se pudo llegar a organizar una potente confederacin tribal, en la que de una forma ms o menos subordinada formaron parte burgundios del Vstula inferior, vndalos, sobre todo los orientales o hasdingos, y hasta un pueblo protoeslavo conocido como los vendos. Pero sin duda el momento decisivo en la etnognesis gtica, y en la configuracin de la Germania oriental de vsperas de las grandes invasiones, se produjo con la nueva y vastsima migracin que condujo a importantes grupos de gutones desde su hogar bltico hasta las orillas del Mar Negro. Causa para la emigracin goda pudo ser la llegada al bajo Vstula de un grupo tnico escandinavo emparentado con ellos: los gpidos. La emigracin goda, comenzada a mediados del siglo II, sera un proceso lento y por etapas, en el que no todos sus participantes llegaron a la meta, sirviendo as sta para marcar un amplsimo espacio cultural gtico desde las orillas del Bltico a las del mar Negro. En ese espacio cultural gtico se integraran y circularan no slo grupos tnicos germanos -vndalos, hrulos, yutos, taifales etc-, sino tambin otros srmato-iranios. Sin duda que esta experiencia migratoria explica la posterior facilidad de las monarquas godas para aglutinar en torno suyo a fragmentos politnicos muy diversos.

    La estancia de los godos en las llanuras entre el Don y el bajo Danubio tendra particular importancia en la final etnognesis gtica. Pues all se cimentara una profunda sarmatizacin del elemento germano godo, as como iranizacin. Dichas influencias debieron tener gran importancia en la adquisicin por los godos de ciertos elementos tpicos de los pueblos jinetes de las estepas, tales como la importancia de la caballera pesada y del arco, el tpico kaftn y gorro iranio, y el gran carro del nmada. De srmatas y alanos aprenderan tambin las maneras de entrar en contacto, violento y pacfico al mismo tiempo, con las muy helenizadas ciudades de la costa pntica; lo que se trasladara posteriormente a sus relaciones con el Imperio romano. De tal forma que, aunque no sea ya sostenible la tesis de la total sarmatizacin gtica en el sentido propuesto por G. Vernadsky, lo

    21

  • cierto es que hubo una intensa conexin y cooperacin entre las aristocracias goda, srmata y alana.

    A partir del 238, y hasta los duros castigos infligidos por los emperadores Claudio el Gtico (268-270) y Aureliano (270-275), un potente reino godo unificado tratara de romper las fronteras del Imperio romano, tanto en los Balcanes como mediante sangrientas incursiones por todo el mbito del Egeo, hasta muy el interior de Asia Menor. Las derrotas infligidas finalmente por las armas romanas seran causa decisiva en la divisin del pueblo godo en dos, lo que tendra grandes consecuencias en la posterior historia goda. Los grupos godos asentados al este del Dnister pasaron a denominarse greutun- gos u ostrogodos, permaneciendo gobernados bajo una estructura monrquica, que la tradicin posterior hizo monopolizar por el clan de los malos, segn ella herederos de la anterior realeza gtica unificada. Por su parte los grupos gticos situados entre el Dnister y el Danubio bajo el apelativo de tervingios o vesios (visigodos) adoptaran formas de gobierno ms abiertas y autnomas, rechazando la realeza, bajo el caudillaje de poderosas familias aristocrticas, entre las que la tradicin y la historia visigoda posterior destacaran a los Baltos. Merece la pena sealar tambin que, por su misma situacin geogrfica y estructura sociopoltica, el grupo tervingio-vsico tena un carcter politnico mucho ms amplio que sus hermanos orientales, diferencindose en su seno otras etnias menores aliadas, como era el caso de los taifales. Sera a consecuencia de esta misma posicin geogrfica cmo los tervingios estaran sometidos a una influencia cultural romana a todo lo largo del siglo IV, constituyendo un importante reservorio de buenos soldados para los ejrcitos romanos. Sera a consecuencia de esta influencia cmo les llegara la religin cristiana (vid. 161).

    1.2.2. La etnognesis vndala

    La gran migracin gtica y la nueva presin septentrional que supuso la llegada de los gpidos al bajo Vstula causaron tambin otras alteraciones tnicas en la Germania oriental situada en torno a la vieja ruta del mbar de la edad del Bronce. Dichos cambios fueron protagonizados en lo fundamental por la expansin de las etnias vndalas en direccin sudoriental bajo la primera presin gtica. Los vndalos silingos, presionados por los burgundios de Pomerania, se haban instalado en el siglo III slidamente en la Alta Silesia, sobre las dos orillas del Oder y en tomo al actual Breslau. Por su parte los has- dingos, ms presionados por los godos desde finales del siglo haban avanzado hasta ms all de la Pequea Polonia y Galitzia, asentndose firmemente en la cuenca del Tisza en su confluencia con el Mures, aunque sin perder sus contactos con sus anteriores asentamientos ms al norte. Su progresin

    22

  • meridional habra terminado por volverles a hacer chocar con los godos en Transilvania, renovando una vieja alianza con grupos de gpidos llegados tambin hasta all, ya en tiempos de Constantino el Grande (306-337). Derrotados por romanos y godos los hasdingos a mediados del siglo IV se haban replegado sobre sus bases del Tisza,.reanudando sus antiguos lazos con sus parientes silingos, pudiendo formar con ellos un ncleo de confederacin tribal base de la posterior gran invasin vndala de principios del siglo V.

    1.2.3. Cambios sociopolticos en los germanos orientales

    Pero todos estos movimientos migratorios de godos y vndalos, principalmente, y sus concomitantes procesos de etnognesis y de formacin de ms vastas y centralizadas unidades polticas, no haban tenido lugar ms que en el marco de unas transformaciones sociopolticas entre los germanos orientales de enorme trascendencia. Ya Tcito destacaba en su Germania cmo los germanos orientales de principios del siglo II contaban con regmenes monrquicos ms poderosos y centralizados que sus hermanos occidentales. Los grandes procesos migratorios y de asentamiento (Landnahme) que hemos recordado anteriormente provocaran la aparicin de poderosas "monarquas militares" (vid 86) y aristocracias, cuya riqueza y poder se basaran en el control de amplios squitos de gentes armadas y dependientes de las mismas, cuyo mantenimiento posibilitaba y exiga la realizacin de acciones blicas y de saqueo casi continuas. Lo que a su vez era causa de un muy considerable aumento de las relaciones entre las aristocracias de unos grupos tnicos con las de otros y con el mismo Imperio romano, cada vez ms dispuesto en sus fronteras danubianas a aceptar a dinastas germanos con sus squitos armados. La existencia de tales monarquas y nobleza militarizadas posibilitaba la concentracin de importantes riquezas mobiliarias, constituidas en su mayor parte por bienes de lujo importados de Roma. Al tiempo que tales riquezas tenan una clara funcin de prestigio para sus propietarios. Todo ello se refleja arqueolgicamente en la aparicin y difusin en todo el mbito de la Germania oriental de las llamadas tumbas principescas (Frs- tengraber), caracterizadas por su rico y militarizado ajuar. Dichos enterramientos haban hecho su aparicin entre el 50 y el 150 en Pomerania, para extenderse luego por todo el mbito cultural gtico. Mientras que la frontera con la Germania occidental, ms o menos marcada por el curso del Oder- Neisse, slo sera superada por dicho tipo de tumbas ya en el siglo ni, avanzando hacia Sajonia-Turingia por la ruta del Elba-Saale y desde Halle en direccin sudoeste. Mientras que las etnias germanas del Rin slo asumiran estas costumbres funerarias en el siglo IV por la llamada liga de los alama- nes y en el V por la de los francos.

    23

  • 1.2.4. Los germanos occidentales

    Estos ltimos indicios arqueolgicos nos ponen en contacto con el mundo de la Germania occidental, testimoniando ya su mayor conservadurismo y retraso evolutivo en lo sociopoltico; escalonado de menos a ms segn se alejaban de sus hermanos orientales y se acercaban al potente sistema defensivo del Imperio romano en el Rin. Unos germanos occidentales a los que el establecimiento de dicha frontera no haba hecho ms que detener momentneamente su progresin y desviarla ms hacia el este y el interior de la Alemania central, prestando as el mximo protagonismo a los germanos del Elba y de la confederacin sueva, por desgracia los peor conocidos por las fuentes grecorromanas. Por lo dems los germanos del mar del Norte haban visto muy pronto reanudarse las tradicionales migraciones hacia sus costas de germanos septentrionales, obligados a emigrar nuevamente por un empeoramiento climtico, que a partir de mediados del sigloIII se habra concretado en nuevos avances del mar en las costas frisona, holandesa y flamenca, con una consiguiente disminucin de tierras y praderas, y la inevitable crisis de superpoblamiento. Mientras que por Oriente a partir del siglo II sufriran la presin de los ms dinmicos y evolucionados germanos orientales. Y frente a todo ello se situaban los obstculos difcilmente salvables de los sistemas defensivos romanos establecidos en el Rin y el Danubio. La consecuencia de todo ello, al tiempo que solucin a tales problemas, no poda ser ms que una: una evolucin sociopoltica y econmica que condujese a la formacin de potentes ligas o etnognesis en tomo a nuevas monarquas y aristocracias militarizadas basadas en sus clientelas armadas. Instrumentos que permitan y exigan realizar expediciones de pillaje en el interior de Germania o en el Imperio romano, que paliasen las debilidades de su economa y los supervit demogrficos; o el ponerse al servicio del ejrcito romano en grupos liderados por representantes de esa nueva nobleza guerrera; o, llegado el caso, ante una mayor presin extema y la debilidad creciente del Imperio, intentar el asalto definitivo sobre el Rin y el Danubio.

    1.2.5. La etnognesis de los alamanes

    De los tres grandes grupos de germanos occidentales a comienzos de le Era cristiana -germanos del mar del Norte, transrenanos y del Elba- el ltimo era sin duda el ms importante. La constitucin de las fronteras imperiales en el Rin y en el Danubio haba impedido la continuidad de su tradicin de expansin hacia el sur y el oeste. Mientras la propia Roma haba forzado el establecimiento de dos de sus etnias ms importantes -los cuados y los

    24

  • marcomanos- en Bohemia y Moravia, respectivamente. La tercera gran etnia, tal vez la ms populosa, los semnones, en un primer momento habra tratado de extenderse hacia el sudeste, en direccin hacia el Oder-Neisse y Silesia, donde pudo mezclarse hasta cierto punto con grupos de germanos orientales, vndalos y burgundios. Sin embargo los comienzos de la gran expansin de los germanos orientales habra impedido en el siglo II esta va de expansin de los germanos del Elba. Desde principios del siglo III grupos fragmentados de semnones reiniciaran una nueva y discontinua expansin hacia el sudoeste.

    Seran estas bandas en busca de botn, y en menor medida tierras, las que daran lugar a la formacin de la que llegara a ser poderosa liga de los alamanes, cuyo mismo nombre -"todos los hombres juntos"- indica la fragmentacin tnica de sus orgenes. Esta se habra formado as a principios del siglo m entre los suevos semnones, y otros grupos tnicos menores, del Elba- Saale; a partir de donde se extenderan hacia el Meno y el Wetterau y Bris- govia, donde se encontraban firmemente asentados en el siglo IV, habiendo inundado los antiguos Campos decumates de los romanos. Liga polticamente fragmentada, compuesta de unidades menores bajo la jefatura de dinastas militarizados que disponan de squitos armados. De esta forma la liga ala- mnica sera el resultado de la aparicin entre los antiguos germanos del Elba de unas instituciones sociopolticas bien ensayadas con anterioridad por los germanos orientales, con los que habran tenido ms de un estrecho contacto durante los dos primeros siglos de la Era. Ms al sur las otras dos grandes estirpes suevas de cuados y marcomanos habran sufrido una profunda vandalizacin cultural en los siglos ni y IV, reflejada socialmente en una creciente importancia y riqueza de sus aristocracias, arqueolgicamente testimoniadas por la aparicin de las llamadas "tumbas principescas, a las que antes nos referimos. Significativamente stas tambin habran hecho su aparicin al tiempo del surgimiento de la liga alamnica, extendindose hacia el sudoeste al mismo tiempo que se expansionaba la liga.

    1.2.6. La etnognesis de los germanos del mar del Norte

    Por su parte los germanos del mar del Norte no haban dejado de recibir nuevos emigrantes nrdicos. Procedentes seguramente de Jutlandia los longobardos se habran asentado a principios de la Era al sur de las bocas del Elba, en los llanos de Lneburg; donde permaneceran hasta su gran emigracin meridional a comienzos del siglo V. Al norte de los longobardos se encontraban una serie de etnias menores agrupadas en torno a la confederacin religiosa de la diosa Nerthus. Procedentes originalmente tal vez de Noruega, destacaban entre ellos los varnos, que en el siglo II ocupaban

    25

  • el Mecklemburgo, y los anglos, que habran emigrado hasta el Elba medio a comienzos del siglo V; mientras unos emigraban por mar a la Gran Bretaa otros contribuiran a la gran etnognesis de los turingios. Mientras los viejos y prestigiosos hermunduros pudieron mantener su identidad tnica y servir de ncleo para la etnognesis de los jutungos en el siglo m, sus vecinos los caucos de poca de Augusto habran sucumbido a unos nuevos emigrantes nrdicos, los sajones, hacia finales del siglo . En la centuria siguiente los sajones habran avanzado por toda la costa entre el Elba y el Ems, agrupando en torno suyo a los restos de etnias de los antiguos ingveones e istveones.

    1.2.7. La etnognesis de los francos

    Pudieron ser las acciones de saqueo y pillaje iniciadas por la liga sajona hacia el interior lo que sirviera de motivo para la formacin de la tarda, y a la larga ms importante, agrupacin de los germanos occidentales: la liga de los francos. El nombre genrico de stos -"los hombres libres- expresa tambin a las claras que su etnognesis se produjo a partir de grupos tnicos fragmentados. Aunque los orgenes de la liga franca sean oscuros parece lo ms probable que sta se formase en la regin del bajo Rin, habindose separado de la liga sajona slo a finales del siglo III, buscando la alianza de otros grupos transrenanos ms meridionales para as hacerse con el monopolio de las correras pirticas por las costas atlnticas. As habra nacido entonces la hostilidad histrica entre sajones y francos, que slo terminara con la total derrota de los primeros en tiempos de Carlo- magno. Los varios nombres tnicos de la liga franca -camavos, catuarios, bructeros, salios, usipetes, tencteros, tubantes y ampsivarios- indican cmo sta se constituye en un cajn de sastre de las etnias transrenanas, a las que la poltica romana haba impedido cualquier progresin, mantenindolas fragmentadas y al margen de las principales transformaciones sociopolti- cas que con anterioridad haban afectado a la Germania del interior. Ms retardatarios as que otros grupos germnicos los francos permaneceran ms tiempo fieles a viejas costumbres haca tiempo abandonadas por el resto de los germanos, corno la incineracin de los cadveres y el predominio absoluto de la infantera en la batalla. Esto ltimo tambin se relacionara con un menor desarrollo de una aristocracia guerrera, basada en sus squitos de dependientes armados. Unas y otros se desarrollaran tardamente, ya muy entrado el siglo IV, como demuestran las tumbas principescas francas; y seran de inmediato monopolizadas por unas pocas familias, surgidas en los diversos cantones en los que se subdivida el territorio franco. El surgimiento de una realeza nacional comn de tipo militar

    26

  • sera un fenmeno muy tardo, ya bien entrado el siglo v, y no lograra imponerse totalmente hasta Clodoveo (481-511), ya en suelo provincial romano (vid. infra, 43).

    1.2.8. El avance de los germanos occidentales sobre el Imperio

    Menos potentes que las grandes monarquas militares de las etnias- naciones de los germanos orientales, estas ligas occidentales no dejaran de cumplir sin embargo con su cometido histrico. Surgidas, aunque ms tardamente, de unos cambios sociopolticos semejantes a los sucedidos en la Germania oriental, dichas ligas tenan muy poco que ver con las viejas confederaciones de tipo religioso. Las ligas se constituyeron a base de grupos y bandas guerreras, tnicamente fragmentadas y de escasa auto- identidad, con una clara finalidad guerrera: para realizar peridicas acciones de pillaje por mar y tierra sobre sus vecinos y, sobre todo, sobre las tierras del Imperio romano tan pronto como surgiese una ocasin propicia. sta se present con la gran crisis del poder militar y poltico del Imperio romano que supuso el tiempo de la Anarqua Militar en el siglo III. Entonces tendran lugar los grandes ataques de los alamanes sobre la frontera renana de la provincia romana de la Germania Superior: en el 233-234, 259- 260, y entre el 260 y el 280. Momentos en que bandas guerreras alamni- cas pudieron llevar sus saqueos hasta el norte de Italia y, tal vez, la pennsula Ibrica. Mientras que la liga franca, adems de sus acciones pirticas por mar, que les llevaran hasta el Mediterrneo, lograran romper la frontera de la llamada Germania interior entre el 253-260 y 270-275. Aunque en todas estas ocasiones se tratara de acciones de saqueo sin inters en una ocupacin permanente de tierra, no cabe duda de que serviran para planear operaciones migratorias de mayor envergadura en un prximo futuro. A los grupos de alamanes y francos que quedaron desparramados en el territorio cisrenano devastado o que, hechos prisioneros, fueron establecidos en colonias de campesinos-soldados ('laeti) en las Galias, y realizaron as una regermanizacin de las tierras limtrofes del Imperio, se sumaba el prestigio y la riqueza acumulados por determinados jefes militares victoriosos. Todo lo cual redundara en la formacin de unas autnticas Ala- mania y Francia territorializadas y con plena conciencia de identidad tnica al otro lado de la frontera romana del Rin, con la vista ya puesta en una futura expansin por un territorio romano que ya no les era tan ajeno cultural y tnicamente, tan pronto como se produjera una desguarnizacin de la frontera imperial, un hecho que sucedi en el 406. Pero antes ya se haban producido intentos en el 358-361 y 388 por parte de los francos, y en 352- 358 y 366 por la de los alamanes. Mientras se multiplicaban las alianzas

    27

  • entre los emperadores romanos y los grandes generales imperiales con dinastas germanos, que se ponan al servicio del Imperio con sus squitos y bandas de guerreros.

    1.3. Causas y condicionantes de las invasiones

    Un primer problema que plantea todo estudio de las invasiones brbaras de fines del siglo IV y de la siguiente centuria es el de determinar sus causas. Antes que nada conviene advertir que stas no constituyen un hecho histrico aislado y de subita aparicin. Como acabamos de ver desde finales del siglo II a. C. ya se haban producido los primeros intentos migratorios germnicos hacia tierras mediterrneas. Slo la conquista romana de las Galias y la constitucin del limes, o frontera del Rin y el Danubio, las habran contenido durante un largo periodo. Pero de nuevo, a finales del siglo y en el III d. C., se produjo una gran oleada invasora. Tras un nuevo intervalo -producto de la reconstruccin de las defensas imperiales por los emperadores ilirios- se producira un nuevo y definitivo asalto a partir del ltimo tercio del siglo IV.

    Se han aducido motivos climticos, demogrficos y sociolgicos, y hasta presiones de pueblos de las estepas euroasiticas (hunos, principalmente). Sin duda todos estos factores tuvieron su influencia. Pero sobre todo parece que deben tenerse en cuenta los importantes cambios que se produjeron en el seno de las sociedades germanas en los primeros siglos de la Era cristiana. Estos se habran concretado en un proceso evolutivo conducente a un progreso social y econmico, con la constitucin de estructuras sociales y econmicas muy jerarquizadas. Proceso en el que el contacto con el mundo romano no habra dejado de tener importancia. Una evolucin que arqueolgicamente ha dejado su huella en la aparicin y difusin este-oeste de las llamadas "tumbas principescas", como indicamos en su momento.

    1.3.1. Soberana seorial, squitos, monarqua militar y etnognesis

    Para el tiempo previo a las grandes invasiones de fines del siglo IV habra que poner como base de todo poder social y poltico en las diversas agrupaciones populares germnicas lo que se conoce como "soberana seorial" (Hausherrschaft). Es decir, en un momento determinado se haba concentrado en manos de unos pocos un dominio territorial sobre el que se ejerca una plena soberana (Munt). Esta ltima alcanzaba a todos

    28

  • los que habitaban y trabajaban en esa unidad territorial, que tambin lo era econmica, y que poda abarcar a una aldea entera. Entre dichos habitantes se encontraban gentes de condicin no-libre, esclavos siempre asentados con su familia en una tierra, pero sobre todo un extenso grupo de semilibres segn las concepciones jurdicas romanas. Estos ltimos se encontraban unidos al "seor de la casa" (Hausherr) mediante un estrecho lazo de obediencia, lo que les obligaba a formar parte de su mesnada cuando aqul decida realizar alguna expedicin militar contra terceros. Cercana en su funcionalidad militar, aunque en el resto algo muy distinto, a esta forma de dependencia se la conoca bajo el nombre alemn de Gefol- ge (squito). Por medio de ella hombres de condicin libre, con frecuencia jvenes extranjeros en busca de aventuras y fortuna, se unan a un seor con un lazo de fidelidad y mutua ayuda, que no de obediencia, pero conservando en todo su libertad personal.

    No cabe duda que estos squitos, de exclusiva significacin militar, jugaron un gran papel entre los pueblos germanos de la poca, acelerando el proceso de jerarquizacin sociopoltica y consolidando una autntica nobleza guerrera. Sin embargo no debe olvidarse la estrecha unin entre dicha institucin y la de la "soberana seorial" antes mencionada. De forma que siempre continuaran existiendo los otros squitos compuestos de aldeanos y gentes no-libres. De modo que en algunos pueblos pudo producirse una confusin entre ambos squitos, denunciando los nombres utilizados para sus miembros -gardingi entre los visigodos, gasindi entre los longobardos- un primitivo origen domstico o incluso servil de los mismos.

    No cabe duda de que en tiempos como los de las grandes invasiones tales squitos de funcionalidad militar supusieron algo esencial. Muchas de las realezas germnicas de la poca tuvieron su origen en tales squitos. En esos casos se trat de la eleccin como "rey del pueblo en armas" (Heerknig) del jefe de uno de tales squitos. Ante las expectativas de grandes ganancias de botn o de tierras pudieron entrar a formar parte de los "squitos ms potentes gentes de condicin social elevada, jefes a su vez de otros squitos, establecindose de esta forma una verdadera jerarqua dentro de stos. Como consecuencia de una invasin exitosa y del inmediato asentamiento (Landnahme) en tierras del Imperio dichas "monarquas militares" no pudieron por menos que consolidarse.

    Tambin conviene tener en cuenta, a la hora de explicar las causas y desarrollo de las grandes invasiones, los mecanismos de formacin de las unidades populares que participaron en las mismas y que aparecen mencionadas en las fuentes romanas de la poca. Proceso conocido en la erudicin en lengua alemana como Stammesbildung ("formacin de las estirpes" o "etnognesis"). Sin duda siempre ha sorprendido la facilidad con que aparecen en el escenario histrico grandes agrupaciones populares con unos

    29

  • nombres y una definicin tnica muy determinada en apariencia, que sin embargo pueden desaparecer al poco sin dejar la menor huella ante el primer gran descalabro militar sufrido. La explicacin de dicha aparente paradoja la ofreci R. Wenskus. Segn su teora casi todos los pueblos germnicos de la poca de las invasiones comportaban como elemento aglutinante un linaje real en torno al cual se adhera un ncleo reducido de otros linajes, portador del nombre y las tradiciones nacionales de la estirpe. Mientras este ncleo se mantuviera ms o menos intacto la agrupacin popular subsistira, pues podra ir aglutinando y dando cohesin a elementos populares heterogneos en un proceso de etnognesis continua. Dicha teora resuelve adems otra de las paradojas de los relatos antiguos sobre las invasiones: la exigidad de las llamadas "patrias" o lugares de origen de las varias estirpes germanas -con frecuencia ubicadas todas en Scandia (sur de Escandi- navia), autntica "vagina de pueblos- y la gran importancia que stas pudieron alcanzar en el apogeo de su carrera histrica.

    1.3.2. Religin y etnognesis

    Evidentemente la religin jugaba tambin un papel muy importante en la formacin y preservacin de esas identidades tnicas producidas a partir de unos determinados linajes. A este respecto no se puede olvidar que el paganismo germnico tradicional estaba profundamente relacionado con el predominio social y poltico de las familias aristocrticas. El culto a los dioses Anses relacionaba con la divinidad los supuestos ancestros de dichas familias; y por intermedio principal de las diversas genealogas de los hijos de Mannus esos cultos tradicionales explicaban y fortalecan las diversas identidades tnicas con el protagonismo esencial de los jefes de las grandes estirpes aristocrticas.

    Para el desarrollo y propaganda de tales cultos tnicos resultaba fundamental una especial literatura oral, como eran los famosos carmina antiqua recordados por Tcito. En esencia stos contenan unas teogonias que en sus estratos ms recientes se tramutaban en autnticas genealogas tnicas y, finalmente, dinsticas. La productividad de estas expresiones literarias tradicionales para tales fines de predominio social y poltico, y de identidad tnica, en fechas muy tardas, incluso ya en un momento de avanzada cristianizacin, queda demostrada con los solos ejemplos de la conocida genealoga Amala de Teodorico transmitida por Jordanes y el origo Langobardorum transmitido, junto a la lista real longobarda, en el Edicto de Rotario, ya del siglo vn avanzado. En esta perspectiva era absolutamente normal que la cristianizacin de un grupo tnico o linaje, o la sustitucin de una doctrina cristiana, como el Arrianismo o la Ortodoxia catlica, por otra, fueran asuntos de enor

    30

  • me importancia poltica y de vital incidencia para el futuro de esa etnia o linaje (vid. infra, 162 y ss.)

    1.4. La historia militar de las invasiones:la destruccin del Imperio en Occidente

    En lo que podramos llamar historia militar de las grandes invasiones se distinguen varias oleadas o etapas. La primera de ellas sera la protagonizada en lo fundamental por pueblos germanos de los llamados sticos (del este) -godos, vndalos, burgundios-; aunque con frecuencia se les uniran en su migracin fracciones ms o menos numerosas de nmadas sarmticos o ir- nios (alanos) de las llanuras del sur de Rusia y/o del Danubio central y oriental. Esta primera oleada se caracteriz por la amplitud de los movimientos migratorios, desde las orillas del mar Negro a la pennsula Ibrica y el norte de Africa, y por haber dado lugar a la aparicin de los primeros reinos brbaros en suelo imperial.

    . La segunda oleada fue mucho menos aparatosa, pero sus resultados seran bastante ms duraderos. La primera afect a grupos de inmigrantes brbaros minoritarios en comparacin con los provinciales invadidos, lo que les condenaba a diluirse a corto o medio plazo. Y, con la excepcin de los visigodos, ninguna de las fundaciones estatales a las que dio lugar pudo pasar la barrera de mediados del siglo VI. Por el contrario, la segunda oleada por lo general signific la penetracin continuada y en masas bastante cerradas de grupos germanos en las Galias, Baviera y Gran Bretaa, llegndose a producir hasta una germanizacin lingstica de territorios otrora dominados por el latn y el celta, como fueron la Galia renana y la Gran Bretaa. Fue protagonizada en lo fundamental por germanos occidentales, cuyas etnognesis, como hemos visto (vid. supra, 25 y ss.), eran bastante recientes, en caso de existir, siendo en una mayora de casos el resultado de agrupamientos de fragmentos de diversas estirpes anteriores: francos, alamanes, bvaros, anglos y sajones.

    Una tercera oleada habra tenido como resultado principal el establecimiento de los longobardos en Italia y el dominio de las estepas y llanuras de Europa central y oriental por los varos. Estos no eran germanos sino un pueblo posiblemente de origen mongol, encontrndose por completo ecuestri- zado y seminmada. En buena medida esta tercera oleada participara de las caractersticas sealadas como propias de la primera, aunque la diferente situacin existente en la Europa de la segunda mitad del siglo VI producira resultados diferentes; sin duda ms duraderos, como sera el caso del establecimiento longobardo en la Italia septentrional. Adems durante esta poca en toda la fachada atlntica europea continuaran las incursiones de los

    31

  • germanos ribereos del mar del Norte. stas seran protagonizadas sobre todo por grupos de la llamada liga sajona y por otras unidades tnicas menores, como anglos y hrulos, terminando por germanizar toda la antigua Gran Bretaa celtorromana.

    1.4.1. La primera oleada: la gran invasin visigoda

    La primera gran oleada se centra en torno a dos grandes hitos: la batalla de Adrianpolis (378) y el paso del Rin (406). Ambas fueron protagonizadas en lo esencial por germanos orientales -visigodos, ostrogodos, bur- gundios y vndalos-, ms diversos grupos occidentales agrupados bajo la prestigiosa denominacin de suevos, y los iranios alanos. Sin duda para comprender las causas de esta gran invasin hay que conocer lo que estaba ocurriendo por detrs del mundo germnico, en las grandes y abiertas llanuras y estepas centroeuropeas y euroasiticas.

    Tras tura larga emigracin desde territorios ribereos del Bltico los pueblos gticos hacia el 230 se encontraban asentados al norte del mar Negro. Adems de los elementos populares agregados durante su larga migracin en su nueva sede asumieron importantes contingentes de nmadas iranios (srmatas), adoptando ciertas tradiciones de stos, en especial los godos situados ms al este, o greutungos (vid. supra, 21). stos haban constituido un reino relativamente centralizado y extenso, mientras que en zonas boscosas ms occidentales habitaban los godos tervingios, con una menor centralizacin poltica. A lo largo del siglo IV ambos grupos, en especial los tervingios, sufrieron la influencia de Roma, penetrando el Cristianismo en su variante arriana. Esto ltimo les dot de una mayor conciencia tnica, gracias tambin a la creacin por el obispo misionero Ulfila de un alfabeto para traducir la Biblia al gtico (vid. infra, 161). Pero toda esta situacin se desmoron cuando el poderoso Reino de los greutungos, regido por el linaje de los Amalos, fue derrotado en el 375 por unos recin llegados a las estepas pnticas, los jinetes hunos. Tras la derrota y muerte trgica del rey godo Ermanerico, un pnico indescriptible se apoder de ambos grupos godos. Mientras que una porcin muy importante, compuesta especialmente de tervingios, pidi y obtuvo del Imperio asilo en Tracia, otros se asentaron en la regin de los Crpatos y en Moldavia, bajo el protectorado de los hunos. Sera entonces cuando ambos grupos gticos iniciasen un nuevo proceso de etnognesis que llevara al grueso de los tervingios a transformarse en los histricos visigodos, y a lo principal de los greutungos bajo predominio huno a convertirse en los ostrogodos.

    Sin embargo al poco de su entrada en el Imperio el emperador Valente (364-378) trat de aniquilar a los grupos godos, ante el peligro que repre

    32

  • sentaba para la vecina Constantinopla la continua rebelin de unos godos explotados por traficantes y funcionarios romanos. Pero result derrotado y muerto en la batalla de Adrianpolis (9 de agosto de 378), donde se perdi una buena parte del ejrcito de maniobras romano-oriental. El nuevo emperador oriental Teodosio el Grande (379-395) consigui apaciguarlos, beneficindose de las luchas internas entre diversos nobles y linajes godos, establecerlos en la evacuada provincia de Mesia y utilizarlos como tropas federadas para la reconstruccin del ejrcito imperial.

    La muerte del emperador Teodosio, que gozaba de un gran prestigio entre los jefes godos, y las desavenencias entre el gobierno de Constantinopla y el de Roma, dirigido por Estilicn, seran utilizadas por el Balto Ala- rico para crear una "monarqua militar" visigoda en su persona. A partir de entonces Alarico y sus godos iniciaron una ambigua poltica que combinaba los saqueos en las provincias romanas con los ofrecimientos de sus servicios como tropas federadas a cambio de subsidios alimenticios, con el objetivo final de conseguir un alto cargo militar imperial para el rey godo y un territorio donde asentar a su pueblo en condiciones de cierta autonoma. Poltica primero seguida con el gobierno de Constantinopla y a partir del 401 con el de Ravena. De esta forma a partir del 401 Alarico presionara a este ltimo, jugando, y siendo utilizado tambin, con la oposicin entre Estilicn y otros crculos cortesanos romanos. Tras la cada y asesinato de Estilicn (|408) Alarico se vio obligado a una poltica ms agresiva, que culmin con el golpe de efecto que supuso el saco de Roma en el 410. Desaparecido al poco Alarico su poltica sera seguida por su cuado y sucesor Atalfo (410-415). Tras el fracaso de ste de entroncar con la familia imperial, con su matrimonio con la princesa Gala Placidia, y de hacerse una posicin fuerte en el sur de las Galias, los 'visigodos seran finalmente estabilizados en virtud del pacto de alianza (foedus) firmado entre el rey godo Valia (415-418) y el general romano Constancio, nuevo hombre fuerte del gobierno occidental, en el 416.

    En virtud de ese pacto los visigodos se comprometan a servir como tropas federadas al Imperio occidental; y como primera prueba de ello en el 417 habran logrado ya aniquilar a una buena parte de los grupos brbaros que haban invadido la pennsula Ibrica en el 409 (vid. infra, 34). A cambio, en lugar de obtener los tradicionales subsidios alimenticios el Imperio permita a los godos su asentamiento en la Aquitania II, en el sudoeste de las Galias, entregndoles a tal efecto dos tercios de una serie de fincas -posiblemente tanto de sus rentas dominicales como de los impuestos a pagar al Estado por esa porcin- que seran repartidas entre los diversos agrupa- mientos nobiliarios godos y el del rey con sus squitos. Aunque quedaba la antigua administracin civil provincial romana sin embargo el rey godo reciba amplias atribuciones que de hecho implicaron el establecimiento de un

    33

  • embrin de Estado visigodo en territorio imperial, con una corte y un ncleo de administracin central de molde imperial en la ciudad de Tolosa. Haba nacido lo que se conoce en la moderna historiografa como Reino visigodo de Tolosa.

    1.4.2. La ruptura de la frontera del Rin

    La presin creada por la estampida goda sobre los pueblos brbaros situados ms hacia Occidente y las dificultades militares creadas al gobierno de Ravena por las andanzas de Alarico en Italia terminaron por romper la tradicional frontera del Rin. Este hecho sera protagonizado por una invasin compuesta de elementos populares muy dispersos. Los orgenes de la misma estaran en dos vastos conglomerados formados en el Danubio medio. Uno de ellos, constituido esencialmente por ostrogodos huidos del dominio de los hunos, bajo el mando de Radagaiso, invadi violentamente la Italia septentrional en el 405, para ser por completo masacrado por Estilicn en la batalla de Fisole al verano siguiente. El otro sera ms heterogneo, pues bajo la jefatura del alano Respendial y del vndalo hasdingo Godegiselo inclua a vndalos silingos y hasdingos, marcomanos, cuados, gpidos, sr- matas y alanos; a los que se uniran en su migracin a lo largo de la frontera danubiana colonos germanos all establecidos por el Imperio y campesinos romanos. Todos juntos lograron atravesar las defensas del Rin a la altura de Estrasburgo en la Navidad del 406. Tras ello los brbaros, divididos en varios grupos y en un proceso interno de etnognesis con la formacin de una cuarta, tras las alana y vndalas, monarqua militar bajo el tnico de sueva, saquearan con extremada violencia las Galias, primero la septentrional en la ruta hacia Boulongne, para posteriormente dirigirse hacia el sur a lo largo de la costa atlntica. En septiembre del 409 la parte principal de los brbaros invasores franqueba los Pirineos occidentales y penetraba en las Espaas romanas.

    La desviacin de su primera ruta de invasin hacia el norte de las Galias se habra debido a un importante hecho sucedido del lado romano. En el 406 triunfaba en la Gran Bretaa la sublevacin del general romano Constantino III. Pasado con su ejrcito a las Galias el usurpador logr ser fcilmente reconocido por los restos del ejrcito de las Galias, que vieron en l al defensor de su pas ante los invasores brbaros. El nuevo emperador trat de controlar lo ms rpidamente posible los puntos vitales de las Galias, pasando de inmediato a la pennsula Ibrica, donde logr derrotar a las tropas y nobles leales a la dinasta de Teodosio, representada entonces por el emperador Honorio (395-423). Sera precisamente la lucha que a partir del 409 se desarrollara en las Galias entre el usurpador y las tropas leales a Honorio, reor

    34

  • ganizadas por el patricio Constancio, lo que facilitara la invasin hispana del 409. Pues los invasores pudieron penetrar casi como aliados de la rebelin contra Constantino III surgida en el seno de su propio ejrcito destacado en la pennsula, recibiendo en pago de sus servicios el derecho a la exigencia de subsidios a los provinciales: los vndalos hasdingos y los suevos la Gale- cia, los silingos la Btica, y los alanos la Lusitania y la Cartaginense.

    1.4.3. Reaccin imperial (416-454) e invasin de frica por los vndalos

    La recuperacin de las fuerzas legitimistas en la Galia, con la derrota final de los usurpadores (Constantino III y sus hijos en el 411 y el posterior Jovino en 413), bajo el mando del poderoso generalsimo Constancio acabara posibilitando la solucin del problema visigodo con la firma del fo e dus del 416. Y como consecuencia del mismo el gobierno imperial se propuso seguidamente restablecer la situacin en las provincias hispnicas, utilizando para ello la fuerza militar aliada de los visigodos de Valia. A lo largo del 416-417 Valia conseguira destruir las monarquas militares de alanos y vndalos silingos, cuyos restos populares acudiran a engrosar las filas de los vndalos hasdingos. Si stos y la dbil monarqua sueva no fueron destruidos se debera ms a que Constancio opt por hacer venir a Valia a las Galias, donde se fundara en el 418 el Reino de Tolosa, posiblemente interesado en culminar la limpieza de las provincias hispnicas con tropas mayoritariamente romanas, impidiendo tambin as un excesivo reforzamiento del rey godo.

    De esta forma hacia el 420 el gobierno imperial pareca haber restablecido la situacin en todo Occidente. Los restos de los invasores de finales delIV y principios del V estaban aniquilados, en vas de serlo o se esperaba su final integracin como soldados aliados del Imperio. Adems los destinos de la dinasta teodosiana parecan asegurados, no obstante la falta de descendencia de Honorio, con el matrimonio del poderoso general Constancio con la princesa Gala Placidia y su asociacin al trono. Pero la muerte prematura de Constancio (421) y la de Honorio (423) desbarataran la situacin. La eleccin como emperador del infante Valentiniano III (425-454), hijo de Constancio y Gala Placidia, no sirvi ms que para convertir al gobierno de Occidente en presa de ambiciones e intrigas, en la que jug un papel muy importante la bella Gala Placidia. Sera en esta situacin, y aprovechndose de tales disputas, como los visigodos de Tolosa bajo la inteligente direccin del rey Teodorico I (418-451) trataran de extender su dominio hacia la estratgica Provenza, mientras en las Espafias los suevos consolidaban su poder en el noroeste y los vndalos saqueaban a su placer las provincias meridio

    35

  • nales y levantinas. Finalmente el nuevo rey vndalo Genserico (428-477) optaba en el 429 por evacuar la pennsula y pasar con su pueblo, estimado.en 80.000 almas, al norte de Africa, amenazando as una regin vital para el aprovisionamiento de grano y aceite de la propia Roma e Italia.

    La recuperacin imperial slo se producira a partir del 432. Cuando el general Ecio (c. 390-454) -un semibrbaro que se apoyaba en un squito personal de hunos- logr hacerse con el control total del gobierno y ejrcito romanos. Como en otro tiempo hizo Constancio Ecio se esforz en restablecer el dominio romano en la rica y estratgica Galia. sta se encontraba amenazada en las tierras renanas y septentrionales por nuevas penetraciones germnicas (francos y burgundios), en Normanda y costas atlnticas por otras sajonas y bretonas, y en el sur por las ambiciones de los visigodos de Tolosa. Las soluciones aportadas por Ecio a estos problemas reflejan sin embargo que los tiempos haban cambiado. Pues adems de utilizar ejrcitos romanos Ecio se apoyara cada vez ms en la labor de brbaros federados, a los que concedi un alto grado de autonoma: con el asentamiento de los burgundios en Sapaudia (Saboya) se constitua el segundo reino germnico en tierras galas.

    La concentracin del esfuerzo imperial en las Galias hizo abandonar un tanto la situacin en otras regiones. En la pennsula Ibrica el dominio imperial se concentr especialmente en las regiones mediterrneas, y confiando adems demasiado en la lealtad de tropas federadas visigodas. Lo que permiti una clara consolidacin sueva en sus bases galaicas y el comienzo de una serie de acciones de pillaje en la Btica y Lusitania por su parte. Pero el mayor fracaso de la poltica de Ecio radic en frica. Dejada a sus solas defensas, con una poblacin provincial dividida por querellas internas entre dona- tistas y catlicos, y amplias regiones del interior y de Occidente dominadas por jefes berberes, el corazn' del frica romana -Numidia, Procunsular y Bizacena- sucumbira a la invasin vndala de Genserico, que culmin con la conquista de Cartago en el 439. Con la constitucin del Reino vndalo de Cartago se creaba el primer Estado germnico que no reconoca ninguna superioridad del Imperio ni mantena con l alianza alguna. Dueo de una poderosa flota romana y de bases en las Baleares, y pronto en Sicilia, Genserico (428-477) iniciara una poltica de presin sobre el gobierno de Rave- na con acciones pirticas sobre las costas italianas y haciendo pagar cara la continuidad de los envos del grano africano. En estas condiciones se comprende que Genserico fuera capaz de conseguir la mano de Eudoxia, hija de Valentiniano III, para su hijo y sucesor Hunerico. Pretextando vengarse del asesinato de Valentiniano III Genserico saqueara Roma en un raid martimo en junio del 455.

    Sin embargo la viabilidad de la reconstruccin imperial realizada por Ecio recibi su prueba de fuego con el comienzo de las invasiones de los

    36

  • hunos de Atila sobre Occidente a partir del 450. En los aos anteriores Atila haba logrado unir bajo su cetro los diversos clanes y grupos de hunos, de los que dependan, adems, otros agrupamientos nobiliarios y populares germanos muy diversos, entre los que destacaban ciertamente varios ostrogodos. Con ellos Atila haba logrado constituir un vasto imperio por toda Europa central y oriental, basado en la potencia y rapidez de los desplazamientos de su caballera y en los subsidios exigidos al gobierno de Constantinopla con su constante presin sobre las provincias balcnicas. Las causas por las que Atila opt entonces por dirigir sus saqueos sobre Occidente no son claras: tal vez porque estaba encontrando mayores dificultades en Oriente y porque el ejemplo vndalo le hizo pensar en fundar un reino que incluyera territorios imperiales muy extensos, haciendo entrar bajo su cetro a los visigodos de Tolosa. Sin embargo el ataque frontal sobre la Galia lanzado por el enorme ejrcito de Atila encontr cruel respuesta en la batalla de los Campos Catalanicos del 20 de junio del 451. La rota de Atila tambin se conoce con el nombre de "batalla de las naciones, pues el ejrcito romano que combati en ella basaba una buena parte de su poder en las tropas federadas de los visigodos de Tolosa, comandadas por su rey Teodorico I (418-451), que muri en el combate. Sin embargo el fin del peligro de los hunos no desapareca sino con la muerte de Atila en el 453, puesto que en el 452 habra intentado una peligrosa invasin en Italia.

    1.4.4. La liquidacin del poder imperial (454-476)

    La victoria sobre Atila haba puesto al descubierto las bases del poder imperial en Occidente: ste se basaba esencialmente en las alianzas personales y dinsticas que los emperadores y generales romanos fueran capaces de mantener con los reyes brbaros asentados en las Galias y con la poderosa nobleza hispano-gala. En esos momentos ambas cosas haban descansado en Ecio y en el legitimismo teodosiano que representaba Valentiniano III. Intrigas cortesanas acabaron violentamente con el primero en el 454 y con el segundo en el 455. A partir de entonces las cosas tomaran un rumbo muy distinto: de consolidacin definitiva de los reinos germnicos y de desaparicin del poder central del Imperio.

    En las Espaas y las Galias esta ltima tendencia se reforzara tras el fracaso de Avito (455-456) como emperador. Era ste un senador galo perteneciente al mismo grupo nobiliario que la desaparecida dinasta, que cont con el apoyo de los federados visigodos de Tolosa, pero que fracas ante la oposicin de buena parte de la nobleza senatorial romana y del ejrcito de Italia, que comenzaba a estar dominado por un suboficial de Ecio, el suevo- visigodo Ricimiro (456-472). Sera precisamente ste el responsable de la

    37

  • deposicin y muerte de Mayoriano (457-465). Era ste un militar romano elevado a la prpura por el propio Ricimiro, y que por ultima vez habra intentado una restauracin del poder imperial fuera de Italia. Pero, tras restablecer el dominio en la Galia mediterrnea y en las zonas mediterrneas hispnicas, fracas en su intento de atacar al Reino vndalo con una expedicin martima desde Cartagena (460).

    El final de Mayoriano supuso prcticamente el de toda esperanza de restauracin del poder imperial en las Galias y las Espaas, pues ste habra sido el ltimo emperador en contar con el apoyo de la nobleza senatorial de ambas, vinculada anteriormente con la casa de Teodosio. A partir de entonces los miembros de sta o intentaran una aventura de prctica independencia del Imperio,' como fue el caso de Egidio (461-465) y su hijo Siagrio (465-487) en la Galia septentrional, o comenzaron a reconocer el dominio de los visigodos de Tolosa como la mejor forma de defender sus intereses. As los reyes visigodos Teodorico II (453-466) y su hermano y sucesor Eurico (466-484) lograron extender su efectiva rea de dominio a la Provenza y hasta el Loira en las Galias; mientras en la pennsula Ibrica lograran constituir a partir del 456 un eje estratgico de poder entre Barcelona-Toledo-Mrida-Sevilla y en la sub- meseta norte, obligando a la Monarqua sueva a reconocer su superioridad, impidindole cualquier posible extensin hacia el este y el sur.

    Mientras tanto lo que quedaba de gobierno imperial central se fue reduciendo cada vez ms a la sola pennsula Italiana, y a merced de los generales del ejrcito de maniobras en ella estacionado, compuesto cada vez ms por soldados de origen brbaro unidos a aqullos por lazos de fidelidad de tipo germnico (squitos militares"). Entre ellos ejerci un indiscutido predominio Ricimiro, hasta su muerte en el 472. Las mismas debilidades militares de ste y la necesidad de reconquistar la vital frica motiv su acercamiento al gobierno de Constantinopla, aceptando apoyar como emperador al oriental Antemio (467-472). Pero el fracaso de la gran expedicin cons- tantinopolitana contra los vndalos (467) y la firma de una paz perpetua entre stos y el nuevo emperador oriental Zenn (474-491), supuso la deposicin y muerte de Antemio. El inmediato fallecimiento de Ricimiro hizo que otros intentaran heredar su posicin hegemnica en el ejrcito imperial y en Italia. Entre stos destacara el general romano Orestes, que en el 475 coloc en el trono imperial a su propio hijo, el todava nio Rmulo, llamado Augs- tulo despectivamente por su contemporneos. Pero se trataba de un ejrcito debilitado, ms dividido e indisciplinado ante las dificultades del gobierno para satisfacer sus demandas salariales. Por eso unas facciones del mismo buscaran el apoyo del gobierno de Constantinopla, aceptando emperadores nombrados por aqul, como Julio Nepote (474-480). Mientras otras buscaran el del rey burgundio Gundovado, eligiendo a emperadores fantasmales como Olibrio (472) y Glicerio (473-480).

    38

  • Cuando en el 476 el general Odoacro, de origen esciro, mat a Ores- tes, depuso a su hijo y envi las insignias imperiales al emperador de Constantinopla, Zenn, casi nadie pens que algo nuevo haba sucedido. Sin embargo el ejrcito itlico en que se apoy Odoacro se encontraba compuesto casi de tropas de origen brbaro; y stas le haban elegido como rey suyo con el fin de que, constituyndose una nueva "monarqua militar" a la manera de otras germnicas, solucionara tambin de igual modo su problema econmico y social: asignando a sus jefes y oficiales unas tierras sobre las que recaudar sus impuestos fiscales y sus rentas dominicales, exactamente como con anterioridad se haba procedido al constituirse los reinos federados de visigodos y burgundios.

    Por lo dems en Occidente nadie se preocup mucho de esta desaparicin de facto del gobierno imperial en Italia y del acto de fuerza de Odoacro. Salvo tal vez el rey visigodo Eurico que trat en vano de apoyar militarmente el gobierno del oriental ausente Julio Nepote; a cambio de ello este ltimo debi reconocerle poco antes su completo dominio sobre el sur y centro de las Galias y sobre la Espaa oriental. Con ello se completaba el final del Imperio en Europa occidental. Lo que para entonces no obedeca a algn rey germano eran ncleos aislados y perifricos gobernados por aristocracias locales, generalmente urbanas; aunque la mayora de stas haban optado ya por reconocer a los nuevos reinos romano-germnicos, como hiciera Sidonio Apolinar y sus amigos de la Auvernia en el 477.

    39

  • Los reinos romano-germnicos (siglos v i-v iii)

    2.1. La Europa merovingia

    2.1.1. El origen de los merovingios

    La situacin existente en las Galias en el momento de la desaparicin definitiva del gobierno imperial en Occidente era heterognea, aunque en gran parte obedeca a la fundamental distincin entre una Galia septentrional y otra meridional. Adems uno de los resultados de la ruptura de la frontera del Rin haba sido el que el gran ro se convirtiera no en frontera sino en eje de un espacio sociopoltico en el que se incluan los territorios septentrionales de la antigua Galia romana. Este acontecimiento, que vena a borrar en parte quinientos aos de historia, haba sido la consecuencia de las invasiones francas.

    El origen de los francos es una de las cuestiones ms debatidas entre los estudiosos. A diferencia de las grandes estirpes de los germanos orientales los eruditos de tiempos de las invasiones no tenan claro el origen de los francos. A finales del siglo vi Gregorio de Tours, el primer sistematizador de la historia franca, les hizo venir de Panonia, para as relacionarlos con San Martn, el patrono celestial de su dicesis; y medio siglo despus Fre- degario convirti a sus reyes en descendientes directos del mtico Pramo de Troya, siguiendo una tradicin culta que deseaba subrayar los lazos entre stos y Roma. Lo cierto es que su nombre -que significa "los hombres libres"- expresa a las claras que su etnognesis se produjo a partir de grupos tni-

    41

  • cos fragmentados. Como otras grandes estirpes de los germanos occidentales la etnognesis franca no se produjo con el surgimiento de una "Monarqua militar", sino mediante la formacin de una liga que agrupaba a diversas "soberanas seoriales". Su coagulacin se hara en la regin del bajo Rin no antes de finales del siglo ni, cuando por vez primera aparecen mencionados en las fuentes clsicas como un pueblo de vocacin marinera, tal vez como consecuencia de la progresin sajona hacia el oeste. All acabara por englobar a toda una serie de etnias transrenanas, cuyos nombres pudieron conservarse en algunos de los grupos de la nueva liga franca (camavos, catuarios, brcteros, salios, usipetes, tencteros, tubantes y amp- sivarios). Ms retardatarios que otros grupos germanos el desarrollo entre los francos de una progresista aristocracia guerrera, basada en sus squitos armados, slo sera una realidad ya bien entrado el siglo IV, habiendo tenido en ello mucho que ver los contactos cada vez ms estrechos con los romanos, como aliados y reclutas para el ejrcito. Sin embargo el surgimiento de una realeza nacional sera un fenmeno muy tardo, ya en el siglo V, no logrndose imponer hasta Clodoveo, a claras instancias romanas y de los germanos orientales.

    La progresin de los diversos grupos francos al oeste del Rin se recrudeci a partir de la desaparicin de Ecio. En 456 Maguncia cay en su poder, y en 459 Colonia; y a partir de esta ltima se inici el poblamiento franco por los valles del Mosa y el Mosela, cuya conquista se pudo dar por finalizada en el 47 5. Sera precisamente aqu donde se constituyera lo que en las fuentes del siglo V se conoce como Francia Rinensis. Era sta una regin de denso poblamiento franco, lo que producira un retroceso de la frontera lingstica entre el latn y el germano, donde surgiran pequeas "monarquas militares" producto del Landnahme, entre las que destacara la que tena por centro la antigua ciudad de Colonia. Ms all de Maguncia el asentamiento franco tocaba con el de los alamanes, que a partir del 450 haban inundado Alsacia.

    Al sur del Loira los visigodos de Tolosa haban completado su dominacin hasta las costas atlnticas y mediterrneas, lindando por el este con el Reino burgundio, dueo del valle del Rdano y del Saona. Por el contrario era bastante ms compleja la situacin existente entre el Mosa, el Somme y el Loira. Aqu, con centro en Soissons se haba intentado, como vimos, una solucin coyuntural por parte de la aristocracia provincial sobre los restos del ejrcito imperial de la Galia, y bajo el mando del jefe de ste, Egidio, y de su hijo y sucesor Siagrio. Mientras otras aristocracias urbanas locales intentaban tambin una va autnoma constituyendo efmeras ligas, como poda ser la del antiguo Tractus rmoricanus, en las tierras atlnticas entre el Loira y el Sena. Pero, sin du